Logo de Noticias Coches
Mercedes-Maybach S 600 (X 222) 2014
Luis Blázquez

En breve, la oferta mecánica de combustión de Mercedes-Benz se reducirá un 50 %

La inminente normativa de emisiones Euro 7 que se implantará en la Unión Europea significará que muchos motores desaparecerán para siempre de las alineaciones de muchos fabricantes. Aquellos de vosotros que recordéis la introducción de la normativa Euro 5 tendrán en mente que el propulsor Wankel del Mazda RX-8 fue eliminado, y lo mismo sucedió con el bloque K20 del Civic Type R y otros muchos propulsores de altas prestaciones. Ahora ocurre algo similar, y Mercedes-Benz tiene que reducir su oferta mecánica.

En una entrevista con Autocar, el director de operaciones de la estrella de tres puntas, Markus Schäfe, admitió que Mercedes-Benz, básicamente, reducirá a la mitad sus variantes mecánicas de combustión interna hacia finales de esta década: “Reduciremos nuestra gama de motores, pasando por la Euro 7 en, aproximadamente, un 50 %. […] Con el nuevo Mercedes-AMG C63 cambiando de un V8 a una versión electrificada del motor de cuatro cilindros del AMG A45, la transformación está a punto de comenzar”, manifestó el directivo.

Con estándares de emisiones aún más estrictos planeados para Europa, el estándar Euro 7, aún por debutar, es el siguiente en la línea. Se espera que este último sea obligatorio en 2025, pero aún no apuestes por esa fecha. Mercedes-Benz será una de las compañías automotrices que abandonará muchos de sus motores de gasolina y diésel, al igual que todas las demás activas en el Viejo Continente. Una vez que la Euro 7 sea forzosamente adoptada, podrán vender mecánicas que cumplan con la versión anterior de la norma hasta una fecha específica.

¿Cómo opera el futuro reglamento? Usemos la norma de emisiones Euro 6d como referencia. Para recibir la aprobación por parte de la UE, deben obtener la homologación europea para un nuevo modelo. Cada motor o variante debe ser Euro 6d si su aprobación se realizó después de enero de 2020, mientras que todos los vehículos registrados por primera vez después de enero de 2021 tenían que cumplir con las reglas. Eso quiere decir que, de ahora en adelante, nadie homologará nuevos modelos con la normativa a punto de ejecutarse.

¿Por qué? Porque será complicado para marcas seguir logrando ganancias después de ajustar los motores de combustión interna para que cumplan con las regulaciones. Lo mismo se aplica a los coches de alto rendimiento con sus enérgicos corazones, que consumen mucha gasolina. Por estas razones, Mercedes-Benz se encuentra pensando en el futuro de la movilidad y quiere eliminar muchos motores bebedores de zumo de dinosaurio. La solución, mientras tanto, pasa por integrar “supercatalizadores” de múltiples etapas que reduzcan las emisiones.

Mercedes-AMG CLS 53 4Matic+

Los analistas han considerado que la Euro 7 es el último clavo en el ataúd de los motores de gasoil, que puede que no se ofrezcan más una vez que se apliquen las nuevas reglas. Además, las últimas unidades atmosféricas sin ningún soporte híbrido también desaparecerán una vez que se haga efectivo el nuevo estándar. Según las especificaciones propuestas, las emisiones de monóxido de carbono tendrían que bajar de 1 gramo por kilómetro a un valor entre 0,1 y 0,3 g/km, y las emisiones de partículas deberán bajar a la mitad: 0,030 g/km.

Se espera que la normativa Euro 7 sea apoyada por la propuesta de la Comisión Europea, la cual pide el fin de las ventas de automóviles nuevos de combustión interna de cara a 2035. Eso tiene que ser votado por los 27 miembros de la UE para que dicha prohibición entre en vigor, pero mientras tanto, los fabricantes probablemente se verán obligados a reducir sus ofertas de gasolina y diésel. De momento, varias marcas ya han anunciado planes para la transición a una gama 100 % eléctrica para finales de la década (JLR, Ford, Volvo, Stellantis y el Grupo Volkswagen).

En cuanto a Mercedes-Benz, detonante de esta entrada, hará lo propio en una fecha similar, pero solo sucederá “donde las condiciones del mercado lo permitan”. Es un objetivo ambicioso que proviene de una marca de lujo que todavía vende lo que es el equivalente a un vejestorio en la industria automotriz, los motores V12. Concretamente una unidad biturbo de 6.0 litros solo está disponible en la Clase S con apellido Maybach y en el Clase S Guard (blindado). Los V8 sin embargo, darán paso a nuevas unidades electrificadas más pequeñas.

Fuente: Motor1

  • emisiones
  • Europa
  • Industria
  • mecánica
  • Mercedes
  • Mercedes AMG