Logo de Noticias Coches
bmw-m3-y-m4-competition-contacto-01
Mario Nogales

Así lucen los BMW M3 y M4 Competition (y su polémica parrilla) en persona

Si hay dos modelos que han revolucionado a los seguidores durante este año 2020 esos han sido los BMW M3 y M4 Competition. Unos de los máximos exponentes de la deportividad en la marca bávara llegaban totalmente renovados y no exentos de polémica debido a su controvertido diseño. Ya hemos visto en muchos casos que no es lo mismo ver un coche en imágenes que luego conocerlo en persona. Hemos tenido la oportunidad de tener un cara a cara (o un cara a parrilla) con estos ejemplares y te contamos la experiencia.

Primero vamos a hacer un repaso. El BMW M3 fue presentado en septiembre como el tope de gama de la berlina y como uno de los deportivos con más historia, pues se remonta a aquel primer M3 E30 de finales de los 80. Sorprendía por adoptar el mismo diseño frontal que tanto revuelo había causado en el último Serie 4 y también porque se confirmaba la llegada de un M3 Touring familiar. Y, por supuesto, también venía acompañado por el BMW M4, la variante coupé de esta gama.

Ambos ejemplares se asientan sobre la misma base y reciben un motor de gasolina de seis cilindros en línea y 3.0 litros de cilindrada. Aunque se anunciaron dos niveles de potencia para estos modelos, a nuestro mercado solamente llegarán los tope de gama, los que llevan el apellido Competition y que elevan su potencia hasta los 510 CV y 650 Nm de par. Eso hacía que quedase descartado (lamentablemente) el cambio manual. Solamente podrán ir con la transmisión automática de ocho marchas M Steptronic con Drivelogic.

Por suerte, parece que sí que se podrá escoger su tracción. Los primeros que llegarán en marzo de 2021 serán de propulsión, pero más adelante también se han confirmado versiones con tracción total xDrive. En todo caso, las prestaciones de los BMW M3 y M4 Competition serán de órdago. Aceleran de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y pueden llegar a una velocidad máxima de 290 km/h con el paquete opcional M Drivers Package (de serie están limitado a 250 km/h). El reparto de pesos en estos ejemplares es perfecto, con un 50:50.

Aunque todavía faltan unos meses para poder juzgar sus capacidades, lo que sí podemos hacer es empezar a hablar de su aspecto. He de reconocer que no me terminan de convencer los nuevos diseños de BMW. Me chocó bastante cuando probé el Serie 4, la enorme parrilla con riñones verticales no me encajaba y menos aún con ese marco cromado que tomaba tanto protagonismo. A pesar de ello, la marca alemana defiende este cambio en el diseño y apostará por ello en el futuro.

Y tras haberlo visto en persona en los BMW M3 y M4 Competition, lo cierto es que no me resulta tan descabellado. La parrilla de la discordia luce mucho mejor en los modelos deportivos por algunos motivos. El primero es la ausencia de ese marco tan voluminoso que los unía por el centro, aquí se ve la separación, hay un poco de carrocería entre ambos riñones y eso hace que mejore. También en estos ejemplares tenía un acabado en negro con listones horizontales que les hacía rezumar deportividad.

El segundo motivo es la integración de la parrilla. En estos modelos la carrocería toma unas formas más dramáticas, cuenta con tomas de aire de mayor tamaño, un paragolpes más marcado y un capó con unas nervaduras que hace que no desentone tanto. También hay que decir que los llamativos colores con los que habían sido configurados (Isle of Man Grün metalizado para el M3 y Frozen Orange II mate para el M4) ayudaban a este aspecto.

Para terminar hay que destacar otros elementos como los faros con tecnología láser opcionales que llevaban o las llantas de 19 pulgadas en dos tonos. La trasera se ve más «gorda» en el BMW M3 Competition, ya que la diferencia respecto al resto de Serie 3 es mayor (26 mm más). El M4 Competition se ensancha 17 mm y finaliza con una trasera con un difusor de lo más deportivo y con las cuatro salidas de escape características de esta familia.

Los interiores puede estar acabados de prácticamente cualquier manera gracias al programa BMW Individual. Por un lado, vimos un M3 muy elegante con cuero de un tono muy llamativo, y por el otro lado, un M4 de lo más radical gracias a sus baquet de fibra de carbono con tapicería mixta. Estos asientos son los más deportivos de la gama, recogen el cuerpo a la perfección (ojo a los más voluminosos) y también sirven para restar hasta 25 kg de peso al conjunto.

Tras esta toma de contacto estática nos quedamos con las ganas de comprobar de qué son capaces estos BMW M3 y M4 Competition dinámicamente. Su llegada al mercado está programada para marzo de 2021 y su precio de partida es de 111.200 euros para el M3 Competition berlina. Quien quiera optar por el M4 Competition coupé tendrá que desembolsar 2.000 euros más, se queda en un total de 113.200 euros.

Galería de fotos:

  • BMW
  • BMW Serie 3
  • BMW Serie 4