Desde hace un tiempo se vienen criticando a BMW por varios motivos. El primero ha sido su pérdida de identidad, permitiendo que modelos como el BMW Serie 1 abandonase la propulsión en favor de la tracción delantera. El otro motivo principal de las críticas ha sido el lenguaje de diseño que está adoptando en los últimos modelos lanzados. Y si hay que señalar un punto concreto, ese no sería otro que las enormes parrillas que están montando sus coches.

Los riñones siempre han sido una seña de identidad de la marca bávara, pero últimamente parece que se les ha ido de las manos. Han pasado de las sutiles orificios que presentaban sus clásicos a unas enormes aberturas como las que hay en el BMW X7. Y parece que la tendencia va a ir en aumento. Ya se rumorea que la parrilla de riñones de los próximos BMW M3 y M4 podría ser el culmen, con un diseño mucho más marcado y vertical, al estilo de la que vimos en el prototipo BMW Concept 4.

Y ante el aluvión de críticas la postura de BMW ha sido muy clara. Desde el principio se han defendido y reafirmado que están por el buen camino en este ámbito. Ya lo hizo el pasado verano Adrian van Hooydonk, su jefe de diseño, en unas declaraciones y ahora otro directivo ha ratificado esta posición. Peter Henrich, jefe de producto de BMW, afirmaba que han recibido comentarios muy positivos sobre este cambio radical en el lenguaje de diseño del que hablábamos.

Defendió en todo momento a van Hooydonkl y a su equipo de diseño diciendo que, aunque el público general haya reaccionado negativamente, sus clientes lo han acogido correctamente. Ponía como ejemplo precisamente al BMW X7, el cuál está teniendo bastante éxito en algunos mercados. Henrich definía al comprador de BMW como «alguien exigente que quiere expresar algo» y que no temen a los «coches que tienen un carácter fuerte y un diseño audaz».

Todavía no está claro que este lenguaje de diseño se extienda a toda la gama, tendremos que ir esperando a sus lanzamiento. Sin embargo, tiene pinta de que la marca alemana va a seguir por esta línea, aunque siempre con un «posicionamiento propio para cada coche», según Henrich. Para los futuros vehículos eléctricos como el BMW iX3 que está al salir, el BMW i4 del que ya se han dado detalles o del llamativo BMW iNext; se empleará otro diseño propio para la parrilla.

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta