Hace unos cuántos años, a principios de 2006 se empezaron a oir rumores de que BMW tenía planes para la marca Triumph. En aquel momento se hablaba de que la marca bávara tenía en mente un roadster biplaza basado en la plataforma de MINI que nunca vio la luz… Pues bien, ahora AutoCar informa de que estos planes de reflotar la clásica marca británica aún rondan por los despachos de BMW.

Para aquellos que son nuevos en la historia de Mini, lo primero es saber que BMW adquirió MINI, Triumph, MG y un puñado de otras marcas menores cuando compró Rover a mediados de 1990. Pasados los años se oyeron esos primeros rumores, centrados en que la marca Triumph regresaría con un roadster de tracción delantera. Un coche que bien podría haberse convertido en el MINI Roadster (que probamos en Andalucía), basado en el MINI Coupé.

Ahora bien, según varios medios, hay informes que indican que BMW quiere usar la insignia de corona de laurel en una amplia gama de productos. Aparte de los vehículos, las pretensiones de la marca incluyen joyas, relojes, libros, artículos de cuero, maletas, productos de limpieza, textiles y hasta decoraciones para árboles de Navidad. Se parece mucho a la gama de accesorios de MINI, ¿verdad? Y nadie piensa que BMWquiera cambiar su floreciente negocio por el de adornos para árboles de Navidad… así que crece la sospecha de que contamplan seriamente la reactivación de la marca para reforzar la oferta de BMW en la parte inferior del mercado.

En concreto, BMW necesita un mayor volumen de sus plataformas de tracción delantera para obtener el volumen de empresas como Volkswagen. Como el resto de las marcas, BMW tiene que ser capaz de garantizar millones de coches vendidos… y eso solo se consigue teniendo una gama con precios a niveles apropiados. Para ofrecer cambios automático de doble embrague en el MINI, por ejemplo, es necesario ganar volumen. Solo así es posible bajar los precios y hacer viables nuevas gamas y equipamientos. Y ahí es podría entrar Triumph

¿Por qué se produciría esta resurreción ahora y no antes? Porque el downsizing ha tenido éxito (se habla de motores de tres cilindros en los futuros BMW) y encajarían a la perfección en estos pequeños coches, porque el mercado asiático (el chino en particular) y el latinoamericano han despertado y porque los resultados económicos de BMW lo permiten… ¿Y por qué no unirlo a un rescate de Saab y crear un emporio de marcas con tracción delantera? ¿Y por qué no?

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta