Prácticamente todo el mundo está expuesto a que le roben el coche. Este bien suele pasar bastante tiempo parado en la calle y siempre hay delincuentes que pueden aprovechar el momento para sustraerlo. Aunque tendamos a pensar que se roban más los vehículos de alta gama, lo cierto es que la realidad es otra. La empresa Techno Security ha hecho un estudio que recoge los modelos más robados en nuestro país en 2017 y ahora podemos sacar algunas conclusiones.

En primer lugar, que los vehículos más sustraídos son los de gama media. Esto puede deberse a la demanda de algunos países de Europa del Este, donde terminan muchos de los coches robados. Si nos fijamos en la geografía nacional, vemos que Madrid es la provincia donde se cometen más robos, con un 34 % de los casos. Le siguen Barcelona con un 15 %, Sevilla con un 8 % y Málaga con un 7 %. Tiene también cierta lógica debido al tamaño de dichas provincias.

Los lugares preferidos por los ladrones para cometer el delito suele ser los párkings públicos o la propia calle, representando el 90 % de los casos. También llama la atención que un 7 % sucede a la hora de repostar combustible y un 3 % con el uso de la fuerza o intimidación. Techno Security no dice el número total de vehículos que fueron robados en 2017 (solo las propias, que registran 328 robos), pero tenemos como partida los 43.524 coches que se robaron en 2016.

Y si pasamos a los modelos más robados en España, vemos que hay un claro referente. El SEAT León estuvo presente en el 19 % de los robos, mientras que su hermano pequeño, el SEAT Ibiza, fue el modelo robado en el 15 % de los casos. Cierra el podio el Volkswagen Golf con un 7 % y por detrás aparecen modelos como el Citroën C4. En todo caso hay que tener en cuenta que se trata de una estimación y que los datos no son reales al 100 %.

Lo que sí está claro es que el método de robo más utilizado es el del capturador o escáner de radiofrecuencia. Los ladrones también se actualizan tecnológicamente y con estos aparatos pueden ‘copiar’ la señal de la llave cuando la víctima abre el coche. Cuando consigue abrirlo suelen acceder al puerto OBD y arrancarlo tras generar una llave electrónica con un ordenador. Otra medida extendida es el inhibidor de señal para que el coche no pueda comunicarse con la central de alarmas.

Fuente: Techno Security

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta