Los coches eléctricos eran muy populares a principios del siglo XX en Estados Unidos, donde numerosos fabricantes se disputaban un mercado floreciente entra la clase alta. Detroit Electric era una de esas empresas, que produjo 13.000 coches eléctricos entre 1907 y 1939. Apenas superaban 30 km/h (aunque una de sus unidades recorrió hasta 340 km con una sola carga). Y ahora, aquella compañía olvidada, vuelve a la carga con el Detroit Electric SP:01, un modelo que poco tiene que ver con aquellos modelos primigenios.

La idea de la nueva Detroit Electric, fundada en 2008 por Albert Lam, antiguo CEO de Lotus Engineering Group, es seguir el modelo ideado por Tesla. Partir de un modelo prestacional (el Roadster) y ampliar la gama hasta tres vehículos a finales de 2014 (Model S y Model X, en el caso de Tesla). El primer paso, este Detroit Electric SP:01 toma, como el Tesla Roadster, la base del Lotus Elise, lógicamente por su bajo peso.

Este deportivo biplaza con carrocería de fibra de carbono (1.090 kg de peso total) monta unas suspensiones independientes totalmente rediseñadas para la nueva distribución de pesos para un coche con motor en posición central de nada menos que 201 CV de potencia y 225 Nm de par. La transmisión de esta potencia es a las ruedas traseras, mediante un cambio manual de cuatro velocidades (se han bloqueado la quinta y la sexta, si bien la quinta es opcional).

Pero lo realmente interesante es cómo este Detroit Electric SP:01 es capaz de impulsar este modelo hasta los 100 km/h en tan solo 3,7 segundos con una velocidad máxima de 249 km/h. Unas cifras apabullantes, ya que acelera de 0 a 100 como un Nissan GT-R, si bien su par es instantáneo. El coche incluye ESP y un dispositivo de recuperación de energía cinética similar al utilizado por los monoplazas de Fórmula 1.

El motor se alimenta las dos grandes baterías de polímeros de litio de 37 kWh refrigeradas por aire, con las que tiene una autonomía de unos 288 km. Se recargan en unas 8 horas contando con una toma normal, mientras que una de alto voltaje lo haría en unas 4,3 horas.

Las baterías serán suministradas por la empresa surcoreana Kokam (una gran diferencia con Tesla que puede ser clave). Dentro del Detroit Electric SP:01se nota que Albert Lam trabajó en Apple. Se le ha dado una gran importancia a la integración del coche con el smartphone gracias a los sistemas multimedia ubicados en la consola central llamado SAMI (Smartphone Application Managed Infotainment). Incluye la navegación, el reproductor de música, como otros vehículos, pero añade indicadores y controles de la frenada regenerativa, la luz interior del habitáculo, el nivel de carga de las baterías, su autonomía…

La factoría donde se ensamblarán los nuevos Detroit Electric se encuentra ultimando su fase de construcción en Michigan (al norte de Estados Unidos), y a plena capacidad debería ser capaz de producir 2.500 vehículos anuales. Se rumorea que el precio de venta del exclusivo biplaza será de unos 135.000 dólares una vez se comercialice. Eso sí, será muy exclusivo sólo se producirán 999 unidades que comenzarán a entregarse a finales de 2014.

Fuente: Detroit Electric
Galería de fotos:

Ver galeria (13 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta