Para ser dictador hay que tener un buen coche. Es una norma no escrita que los grandes sátrapas de nuestra época cumplen a rajatabla. A bordo de una flota de vehículos exclusivos, los grandes líderes del autoritarismo mundial exhiben su figura entre la algarabía de unos ciudadanos con más miedo que vergüenza. El comparador de talleres cochombo.com ha hecho este repaso a los garajes de algunos de los opresores contemporáneos más importantes del planeta.

  • Los deportivos de Teodoro Obiang

Los coches de Obiang incautados en París

El dirigente de Guinea Ecuatorial, amigo íntimo de los sucesivos Gobiernos españoles, es un gran amante de los coches. Bien lo saben las autoridades francesas, que encontraron y embargaron en París una amplia colección de automóviles de lujo propiedad de Obiang. Entre ellos, dos Bugatti Veyron, un Ferrari Enzo, un Ferrari 599 GTO, un Maserati MC12, un Aston Martin V8, un Porsche Carrera GT y un Rolls-Royce Phantom descapotable.

  • El sueño motorizado de Gadafi

The Rocket de Gadafi

El recientemente depuesto y asesinado líder libio diseño un vehículo a su imagen y semejanza que pretendía comercializar entre las grandes fortunas del planeta. Bautizado como The Rocket (“El Cohete”), el coste medio de fabricación por unidad era de dos millones de euros. Se trataba de una berlina de 5,5 metros de largo y 1,8 de ancho equipado con un motor 3.0 V6 con el que aceleraba de 0 a 100 km/h en siete segundos. Fue el sueño inacabado de Gadafi del que tan solo se fabricó un prototipo.

  • Kim Jong Un prefiere Audi

El líder coreano pasea en un Audi R8 como este

El nuevo y joven líder de Corea del Norte, Kim Jon Un, tiene gustos muy diferenciados a los de sus antecesores en el cargo. Si su padre y abuelo, también sátrapas gobernantes del país en épocas anteriores, optaron por desplazarse a bordo de un Mercedes, el último descendiente de la dinastía prefiere contemplar como su pueblo se muere de hambre a bordo de sendos Audi S8 y R8. Según los analistas, con la renovación de la flota de vehículos, Kin Jong Un pretende imprimir un gesto de modernidad a su desgastado régimen.

  • Sadam Hussein

Uno de los vehículos incautados a Sadam

El presidente del eje del mal era un auténtico mitómano de las cuatro ruedas. Tras la invasión del país por parte de Estados Unidos, los militares descubrieron un total de 11 garajes de grandes dimensiones donde el dictador guardaba entre 1.300 y 1.500 vehículos de alta gama que fueron saqueados tras su derrocamiento. Entre los vehículos que Saddam disfrutaba, varios modelos de Mercedes, Ferrari, Porsche, Audi y hasta un Rolls Royce que, tras pasar por varios intermediarios, fue subastado en eBay.

  • El Mercedes-Benz 770 K de Hitler

El Mercedes 770 de Hitler

El tirano más afamado de nuestra lista. El líder de la Alemania nazi, exterminador de judíos, gitanos, homosexuales y todo ser humando que no fuera rubio y de ojos azules, el gran causante de la Segunda Guerra Mundial, paseaba su verborrea cargada a bordo de un Mercedes 770 K de edición limitada, del que solo se fabricaron 205 unidades. Este modelo descapotable de color azul marino era utilizado durante los paseos de revista al ejército del III Reich.

  • Fiat 2800 Torpedo de Mussolini

Fiat 2800, el vehículo de Mussolini

El otro gran líder del fascismo Europea utilizaba para sus desplazamientos un monumental Fiat 2800 fabricado por la casa italiana en los años 30. Anteriormente había sido utilizado por el Rey Víctor Manuel III y posteriormente, por varios presidentes de la República. Este Fiat, del que se fabricaron 600 unidades, también fue utilizado por Hitler, Franco y otros jefes de Estado. Lograba alcanzar hasta los 130 km/h gracias a sus 2.852 centímetros cúbicos en 6 cilindros, 85 CV

  • Los Cadillac de Rafael Trujillo

Uno de los Cadillac de Trujillo

El dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo poseía una amplía flota de vehículos de lujo, entre los que se encontraban varios Cadillac y un Jeep Willys. En la actualidad, buena parte de los automóviles, están expuestos en el hotel de la Villa de Santiago.

  • El Rolls Royce Phantom IV de Franco

El Rolls Royce Phantom IV de Franco

El sátrapa más cercano también era un amante de la automoción de alta gama. El hombre de subyugó a nuestro país durante 40 años, paseó su fascismo identitario a bordo de tres unidades del Rolls Royce Phantom IV, que sustituyeron a un Mercedes 770, regalo de Adolf Hitler como el Mercedes G4 del que ya os hablamos hace tiempo.

Vía: Cochombo

1 COMENTARIO

  1. Aquí se echa en falta el coche de un tipejo que ha arruinado a España hundiéndola en la miseria y la división.

Deja una respuesta