El DS 7 Crossback fue una apuesta en firme de la marca premium francesa por un segmento en constante crecimiento y que tenía mucho potencial. Con este modelo pretendían enfrentarse a algunos modelos de gran renombre teniendo como arma principal la originalidad y una tecnología a la altura. Ya pudimos probarlo y ver sus fortalezas, ahora hemos vuelto a tener una toma de contacto con su versión híbrida enchufable, el DS 7 Crossback E-Tense 4×4.

Ahora que las grandes ciudades están introduciendo todo tipo de restricciones a los más vehículos contaminantes, los que tienen la etiqueta 0 gozan de unas ventajas realmente interesantes. Es el caso del DS 7 Crossback E-Tense 4×4, que es capaz de lograr 58 kilómetros de autonomía eléctrica según ciclo WLTP. Es gracias a la batería de 13,2 kWh de capacidad, capaz de aprovechar al máximo la energía recuperada de la deceleración y la frenada.

Para recargar dicha batería son necesarias dos horas en una toma de 32 A. El sistema de propulsión queda completo con la unión del motor de gasolina 1.6 PureTech de 200 CV y dos motores eléctricos, situados uno en cada eje. En total se consigue una potencia conjunta de 300 CV y 520 Nm de par, además de la tracción a las cuatro ruedas como su propio nombre indica. En este caso la transmisión es la automática e-EAT8 con una puesta a punto específica.

Aunque una de las claves de este DS 7 Crossback E-Tense 4×4 son los cuatro modos de conducción disponibles, que transforman por completo su comportamiento. Con el Electric se convierte en un coche cero emisiones, siempre que haya batería disponible y a velocidades de hasta 135 km/h. Para que no se descargue En el Hybrid se optimiza el rendimiento del coche automáticamente y logrando un consumo homologado de 1,3 l/100km y unas emisiones de CO2 de 30 g/km. Siempre se podrá guardar batería con la función e-Save y recuperar más energía con la función Brake.

También está la opción de sacar su carácter deportivo con el modo Sport, mientras que quedaría un modo 4WD para potenciar sus aptitudes todoterreno. Es cierto que por sus cotas, este DS 7 Crossback no es apto para caminos muy rotos, pero ha conseguido demostrar que su capacidad de tracción es envidiable. Si a esto sumamos unos buenos neumáticos de invierno, como los Michelin Pilot Alpin 5 que calzaban las unidades de prueba.

Ya dejamos claro que el tipo de neumático que escogemos es capaz de cambiar por completo la respuesta del coche. En este caso, aunque en la ruta no encontramos la nieve que buscábamos, los neumáticos de invierno se convirtieron en grandes aliados. Demostraron que ofrecen gran adherencia en suelo seco también y, sobre todo, a bajas temperaturas. La distancia de frenado con estas gomas se reduce en condiciones desfavorables y puede marcar la diferencia.

Además del sistema híbrido enchufable y de esos modos de conducción, el DS 7 Crossback E-Tense 4×4 también sorprende por sus tecnologías. Hay que nombrar la DS Active Scan Suspension, esa amortiguación activa que se va adaptando a las imperfecciones de la carretera. Las funciones Connected Pilot y Park Pilot hacen que se acerque a la conducción autónoma durante al poner el control de crucero y en el aparcamiento, respectivamente.

Lo último, pero no menos importante, es la estética diferenciada de este DS 7 Crossback E-Tense 4×4. Ya llama la atención por sus líneas o por sus llantas de hasta 20 pulgadas, pero en esta versión además se suman algunos detalles exclusivos. No falta el logotipo de la «E» que está reservado a los electrificados de la gama y menús específicos en su pantalla táctil de 12 pulgadas. Tampoco materiales de buena calidad como el cuero Nappa o los pespunte de puntada de perla decorativa.

Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta