Este Ferrari 330GT fue el vehículo elegido por John Lennon en febrero de 1965 para ser su primer coche… que casualmente coincidió con la grabación de Ticket to Ride, uno de sus grandes éxitos. En cuanto los concesionarios de automóviles de lujo de Londres se enteraron de que Lennon acababa de aprobar su examen de conducir, corrieron sus coches con más glamour a su casa de Kenwood en Weybridge, Surrey, con la esperanza que se encaprichase de uno de ellos.

El concesionario de Ferrari fue el único con la visión necesaria para enseñarle un modelo 2 +2. Sabían que Lennon acababa de tener a su hijo Julian con su primera esposa Cynthia, y podía necesitar algún tipo de asiento trasero para llevarlo.  John instante le encantó el Ferrari azul brillante con el interior a juego y lo compró por la suma nada despreciable de 6.500 libras (aproximadamente equivale a unas 110.000 libras actuales, unos 128.000 euros).

1965 Ferrari 330GT John Lennon 18
EL Ferrari 330GT 2+2 era un modelo relativamente nuevo entonces, pues el coche favorito de Enzo Ferrari apenas llevaba un año en el mercado (se lanzó en 1964). A finales de la década de 1950, el mercado de coches deportivos para familias había crecido lo suficiente como para que Ferrari contemplase crear un modelo así. En verano de 1960 se lanzaba el primer Ferrari de cuatro plazas, el 250GTE 2 2, basado en en los 250GT. Pininfarina loró crear un 2 +2 sin sacrificar la línea y deportividad del modelo original, aunque el maestro carrocero debió mover el motor, caja de cambios, dirección y depósito de combustible para tener espacio suficiente para dos asientos traseros ocasionales.

El 250GTE fue la base para este el 330GT 2 +2. Su distancia entre ejes crecía 50 mm para que las condiciones menos agobiante para los pasajeros traseros. La suspensión es independiente en la parte delantera, de horquillas y muelles helicoidales, mientras que en la parte de atrás era semi-elíptica puesta a punto. Se mejoró también los frenos de disco, con circuitos hidráulicos independientes. Pininfarina eligió cuatro faros para el frontal, para adaptarse a los gustos de EE.UU., el principal mercado de exportación de Ferrari. Y triunfó, pues fue el primer Ferrari que superó las 1.000 unidades vendidas.

1965 Ferrari 330GT John Lennon 10

Su motor era un V12 de 3.967 cc, que rendía 300 CV de potencia y propulsaba al 330GT a una velocidad máxima de 245 km/h. Equipado en un primer momento con caja de cambios de cuatro velocidades luego se montó una transmisión de cinco velocidades. A mediados de 1965 los cuatro faros originales se cambian por dos lámparas, convirtiéndose en la Serie 2 tras los 500 primeros construidos.

John Lennon era un apasionado de los coches y de ahí que este Ferrari 330GT fuese el coche que más utilizó. Recorrió más de 20.000 kilómetros hasta separarse de él, en octubre de 1967. Tras pasar por varios dueños, a finales de 1980, este coche llegó al concesionrio londinense Ferrari Modena Engineering, donde fue adquirido por los actuales propietarios en 1989. Estaba pintado de rojo pero estos último dueños lo devolvieron a su especificación original, restaurando hasta el último detalle.

1965 Ferrari 330GT John Lennon interior 2

Ver galeria (42 fotos)

El Ferrari 330GT 2+2 saldrá a subasta dentro del Goodwood Festival of Speed, mañana 12 de julio de 2013, donde los más acaudalados pujarán también por Triple-Oh-Oh-Six, el Mercedes Benz W196 de Fangio.

¿Cuánto puede valer el Ferrari 330 GT 2+2 de John Lennon? La casa de subastas  el valor estimado es de entre 210.000 y 280.000 euros. Pero el hecho de que perteneciese a un personaje tan famoso puede incrementar mucho su valor. Se vende con un extenso archivo histórico mencionado documentar su procedencia y toda la información sobre el proceso de restauración. También incluye correspondencia con Lennon, el Beatle que prefería los Ferrari a los Aston Martin de Paul McCartney o de George Harrison. Aunque quien sabe, quizá no se venda, ya que la misma casa de subastas no consiguió venderlo hace dos años.

Fuente: Bonhams

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta