Al igual que sucede con otras marcas automovilísticas, como es el caso de la alemana Porsche (os lo hemos comentado recientemente), la marca italiana no podía dejar escapar la ocasión de ampliar su presencia en el país más poblado del mundo.

Más de 15 Ferrari delante de la Oriental Pearl Tower
Más de 15 Ferrari delante de la Oriental Pearl Tower

Ferrari ha terminado el año 2010 con casi 300 vehículos vendidos en su red de China, el mejor resultado desde que los de Maranello entraron en el mercado del gigante asiático, y representa la continuación de una tendencia de los últimos años, con un incremento de casi el 50% respecto a 2009.

Todo ello ha sido posible gracias a que se ha ampliado la red comercial, lo que supondrá la apertura de nuevos concesionarios en distintas ciudades chinas en los próximos meses, aparte de los 10 existentes hasta ahora.

Según comentó Amedeo Felisa, CEO de Ferrari: “Para Ferrari, China representa el presente y el futuro. Se trata de un gran país, donde seguimos invirtiendo. Estoy convencido de que en un par de años, vamos a alcanzar unas ventas de 500 vehículos al año, un número igual al establecido para todos los mercados europeos.”

Los festejos comenzaron por la tarde del 14 de enero con un espectáculo de más de 15 Ferrari delante de la Oriental Pearl Tower y terminó con una cena de gala, en compañía de Amedeo Felisa, junto con el director general Ferrari para Asia-Pacífico, Edwin Fenech y numerosos clientes. Entre ellos había muchos jóvenes empresarios que, como símbolo de su éxito, habían adquirido diferentes modelos de la marca del “cavallino rampante”.

Posteriormente Johnson Zhang, el cliente 999 de Ferrari en China, procedió a arrancar su nuevo Ferrari 458 Italia, en el que se iluminaba el display del cuadro de mandos con el número 999. El afortunado propietario comentó: “Es un gran honor para mí estar aquí hoy. Este coche es un sueño hecho realidad. El sueño de todo hombre. Me alegro de que puedo experimentar este momento muy especial para China. Para mí, Ferrari es el símbolo de éxito y los valores de la marca son una inspiración para las metas futuras que quiero lograr.”

La relación entre Ferrari y China no es exclusivamente comercial, hace algo más de un año, el artista Lu Hao creó una obra simpar: un 599 GTB único, decorando la carrocería con una técnica especial que reproduce las antiguas porcelanas Ge Kiln de la dinastía Song y que se vendió en subasta en Pekín, y el dinero fue destinado a un proyecto de apoyo a jóvenes estudiantes de la Universidad Tsinghua de Shanghai.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta