Con las estrictas normativas de contaminación que están por venir, la incertidumbre alrededor de los vehículos clásicos es bastante elevada. Puede que estas joyas sobre ruedas no puedan circular en muchas ciudades en el futuro por este tema, lo que sería una auténtica pena para sus propietarios. Por eso se está poniendo de moda la conversión de estos modelos a un sistema de propulsión eléctrico que permita adecuarse a los tiempos que corren. ¿Un ejemplo reciente? Este Fiat 124 Spider original.

No hay que confundir el mítico clásico italiano de la década de los 60 con el 124 Spider actual, que tiene una plataforma compartida con el Mazda MX-5. Utilizando el modelo original, la firma americana Roadster Salon ha hecho una conversión bastante llamativa y peculiar. Lo hacen con la ayuda de un colaborador de la talla de Electric GT, los mismos que hicieron aquel llamativo Ferrari 308 GTE. El ejemplar resultante de esta colaboración ha sido bautizado como Spider America, ni rastro del nombre original.

Como suele ser habitual en estos clásicos convertidos, la estética original se respeta bastante para no perder esa esencia. Los cambios principales vienen a nivel mecánico, pues se prescinde del anterior de combustión de cuatro cilindros y se monta un sistema con dos motores eléctricos que se combinan para lograr una potencia de unos 200 CV y 271 Nm. Aunque probablemente lo más interesante de este ejemplar es que consigue mantener la caja de cambios manual, algo que no es habitual en eléctricos.

Al mantener ese peso tan reducido y aumentar sus cifras de potencia, las prestaciones son superiores a las del Fiat 124 Spider original. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en unos 6 segundos y su velocidad máxima es de 209 km/h. Todavía no se han dado detalles de la batería que monta este ejemplar, pero ya se adelanta que su autonomía estará por encima de los 130 kilómetros que conseguía el Fiat 500e, el primer eléctrico de producción de la firma italiana.

Este Spider America también ha recibido algunas mejoras a nivel de chasis para afrontar el aumento de potencia. Se optimiza el reparto de pesos, recibe un sistema de frenado más potente y cambian el tarado de suspensión y dirección. Se trata de un tope de gama que está limitado a 20 unidades y cada una de ellas cuesta 139.995 dólares (unos 126.360 euros al cambio). También hay una versión de acceso, el Spider America EV Junior que cuesta 89.995 dólares y cuyas prestaciones son inferiores.

Fuente: Roadster Salon

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta