Recientemente Lagonda ha vuelto a saltar a la palestra del sector automotriz. Se establece como submarca de Aston Martin que tendrá una dedicación exclusiva a vehículos eléctricos. Lo primero que han mostrado es el Lagonda Vision Concept y tendrán un SUV de producción en 2021. Sin embargo, Lagonda tiene mucho más historia que eso, su aparición se remonta a un más de un siglo atrás en el tiempo y comienza con un nombre: Willbur Gunn.

Este personaje con sangre escocesa y estadounidense en sus venas había sido cantante de ópera y fue a parar a Reino Unido a finales del siglo XIX, donde dejó claras sus dotes de ingeniero. El nombre Lagonda que utilizó para su empresa en 1904 era tomado de su lugar de procedencia, se trataba de una ribera situada en la ciudad de Springfield (Ohio). Gunn comenzó haciendo motocicletas y vehículos de tres ruedas.

Los inicios

Pero en 1906 se dio cuenta de que lo suyo eran las cuatro ruedas y se puso manos a la obra con ello. El primer automóvil que hizo fue el 16/18hp, que posteriormente evolucionó a 20 hp. Se trató de un vehículo bastante evolucionado con novedades técnicas como la construcción monocasco. Con ese modelo se aventuró a participar en la carrera Moscú-San Petersburgo, la cuál terminó ganando. Eso ayudó a que las exportaciones a dicho país crecieran considerablemente.

Lagonda se iba asentando y en 1913 lanzaba el 11.1, un modelo de dimensiones contenidos que seguía sorprendiendo técnicamente con elementos como el freno de mano junto al volante. La Primera Guerra Mundial afectó a la marca británica, que no tuvo más remedio que hacer proyectiles de artillería. A su término, volvió a fabricar el 11.1 con un motor más grande y una completa instalación eléctrica, la actualización fue llamada 11.9 y luego derivó en el 12.

Madurez

Con la muerte de Wilbur Gunn en 1920 se comenzó a probar cosas diferentes en otros campos. Llegaría de este modo el primer deportivo, el 14/60, con motor de cuatro cilindros. Le seguía el 2-Litre Speed, con un motor de mayor potencia al que se le llegó a sumar la sobrealimentación. Fue el germen del potente 3-Litre, que montaba un motor de seis cilindros y era más capaz. En 1933 llegaría un nuevo modelo, el 16/80.

Esa década estuvo predominada por el Lagonda Rapier, que era un pequeño automóvil de acceso, y por el Lagonda M45, que era el tope de gama con un motor de seis cilindros de 4.5 litros. Este ejemplar era capaz de alcanzar los 161 km/h. Dio lugar al M45R Rapide ganador de las 24 Horas de Le Mans en 1935. Sin embargo, la marca no pasaba por un buen momento financiero y fue comprada por Alan P. Good ese mismo año (Rolls-Royce presentó una oferta inferior).

Cambios

Lagonda M45R Rapide

Alan P. Good fichó a Walter Owen Bentley (sí, el fundador de la marca que lleva ese nombre) y comenzaron a reestructurar la gama. Se evolucionó hacia el Lagonda LG45 (tuvo versión Rapide). En 1938 llegaba el L6G con suspensión delantera independiente por barra de torsión y frenos hidráulicos. En esa época destacó el nuevo motor V12 de 4.5 litros que llegó a desarrollar 200 CV y fue montado por el Lagonda V12 Rapide, uno de los modelos más avanzados de la época.

Pero la Segunda Guerra Mundial azotó a Lagonda, como al resto de fabricantes y vio como su proyección quedaba totalmente paralizada. Llegaron las ‘vacas flacas’ y tras una crisis económica, la empresa fue comprada por David Brown, el mismo que se había hecho con Aston Martin. De esta forma, ambas compañías quedaban estrechamente ligadas. Se retomó la producción con el 2.6-Litre, que evolucionaría al 3-Litre. Sin embargo, el ritmo de innovación había bajado considerablemente.

Breve renacer y desaparición

Lagonda Rapide

Y de pensar que prácticamente iba a desaparecer a lanzar uno de los modelos más icónicos. El Lagonda Rapide llegaba en 1961 con su carrocería sedán de cuatro puertas diseñada por Carrozeria Touring y tomando como base al Aston Martin DB4. El modelo con motor de seis cilindros alcanzaba los 201 km/h y estuvo en producción hasta 1965 en las instalaciones de Newport Pagnell de Aston Martin.

A partir de ahí Lagonda desaparece como marca y su nombre se emplea esporádicamente en algunos prototipos de Aston Martin. En 1976 veía la luz el Aston Martin Lagonda, un futurista modelo salido de la pluma de William Towns. Hubo varias series de este ejemplar y en total se comercializaron 645 unidades. Pasaron a la historia por novedades como la instrumentación digital, pero su acogida no fue todo lo buena que se esperaba.

Apariciones esporádicas

Aston Martin Lagonda

A partir de ahí, durante el resto del siglo XX, Lagonda entró de nuevo en el letargo y su nombre apareció en algunas versiones del Aston Martin Virage, con el prototipo Lagonda Vignale y poco más. Fue en 2009 cuando volvía a sonar con el Aston Martin Lagonda Concept, un prototipo de SUV poco convencional. La vuelta a la producción fue en 2014 con el Aston Martin Lagonda Taraf, una gran berlina muy lujosa.

Se trató de un modelo que buscaba reforzar las ventas en Oriente Medio y que se terminó vendiendo también en Reino Unido y Estados Unidos. Solamente se hicieron 200 unidades de este modelo movido por un motor V12 biturbo de 6.0 litros con 540 CV. Los rumores hablaron de que habría más Aston Martin Lagonda, una serie de berlinas de distintos tamaños que llegarían en la próxima década.

Futuro

Lagonda Vision Concept

Pero parece que esos planes evolucionaron a otros muy distintos. Tras lo visto recientemente en el Salón de Ginebra, queda claro que Lagonda se va a especializar en vehículos eléctricos como subsidiaria de Aston Martin. De esta forma se recupera la filosofía de innovación que seguía el bueno de Wilbur Gunn hace más de cien años. Como en Aston Martin hay una tradición que no se puede romper, parece que utilizarán Lagonda para probar soluciones de vanguardia.

Hablamos de evolución del lenguaje de diseño, algo que ha quedado claro viendo los prototipos. También a nivel tecnológico, pues están investigando en sistemas futuristas que mejoren la experiencia del usuario. Y como no, a nivel de calidad y de lujo, llegando a nuevos niveles gracias a materiales y acabados inéditos. La electrificación parece la estrategia a seguir en el siglo actual, así que veremos como Lagonda va ganando presencia con los años.

Fuente: Aston Martin

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta