Mucho ha cambiado este Kia Ray EV respecto al concept que se puso de largo en el Salón de Chicago en el año 2010. Entonces, se barruntaba como un compacto de líneas deportivas y con mecánica híbrida y enchufable. Pues bien, parece que la firma coreana ha optado por la vanguardia, pero en otro segmento más adaptado a las necesidades del día a día como es el mundo del monovolumen.

No pretende ser un éxito de ventas, ni un vehículo para largos trayectos, sino que inicia la andadura en el mercado como punta de lanza de lo que puede llegar más adelante. Atendiendo al desarrollo de este tipo de vehículo, no sería de extrañar la futura comercialización de otros modelos de la marca –como el Picanto– en versión eléctrica y que podrían tener acogida en el mercado europeo.

Vamos a entrar en detalles: este nuevo modelo de Kia es completamente eléctrico y, al igual que ocurre con el modelo propulsado por combustible tradicional, el Ray CUV -que acaba de ser lanzado en el mercado surcoreano-, estéticamente recuerda bastante al Nissan Cube.
El Kia Ray EV es prácticamente el mismo coche que el Ray de gasolina. Sólo varía eso, la mecánica, aunque también hay otras pequeñas diferencias:

Pesa 187 kilos más, a consecuencia de las baterías de ión litio que van ubicadas bajo los asientos traseros y que hacen gala de una capacidad de 4 kWh -y tienen un ciclod e vida de 10 años-. Éstas nutren de energía al motor de 50 kW de potencia del Ray EV. Ojo con sus prestaciones que no son nada despreciables: es capaz de alcanzar 130 km/h de velocidad máxima. Con una autonomía de casi 140 kilómetros, tarda en recargarse enchufado a una toma de corriente convencional 6 horas, aunque cuenta con un modo de recarga rápida que tarda tan solo 25 minutos. El motor eléctrico consigue un aprovechamiento de la energía del 93%, un dato de los mejores del mercado, y la batería ha reducido su peso -13%- e incrementado su densidad energética -15%- respecto a otros equipos de sus competidores.

Más datos mecánicos de este eléctrico: la transmisión ofrece dos modos de conducción: E -eco- y B -brake-. Con el primero se regula la entrega de potencia para consumir lo menos posible; con el segundo el motor hace de freno para aumentar la seguridad en vías de pendiente pronunciada. Además, el sistema regenerativo de frenos –Active Hydraulic Booster, Refuerzo Hidráulico Activo- obtiene su presión del motor eléctrico.

La seguridad es un “tema estrella en este modelo, eso sí, apoyada en tecnología puntera: cuenta con control de estabilidad (ESP) y con hasta 6 airbags en el habitáculo. Aunque sin duda, la gran novedad de este modelo es la tecnología VESS, un sistema que, a partir de los 20 km/h, activa un sonido similar al de los coches de combustión, que viene a paliar esa deficiencia “silenciosa” tan peligrosa para los peatones y que es, a nuestro modo de ver, asignatura -que se empieza a corregir- muy pendiente de este tipo de vehículos.

Respecto al interior, panel de instrumentos del Ray EV muestra el funcionamiento del motor eléctrico, el estado de la batería y la autonomía disponible hasta la siguiente recarga. También está equipado con un sistema de navegación con pantalla de 7 pulgadas que informa de las estaciones de recarga más cercanas y una función en forma de círculo que indica hasta dónde se puede llegar con la energía disponible

De este eléctrico coreano solo se fabricarán 2.500 unidades, se está entregando ya en Corea del Sur y, por el momento, se limitará a una flota para el Gobierno y las administraciones. Su llegada al mercado internacional es una incógnita a día de hoy.

Galería de imágenes del Kia Ray EV:

Ver galeria (17 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta