Las ventas de automóviles eléctricos a clientes particulares no alcanzaron ni diez unidades en el mercado español en 2011 según Ganvam. Aunque todos tenemos claro que esta tecnología representará una parte importante del mercado en el futuro, no se espera que en 2012 las entregas de coches eléctricos rondarán las 300 unidades.

Casi la totalidad de las ventas de vehículos eléctricos en España corresponden a flotas y a diferentes ayuntamientos. La cuota actual de los coches eléctricos e híbridos en el mercado nacional se sitúa en el 1,3%.

El coche eléctrico ha sido un tema de debate en la industria automotriz durante el tiempo que se tiene memoria. Ha estado presente en el mercado incluso antes que los coches de gasolina pero siempre han mostrado problemas para que aún no cuenten con una amplia aceptación.

Hemos estado pensando a fondo sobre ello, y debido a estas razones los coches eléctricos no se convertirán en una verdadera solución de movilidad para las masas… a corto plazo.

1. Autonomía

El mayor hándicap, que hace el coche eléctrico inservible para la mayoría de la gente (si no se dispone de otro con motor de combustión). Tesla anuncia casi 300 millas de autonomía (unos 480 km) para su roadster biplaza. Sin embargo, esa cantidad de millas sólo se puede conseguir con una conducción súper eficiente… que no parece demasiado adecuada para este coche basado en el Lotus Elise, y cuyas publicidades fomentan la conducción agresiva. Por no hablar de los 90.000 euros que cuesta.

El Nissan Leaf que probamos, uno de los eléctricos más vendidos en el mundo en 2011, tiene 160 km de autonomía. Perfecto para la ciudad, suficiente para el 80% de los desplazamientos… pero ¿qué hacemos con el 20% restante?

Mientras tanto, no es difícil ver autonomías de más de 1000 km en un coche convencional. El coche es sinónimo de libertad, que las personas abandonen el nido y exploren mundo. Haría falta desmontar el espíritu sobre el que se cimentó la imagen del automóvil moderno y convencer al mundo de que un coche es para moverse por ciudad y para hacer recados cortos… Donde por cierto, la oferta de transporte pública es realmente más eficaz, barata y ecológica que cualquier coche.

2. Tiempo de carga

Pero si te quedas sin carga… ¿por qué no lo recargas? ¡Claro! ¡Seremos tontos! El problema es que un Leaf al que se le agota la batería puede tardar hasta 20 horas para recargar completamente en un enchufe de 120 voltios, según acuerdo con Nissan. En una de 240 voltios, siete horas, y una estación de 480 voltios de carga rápida tarda 30 minutos. En nuestra sociedad de satisfacción instantánea y banda ancha, esperar 30 minutos es una eternidad. nada que ver con los cuatro o cinco minutos para rellenar por completo el coche de gasolina o díesel.

3. Infraestructura

Otro factor que plagas coches eléctricos en este momento es la falta de una infraestructura de carga. Ni aquí ni siquiera en Nueva York… donde solo hay once estaciones de recarga. A lo largo de 2012, y a pesar de que en Occidente la infraestructura está creciendo, todavía habrá un 90% menos de puntos de recarga disponibles que estaciones de servicio.

4. Coste

El Chevrolet Volt y el Chevrolet Cruze son dos coches de la misma marca de aproximadamente el mismo tamaño. El precio del Volt, unos 41.000 euros. El Cruce arranca en unos 18.000. Para compensar el sobrecoste, es necesario recorrer unos 150.000 kilómetros.

En Estados Unidos, donde se hacen más kilómetros en coche que en Europa de media, supone ocho años de conducción… Y la gente mantiene su coche de media unos nueve años, según el New York Times Es decir, un estadounidense media solamente ahorraría dinero durante un año (a precios del petóleo actuales, claro).

5. Polución

Cuando se utiliza el coche eléctrico, es cierto que la contaminación es mínima o nula. Pero hay dos factores que entran en juego que no pueden olvidarse:

  • ¿Qué energía se utiliza para cargar el coche?
  • ¿De qué están hechas las baterías hechas y qué sucede cuando se eliminan?

A menos que tenga su propio generador de energía solar, lo más probable es que el coche eléctrico se mueva con energía eléctrica que proviene de quemar carbón o gas. Unos cuántos coches eléctricos no crearán un problema, pero cientos de miles o millones supondrán mayor contaminación. De hecho, en China la polución de un coche eléctrico supera la de uno convencional, según leímos en Tecmovia, ya que allí el 90% de las centrales es de carbón.

Junto con eso, las baterías de hidruro de níquel suponen un gran número de procesos contaminantes empezando por la minería para conseguir níquel. Las baterías de hidruro de níquel-también contienen posibles carcinógenos. Y para completar el proceso de construcción de la batería, se mueven materiales por todo el mundo, lo que añade otros contaminantes. Con tanto material tóxicos en el interior, la eliminación incorrecta de las baterías podría destruir el ecosistema de una área durante cientos de años.

6. Hidrógeno

El hidrógeno ha sido considerado como el futuro del transporte… y podría serlo. Mediante el uso de una pila de combustible lleno de hidrógeno líquido, un motor eléctrico puede funcionar emitiendo solamente agua. (hay planes a gran escala en Japón)

Su mayor problema es económico y lo mal que se ha planificado la infraestructura. Claro, que construir una estaciones de llenado de hidrógeno requiere de una inversión de casi un millón de euros…

Almacenamiento de hidrógeno también es increíblemente complicado y no se ha perfeccionado aún. Algunos vehículos, como el Honda FCX, tiene que almacenar hidrógeno líquido en un tanque presurizado.

Una vez que el almacenamiento de hidrógeno es simple, creemos que será el futuro de los coches. Pero por ahora, no está listo para el prime time.

7. Gobierno

En la actualidad, los incentivos gubernamentales están alentando la compra de coches eléctricos. Esto hace que el precio de compra se acerque un poco a los modelos tradicionales y que sean  una alternativa para los compradores.

Pero sólo como todo incentivo fiscal… es sólo cuestión de tiempo que desaparezca. Y se trata de una solución a corto plazo. El mayor problema, mientras tanto, es la reducción de costos y mientras eso no se produzca, los fabricantes no se animarán a investigar y a innovar.

8. La gasolina

Todo esto nos lleva al punto final. Los combustibles fósiles son una solución probada que todavía funciona.

A pesar de que el precio de la gasolina no para de subir (y subirá más) sigue siendo increíblemente barato para el gran viaje que tiene desde el subsuelo hasta el tanque. Además, la infraestructura está muy extendida por todo el globo y los coches son cada vez más eficientes.

¿Van a ser reemplazados los coches con motor de combustión? Por supuesto. ¿Sucederá a corto plazo? Eso ya no está tan claro…

Fuente: Bussines Insider

1 COMENTARIO

  1. Habéis ordenado en un sólo post las principales razones que se llevan discutiendo (por separado) en muchísimos sitios. Está claro que aún queda mucho para poder hablar de la “revolución de los coches eléctricos”, especialmente en España.
    Un saludo,
    Equipo de Rastreator.com

Deja una respuesta