Aston Martin, el fabricante británico famoso por sus deportivos, ha anunciado que a finales de año cesará la producción de su modelo urbano Cygnet por el escaso éxito de ventas.

En nuestra prueba del Aston Martin Cygnet (por ahora nuestra única prueba de un porducto de Gaydon), ya os contamos que el coche se basa en un Toyota iQ, el microurbano desarrollado por Toyota en 2009 como alternativa al Smart y que en tres metros puede transportar a tres adultos y un niño.

prueba_aston_martin_cygnet_44

El caso es que los Toyota IQ llegaban a la fábrica de Aston Martin, donde los desmontaban por completo y empezaban casi desde cero a montar de nuevo el vehículo, llenándolo de lujos. El resultado era maravilloso desde el punto de vista estético. Pero era muy caro y lento de producir. De hecho, cuando se lanzó en primavera de 2011esperaban vender 4.000 unidades (o eso dijo la marca), que no fueron capaces de atender. Y no le pidas a un rico que espere. Tiene otros cientos de opciones en las que gastar su dinero. Primer pecado.

De las previsiones se pasó a vender unos pocos cientos de Cygnet. Y es que el interior estaba a la altura de los Aston Martin… pero bajo el capó no se había modificado nada de la mecánica de 98 CV del iQ. Y los acabados eran excelentes y preciosos, sí… pero no para pagar casi 30.000 euros de diferencia… por el mismo coche. El cliente tipo de Aston Martin quería un deportivo y se sentía engañado. Segundo pecado, más grave si cabe.

prueba_aston_martin_cygnet_59

Ver galeria (100 fotos)

¿Por qué Aston Martin no tocó el motor lo más mínimo? Aunque nunca lo ha confesado, todo apunta a que querían reducir la media de consumo y de emisiones de CO2 de su gama para evitar o reducir las multas que tendrán que pagar los fabricantes si no cumplen la futura normativa de emisiones. Ahora, han tenido que romper el acuerdo firmado con Toyota, que suministraba un volumen de iQ determinado… y eso ha costado 10 millones de euros en forma de penalización. Tercer pecado.

Esta cancelación del Cygnet la ha tomado el nuevo accionista de referencia de la marca, Prestige Motor, un accionariado en el que también está la familia Abelló a través de Torreal. No encajaba dentro de los planes de futuro de Aston Martin, que contará con Mercedes AMG como suministrador de motores y componentes eléctrónicos para los nuevos modelos. Empieza la penitencia.

El plan es renovar por completo la gama en cuatro años. Se habla de un futuro SUV Aston Martin utilizando la experiencia de Mercedes… y aventuramos que no habrá sitio para un producto como el Cygnet. Pero el mercado apunta que este 2013 se venderán 594.000 microurbanos en Europa, y se espera que la cifra alcance las 803.000 unidades en 2020. ¿Osarán fabricar uno sobre la base del Smart? También se han oído rumores de que Mercedes busca competir con el A1 y el Mini… Y el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra…

Fuente: Reuters

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta