“El Mazda MX-5 siempre es la respuesta”, se suele decir. Y no es para menos, pues aúna en un solo concepto las principales características del disfrute de conducir: Jinba Ittai. Esta expresión japonesa significa caballo y jinete como un solo conjunto, es decir, disfrutar de la sonrisa que se dibuja en tu cara motivada por la técnica que los ingenieros han infundido en el pequeño roadster desde el primer día.

Desde su debut en 1989, el modelo ha ofrecido constantemente una visión de lo que es un deportivo racional, tomando el testigo de los antiguos biplaza británicos. Por eso se ha ganado la admiración de innumerables personas de varios países, culturas y grupos de edad. Incluso ahora, ya en su cuarta generación, el Mazda MX-5 sigue siendo uno de los mejores coches que el dinero puede comprar, siempre y cuando te guste conducir.

Ponerse al volante de un MX-5, probablemente, no acelerará tu pulso como lo haría un Porsche o un Ferrari. Pero, contrariamente a la creencia popular, la pureza y la pasión no se trata simplemente de potencia y cronómetros. Se suele decir que conducir un coche lento de forma rápida es una de las mayores emociones automotrices, especialmente cuando se trata de un descapotable ligero de propulsión, equilibrado y asequible como el Mazda MX-5.

Cada iteración del pequeño, impráctico y adorable roadster nipón ocupa su lugar en la historia del automóvil. Se ha convertido en unos de los favoritos de los clubes y las ligas de todo el mundo por su facilidad de adquisición, capacidad de modificación fácil y mantenimiento. El jefe de diseño de la marca, Kenichi Yamamoto, nunca podría haber predicho el éxito de su criatura. Lo conozcas como el MX-5, Miata, Roadster o Eunos, este es el deportivo más vendido del mundo.

Primeros pasos

La historia cuenta que el periodista estadounidense Bob Hall se reunió con el por entonces jefe de investigación y desarrollo de Mazda, Kenichi Yamamoto, en 1979. Hall era fanático de los deportivos británicos como el MG MGB y Lotus Elan, pero estaba irritado por su poca fiabilidad. Como tal, explicó que pensaba que Mazda debería construir un coche de corte deportivo sencillo con lo justo y necesario, pero con las garantías de la fabricación japonesa.

Si bien Yamamoto estaba convencido de la idea, convencer a otros dentro de la empresa era una tarea un poco más complicada. El proyecto era diferente a todo lo que la firma de Hiroshima había hecho hasta el momento, y los modelos de nicho nunca han destacado por ser enormes pozos de beneficios. Afortunadamente, en 1984, Yamamoto fue ascendido a presidente de Mazda Motor Corporation. Hall fue contratado para iniciar el proyecto.

Hoy, el MX-5 es conocido por ser uno de esos pocos irreductibles que aún confían en el eje posterior para propulsarse. Pero inicialmente no iba a ser así. Desarrollado en un momento en que las compañías estaban descubriendo los beneficios del motor transversal y tracción delantera, Mazda consideró seriamente seguir esta ruta con el MX-5. Se presentaron tres propuestas de transmisión, siendo el de tracción trasera diseñado en California el elegido.

Como modelo de nicho, el presupuesto era limitado. El motor de gasolina de 1.6 litros de un Mazda 323 fue elegido por su bajo peso y su asequibilidad, mientras que los 115 CV de potencia se transmitían a la zaga mediante una caja de cambios manual de cinco velocidades de un RX-7. La suspensión utilizada en los primeros prototipos, parcheada de antiguos modelos Mazda, se consideró inadecuada, por lo que no hubo más remedio que construir una desde cero.

Otro obstáculo al que se enfrentó el equipo de desarrollo fue el de las estrictas normas de seguridad. Fueron en parte responsables de matar los coches que inspiraron el MX-5. Afortunadamente, se utilizó la tecnología de análisis por ordenador, todavía bastante nueva en el mundo del diseño de coches, y se creó un diseño simple, pero atractivo y ligero que cumplía con las regulaciones. Se creó un prototipo a gran escala, y se mostró por primera vez en 1987.

Durante los próximos meses, siguieron más prototipos, y la reacción de los afortunados periodistas que pudieron conducirlo fue abrumadoramente positiva. Hasta entonces, nuestro protagonista todavía no había recibido ningún nombre. Finalmente, en 1989, Mazda se había decidido por la denominación MX-5, que significa “Mazda Experiment” proyecto número 5, y fue mostrado ante el público norteamericano en el Salón del Automóvil de Chicago en febrero.

Mazda MX-5 NA (1989-1997)

Lanzado en Estados Unidos como model year 1990, el Mazda MX-5 (NA) no podría haber llegado de mejor forma al mercado. La primera generación fue pura, capturando la esencia del motor en sus niveles más básicos. Tenía todo lo que necesitabas en un pequeño roadster y nada que no tuvieras: el único toque de ornamentación eran los faros plegables. Fue modelado de forma inteligente teniendo en mente a los deportivos británicos de MG, Lotus y Triumph.

Para garantizar un gran perfecto equilibrio de pesos, el motor se colocó detrás de un eje delantero equipado con una suspensión independiente de doble horquilla, al igual que la zaga. La única transmisión disponible (hasta 1990) era una unidad manual de cinco velocidades. Basta decir que un éxito instantáneo. Tanto de hecho, que los concesionarios añadieron primas, y el MX-5 (NA) revivió por sí solo el mercado de los pequeños descapotables de dos asientos.

Durante su primer año, se adjudicaron 23.052 ejemplares en Estados Unidos y, en sus ocho años de vida, se hicieron 431.544 para todo el mundo. Con un precio similar al del Volkswagen Golf GTI coetáneo, el MX-5 (NA) no destacaba ni por practicidad ni por prestaciones apabullantes, pero de eso no se trataba. Su motor de gasolina 1.6 entregaba 115 CV y 135 Nm, lo que, unido a un peso de 955 kilos, hacía posible alcanzar los 100 km/h en 8,7 segundos, y te divertirías haciéndolo.

Mazda MX-5 NB (1998-2004)

La segunda generación del Mazda MX-5 (NB) debutó en el Salón del Automóvil de Tokio en 1997 y salió a la venta en enero de 1998. Abandonó los icónicos faros emergentes de su predecesor, en gran parte motivado por los requisitos ​​de seguridad contra accidentes de peatones. Y aun repitiendo plataforma, también era un poco más largo (aunque seguía sin alcanzar los cuatro metros) y más pesado (por primera vez se superaba la tonelada).

Las ruedas también vieron un aumento de tamaño (de 15 pulgadas en los modelos 1.8 y hasta 17” en la versión Mazdaspeed) y la eficiencia aerodinámica mejoró de un Cx de 0,38 a 0,36. En cuanto al manejo y la estabilidad, la suspensión totalmente independiente, transportada de la generación previa, se complementó con un conjunto de barras antivuelco más grandes, mejores frenos y un sistema ABS opcional. El motor 1.8 incrementa su potencia de 130 CV a 140 CV.

En 2004, el MX-5 fue reajustado por Mazdaspeed, el preparador interno del fabricante japonés. Lanzado solo en América del Norte, este modelo presentaba un turbocompresor IHI de geometría fija que aumentaba la potencia y el par motor hasta los 178 CV y ​​225 Nm, respectivamente. Con este propulsor y 1.150 kg de masa, podía alcanzar los 100 km/h en 7 segundos exactos y correr hasta los 204 km/h. Solo se fabricaron 5.428 unidades.

A modo de curiosidad, en mayo del 2000, después de que se fabricasen casi 532.000 MX-5 de primera y segunda generación, el Guinness World Records lo certificó como el coche deportivo de dos plazas más vendido en la historia. Cuatro años después, Mazda celebró la producción del ejemplar número 700.000.

Mazda MX-5 NC (2005-2014)

La tercera generación del Mazda MX-5 (NC) se presentó en 2005. Si bien el diseño exterior (obra de Moray Callum, hermano de Ian) se asemeja a la segunda generación, no comparten componentes. Esta nueva iteración traía tecnología y elementos de seguridad actualizados, y estaba disponible tanto con techo rígido como blando. Los motores aumentaron de cilindrada y potencia, ahora con un 1.8 de 126 CV en el nivel de entrada y un 2.0 de 160 CV.

También era algo más largo, ancho y alto, lo que repercutió en un peso más elevado. La masa mínima ahora quedaba establecida en 1.155 kilos. Continúa siendo meritorio, especialmente en una década donde el peso de los coches no paraba de aumentar con cada nueva generación que llegaba, pero aún así eran 200 kg más que el Mazda MX-5 original. Se comercializó tanto con capota dura (manual o retráctil eléctricamente) como de lona.

Nuevos faros y luces traseras llegaron en 2008 como parte del primer lavado de cara, al igual que una parrilla rediseñada que recordaba a los Mazda 3 y RX-8 de la misma época. Entras las actualizaciones, se aumentó la línea roja del motor en 500 rpm (a 7.200 rpm). En 2012, el control de estabilidad y el de tracción se impusieron como dotación de serie, y en 2013 recibió otro pequeño rediseño estético superficial antes de finalizar sus ventas en 2014.

Mazda MX-5 ND (2015-Hoy)

El último Mazda MX-5 (ND) fue revelado en el Salón del Automóvil de París en 2014, y al verano siguiente hizo su debut en Reino Unido durante el Festival of Speed de Goodwood. Funcionando a contracorriente, la marca volvió a sus orígenes con una estructura más compacta y rígida, lo que permitió aumentar tanto el confort como la dinámica a la vez que el peso disminuía en 82 kg en su versión de acceso en comparación con la generación anterior.

También se diseñó en torno al motor más pequeño jamás instalado en un MX-5, una unidad de 1.5 litros proveniente del Mazda 2. Produciendo 131 CV, en realidad era más potente que el antiguo motor de 1.8 litros, pero también se dispuso a los clientes de una versión de 2.0 litros con 160 CV, completado con un diferencial de deslizamiento limitado y amortiguadores Bilstein. Ambas mecánicas fueron revisadas en 2019 para entregar 132 y 184 CV respectivamente.

Un gran cambio para el MX-5 (ND) fue la sustitución de la dirección asistida hidráulica por una eléctrica (igualmente buena). En el habitáculo, todas las superficies fueron cubiertas con materiales de mejor calidad, e incluso se instaló un sistema de infoentretenimiento con pantalla de siete pulgadas. En abril de 2016, su estatus como el descapotable biplaza más vendido del mundo quedó patente cuando salió de Hiroshima la unidad número 1.000.000.

En 2017, en virtud de aquellos que deseaban una capota dura, se estrenó el MX-5 RF (Retractable Fastback), con un techo replegable automáticamente que añade 40 kg al conjunto. Durante el Salón del Automóvil de Chicago de 2019, Mazda puso a disposición de los clientes una versión de edición especial, el 30 Aniverario. Limitado a 3.000 ejemplares, todos ellos pintados en Racing Orange, presentan llantas de aleación Rays y frenos delanteros firmados por Brembo.

Mazda MX-5: Cronología

1983: Mazda comienza las deliberaciones acerca de un programa sobre la construcción de un deportivo ligero. En noviembre comienza el proyecto inicial.

1986: En febrero comienza el proyecto de producirlo en masa.

1987: En abril, la marca realiza una encuesta al consumidor en Pasadena, California, Estados Unidos. Siete meses después, el diseño es aprobado.

1989: El Mazda MX-5 (NA) debuta públicamente en febrero durante el Salón del Automóvil de Chicago.

1990: En marzo aterriza la versión con transmisión automática. En octubre gana el premio al Coche Deportivo del Año en Reino Unido y Australia, y Coche del Año en Nueva Zelanda.

1993: El motor de 1.8 litros se añade a la gama en julio.

1998: Aunque presentado en el Salón del Automóvil de Tokio de 1997, no fue hasta enero de 1998 cuando llegó a los concesionarios la segunda generación del Mazda MX-5 (NB).

2002: En julio se actualiza el diseño (NB2), se mejora la rigidez de la carrocería y se potencia el motor 1.8.

2004: Lanzamiento del Mazda MX-5 Mazdaspeed en febrero (5.428 unidades) y fabricación del ejemplar 500.000 en marzo.

2005: En mayo es reconocido por Guinness World Records como el deportivo biplaza descapotable más vendido del mundo. En agosto se lanza la tercera generación (NC).

2007: En enero, el total de Mazda MX-5 vendidos en todo el mundo asciende hasta los 800.000 ejemplares.

2008: Restyling en diciembre (NC2).

2011: La producción del Mazda MX-5 alcanza las 900.000 unidades en febrero, un nuevo récord Guinness.

2013: Segundo lavado de cara de la tercera generación (NC3).

2014: Hace su debut público en septiembre el Mazda MX-5 de cuarta generación (ND).

2016: En marzo recibe el premio World Car of the Year y World Car Design of the Year en el Salón del Automóvil de Nueva York. En abril sale de Hiroshima la unidad número 1.000.000 y, a finales de año, entra en producción el MX-5 RF de techo duro retráctil.

2018: Ambas mecánicas, tanto el 1.5 como el 2.0 Skyactiv-G aumentan su potencia y par motor y Mazda rebautiza el coche (ND2).

2019: 30 años después de presentar el primer MX-5, se muestra la edición 30 Aniversario durante el Salón del Automóvil de Chicago en febrero.

A lo largo de su vida, el Mazda MX-5 se ha ganado una gran base de fanáticos, ya sea gracias a su manejo, la diversión que genera o el bajo precio de mantenerlo. Ha demostrado ser popular en muchas formas e incluso ha sido objeto de una gran cantidad de modificaciones del mercado de accesorios. El Mazda MX-5 es un testimonio andante de lo que un deportivo “puro” ha de ser: de aspecto deslumbrante, ligero, ágil y sobre todo, divertido. ¿Qué más se puede pedir?

¡Larga vida al Mazda MX-5, el deportivo para todos los bolsillos!

Galería de fotos:

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta