Mercedes-Benz planea construir una familia de coches eléctricos bajo la nueva submarca EQ. El primero en llegar ha sido el SUV compacto EQC, luego el monovolumen EQV, y ahora tenemos la primera mirada encubierta del próximo modelo. Bajo el nombre de EQ Concept, aún tenemos que esperar al Salón del Automóvil de Frankfurt para ver las formas definitivas, pero Mercedes ya nos ha mostrado su interior.

Se rumorea desde hace algún tiempo que la casa de la estrella está poniendo a punto un sedán eléctrico en proceso y, a juzgar por el perfil del teaser, podría ser este. El conocido hasta ahora como Mercedes EQS, sería efectivamente un Clase S eléctrico concebido con los materiales más sofisticados, la mejor tecnología y lo mejor de lo mejor reservado para él. Si el EQS aparece como un prototipo en Frankfurt, en realidad tendría mucho sentido.

Mercedes-Benz podría estar ansiosa por robar el foco de atención de Porsche y su inminente berlina eléctrica, el Taycan. Mientras que este último hará su debut público el 4 de septiembre, los medios de todo el mundo, el tercer coche de la familia EQ llegaría como coche de producción a lo finales del año que viene o ya en 2021. Es difícil distinguir los detalles del concepto, pero será interesante ver como el lenguaje de diseño de la gama EQ evoluciona hacia un sedán.

Volviendo al interior del Mercedes EQ Concept, podemos apreciar un espacio lujoso y futurista. Cuenta con cuatro asientos individuales montado sobre un suelo aparentemente plano separado por un túnel central suspendido que fluye desde el salpicadero hasta la parte trasera. Las fotos que aparecen en la página de Facebook de Mercedes van acompañadas de una breve descripción que dice “la historia de EQ continúa. Somos pioneros en el futuro del lujo moderno sostenible”.

Los pasajeros traseros tienen mucho espacio para las piernas y una cantidad decente de espacio para la cabeza, a pesar de la inclinación del techo. La falta de pilares B insinúan la implementación de puertas suicidas, mientras que los espejos retrovisores exteriores han sido eliminados a favor de unas pequeñas cámaras en el pilar A. En consonancia con la enorme pantalla centras, los reposabrazos también hacen lo propio con unidades más pequeñas.

El hecho de que todavía tenga un volante es una señal obvia de que Mercedes ha imaginado este prototipo eléctrico con la libertad de que el conductor pueda manejar el coche a la antigua usanza. Eso sí, es lógico pensar que el supuesto EQS acoja un sistema de conducción autónomo altamente avanzado. Ah, tampoco hay espejo retrovisor central tradicional, ya que ha sido reemplazado por otra pantalla.

Si bien el Mercedes Clase S convencional (W223) saldrá en 2020, se espera que su contraparte eléctrica llegue más adelante. Si nos fiamos en los rumores que pululan en la red, se construirá sobre la nueva arquitectura eléctrica modular (MEA), con un motor eléctrico en la parte delantera y otro en la parte posterior, haciéndolo un coche de tracción a las cuatro ruedas. Veremos que nos trae Mercedes en el Salón de Frankfurt.

Fuente: Mercedes

Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta