El Mercedes SL R129 es un modelo que marcó época y que actualmente está bien valorado como clásico incipiente. Al final de su vida comercial hubo una versión realmente exclusiva que se basaba en el ya peculiar SL600. Recibió el nombre de Mercedes SL 73 AMG por la cilindrada de su motor y el tratamiento realizado por la firma de Affalterbach. Aunque se dijo inicialmente que se hicieron 85 unidades (y 50 compradas por el Sultán de Brunéi), las últimas estimaciones afirman que apenas hay entre 40 y 50 ejemplares.

Precisamente uno de ellos sale a subasta próximamente y por eso es buen momento para hacer un repaso a su historia. Este exclusivo ejemplar realizado entre 1997 y 2001 tras la actualización apenas se distingue del resto de versiones del Mercedes R129. Apenas le delatan las llantas AMG de 18 pulgadas (antes de 17), unos paragolpes ligeramente diferenciados (pero sin estridencias), la salida de escape doble y los logotipos que acreditan que es un 73 AMG.

A pesar de su discreta apariencia, la clave del Mercedes SL 73 AMG se escondía bajo su capó. Porque montaba el bloque M120 del SL 600 (un V12 de 6.0 litros) con una serie de modificaciones más que interesantes. Cuando llegaba el ejemplar original a las manos de AMG, lo que hacían era desmontar por completo el motor y aumentar la cilindrada del V12 atmosférico hasta los 7.3 litros. Entre los cambios también había mejoras en la admisión, pistones de titanio o el propio escape.

Con todo eso y los correspondientes refuerzos se lograban unos impresionantes 525 CV y ​​750 Nm de par, cifras bastante abultadas hace dos décadas. De esta forma, el Mercedes SL 73 AMG conseguía unas prestaciones significativas a pesar de superar ligeramente las dos toneladas de peso. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y su velocidad máxima llegaba a 322 km/h (si se quitaba la limitación electrónica a 250 km/h).

Ese superlativo motor que realizó AMG tuvo tanta repercusión por su tamaño y capacidades que Horacio Pagani lo escogió para su superdeportivo. En el Pagani Zonda incluso hemos visto como podía alcanzar niveles de potencia superiores, hasta 800 CV en la edición de despedida Zonda Revoucion. Aún así, llama la atención que el Mercedes SL 73 AMG sea aún más exclusivo que los superdeportivos italianos debido a su tirada tan limitada.

Si nos centramos en la unidad que se subastará el próximo 24 de octubre hay que decir que fue entregada en Japón en 1999 y que su estado de conservación es envidiable. No ha llegado a recorrer ni 35.000 kilómetros y tiene una llamativa configuración de exterior en negro e interior del mismo tono con molduras de madera haciendo contraste. No se ha desvelado el precio estimado, pero podemos suponer que superará las seis cifras.

Fuente: RM Sotheby’s

Galería de fotos:

Ver galeria (21 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta