La familia de los BMW más potentes acoge a un nuevo miembro entre sus filas. Después de que el pasado verano los BMW M6 Coupé y Cabrio se uniesen a una gama que ya contaba con el X5 M, el X6 M (que pudimos probar en el Jarama) y, como no, el M5, tenía que llegar el tremendo motor 4.4 V8 biturbo al nuevo BMW Serie 6 Gran Coupe.

Y así ha sido. Este coupé de cuatro puertas y 5,01 metros de longitud (con un maletero de 46 litros) monta ahora el propulsor con tecnología TwinPower Turbo, dos turbocompresores Twin Scroll, inyección directa, sistema Valvetronic y Doble-Vanos. Este sinfín de nomenclaturas son las responsables de que el coche rinda nada menos que 560 CV de potencia entre 6.000 y 7.000 rpm. Y un  par máximo de 680 Nm entre 1.500 y 5.750 rpm.

Como buen BMW que se precie, esta potencia se traslada a las ruedas traseras, que montan neumáticos neumáticos 295/30 R20, por medio de una caja de cambios automática y secuencial de doble embrague M Double Clutch Transmission, con siete marchas.

Las prestaciones que anuncia el BMW M6 Gran Coupé son espectaculares. Su aceleración de 0 a 100 km/h se queda en apenas 4,2 segundos con sistema Launch Control y la velocidad máxima se ha limitado electrónicamente a 250 km/h. Eso sí, si el cliente lo desea,  puede adquirir el paquete M Driver’s Package que elimina el limitador para que el coche alcance los 305 km/h de velocidad máxima.

Ver galeria (13 fotos)

El consumo medio homologado de BMW M6 Gran Coupé se queda en 9,9 litros/100 km, con unas emisiones de CO2 de 232 g/km, una cifra muy buena si tenemos en cuenta sus prestaciones y que pesa casi dos toneladas (1.950 kilos de peso). El dato es el idéntico al del BMW M6 Coupe, 25 kilos más ligero, gracias a que cuenta con sistema Start/Stop de serie.

Pero esta bestia tan bella no solamente es capaz de asustar en línea recta. Equipa todas las soluciones dinámicas propias de la gama M: diferencial activo M, control dinámico de la amortiguación DDC o la dirección hidráulica con relación variable M Servotronic. El conductor puede memorizar sus reglajes preferidos en las dos teclas M del volante, pero son totalmente configurables desde los mandos situados junto al cambio

No falta la suspensión de flexibilidad variable, frenos potenciados (carbocerámicos opcionales), llantas de 20 pulgadas, retrovisores específicos (como el espoiler y las tomas frontales de aire), cuádruple salida de escape 2 a 2 flanqueado por un generoso difusor y el techo de plástico reforzado con carbono CFRP (como el difusor trasero o las branquias M en sus aletas) para bajar peso y centro de gravedad caracterizan al M6 Gran Coupé.

Su interior también rezuma deportividad al utilizar asientos delanteros M tapizados en cuero, al igual que el techo forrado en alcántara con una franja de piel. Detrás hay dos asientos individuales, pero en el centro puede viajar un ocupante de manera muy ocasional, pues carece de reposacabezas. Estos asientos traseros se pueden abatir en dos partes 40:60 y así su maletero puede pasar de 460 a 1.265 litros.

Disfruta además de un generoso equipamiento de serie que incluye cámara para las maniobras marcha atrás, head-up display, sistema de visión nocturna mediante infrarrojos con detector de peatones, faros totalmente LED, reconocimiento de las señales viales y alerta por cambio de carril.

Aún no conocemos el precio definitivo, pero debería rondar los 150.000 euros, unos 30.000 euros más que un M5 con el mismo propulsor.

Te dejamos ahora con un par de vídeos en los que puedes apreciar mejjor los detalles. El primero se centra en el exterior del BMW M6 Gran Coupe:

El segundo hace un exhasutivo repaso al interior del coche:

Fuente: BMW

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta