Tras la adquisición de Opel por parte del Grupo PSA estaba claro que iban a cambiar muchas cosas en la marca de origen alemán. Una de las últimas polémicas fue el nuevo convenio de la planta de Figueruelas (Zaragoza), finalmente aprobado, aunque con mucha división de opiniones. Y después de replantear la producción, parece que le toca el turno a las concesiones. Opel ya ha comunicado que va a cancelar el contrato a toda su red de concesionarios en España.

Aunque esta medida no es tan extrema como suena y tiene una explicación. Se trata de un preaviso que adelanta la cancelación del contrato de distribución dentro de dos años. Será en 2020 cuando la acción se haga efectiva y no es algo terminante. En los próximos meses quieren empezar a reunirse con las concesiones para discutir sus necesidades y sus objetivos de cara al futuro. Tras esos encuentros se ofrecerá un nuevo contrato que entraría en vigor en dicha fecha.

Esta decisión viene a colación del plan PACE!, la hoja de ruta de la marca para los próximos años. Una de las premisas principales es que Opel sea una marca rentable y que se incremente la eficiencia en todas las áreas de negocio. En el ámbito de la venta y posventa de los vehículos se pretende implantar nuevos programas que mejoren el rendimiento de ventas y la atención al cliente. Para conseguirlo creen que es necesario simplificar el sistema de trabajo.

Opel quiere que sus concesionarios manejen herramientas menos complejas en el futuro y que trabajen con menos cargas administrativas. Se hará menos énfasis en las exigencias de objetivo y se montará un sistema de bonificaciones y premios en función de las ventas y la satisfacción del cliente. Veremos lo que depara la negociación del nuevo contrato para la red de concesionario, pero mientras tanto continúan los rumores en Europa. Se dice que PSA querría reducir la red en un tercio, en total entre 1.500 y 1.600 concesionarios menos en todo el continente.

Fuente: El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta