Logo de Noticias Coches
Opel Elektro GT
Luis Blázquez

Opel Elektro GT, el primer caza récords de los coches eléctricos

Aunque en la década de los 70 el coche eléctrico aún estaba lo que se dice “en pañales”, un hombre el Alemania estaba convencido de que lo eléctrico era el futuro. Parece que, al final, el tiempo le está dando la razón. Hablamos de George von Opel y su criatura biplaza, el Opel Elektro GT, un prototipo que buscaría alcanzar la gloria para vehículos eléctricos hace ya 50 años.

Retrocedamos hasta 1971. Los astronautas del Apolo 15 se convirtieron en los primeros en conducir un vehículo completamente eléctrico tras aterrizar en la Luna. Ese mismo año, un Opel GT muy especial también demostró que los motores eléctricos no sólo eran aptos para los coches de golf. En mayo, la firma germana se propone como objetivo establecer nuevos récords para los vehículos eléctricos, y los días 17 y 18, en el circuito local de Hockenheim, el alto mando de la marca quiso buscar un nuevo récord de velocidad para vehículos de batería.

El intento de récord con el Elektro GT de Georg von Opel, nieto del fundador de Opel, Adam Opel, y un exitoso hombre de negocios y un atleta de talla mundial, no era sólo una “prueba de un prototipo” para el futuro de los coches 100 % eléctricos, sino también la continuación de una tradición familiar. Su primo “Raketen-Fritz” (el “hombre-cohete” Fritz) acaparó los titulares de 1927 a 1929 con demostraciones con cohetes que alcanzaron su punto álgido en el circuito de Avus en 1928 con el RAK 2, con el que consiguió una punta de 238 km/h.

Para la ocasión, la carrocería del pequeño GT se modificó con el cierre de todas las entradas y salidas de aire en el frontal, con un capó “aplanado” –el cual dejaba atrás el característico abombamiento del GT necesario para el carburador–, la eliminación de ambos parachoques, los retrovisores y los tiradores de las puertas, así como el vaciado completo del habitáculo, prescindiendo de todo elemento superfluo. A grandes rasgos, se trataba de un automóvil de competición, donde la función prevalece sobre la forma para lograr conseguir los récords.

Hockenheimring (17/18 de Mayo de 1971)

No hace falta decir que un coche tiene que ser más resistente que el modelo de producción para intentar conseguir un récord: en lugar de un motor de cuatro cilindros y 1.9 litros de 90 CV del modelo que se podía adquirir en los concesionarios, hay dos motores eléctricos de corriente continua (CC) cortesía de Bosch bajo el capó del GT eléctrico. La potencia de salida era de 88 kW o 120 CV, brevemente hasta 118 kW (160 CV). Por lo tanto, el impulso para el intento de récord supera claramente al motor de combustión original del Opel Rekord (C).

Varta fue el suministrador de las cuatro baterías de níquel-cadmio emplazadas al lado y tras el conductor. Con un total de 280 celdas, las baterías añadían 590 kilos de peso a los 960 kg del GT de producción, con un total de 1.550 kg, más o menos lo mismo que el Diplomat (B). El sistema de gestión electrónica ocupa todo el maletero y, sobre este, algo único en el GT, había un gran alerón. Los pilotos traseros se eliminaron y sus huecos se taparon. Y en el sitio de del silenciador del sistema de escape se instalaron otros sistemas de refrigeración.

Dentro del vano motor los motores eléctricos sustituyeron al motor de gasolina, mientras una batería convencional de 12V proporcionaba la electricidad necesaria para la electrónica. Las baterías (en ese momento habituales de los aviones de combate), se montaban sobre un bastidor especial y dejaban el espacio justo para poder acomodarse en un asiento normal, como recién acabamos de comentar. Al volante del Elektro GT, Georg von Opel estableció el 17 y 18 de mayo de 1971 cuatro récords mundiales para vehículos con motor eléctrico:

  • Distancia de 1 kilómetro: 19,061 segundos a 188,86 km/h
  • Aceleración en 1 km desde parado: 31,066 s a 115,88 km/h
  • Aceleración en 0,5 km desde parado: 19,358 s a 92,98 km/h
  • Aceleración en 0,25 millas (0,4 km) desde parado: 16,869 s a 85,87 km/h
  • Distancia de 10 km desde parado: 4 min 43,69 s a 126,89 km/h
  • Distancia de 10 millas (16 km) desde parado: 7 min 35,63 s a 127,15 km/h
Hockenheimring (17/18 de Mayo de 1971)

Sin embargo, la reducida capacidad energética de las baterías de níquel-cadmio impidió la consecución de un séptimo récord mundial: recorrer 100 km a una velocidad constante de 100 km/h. El intento terminó tras cubrir apenas 44 km. Sin embargo, el que fuese el primer cero emisiones de Opel, demostró que un vehículo completamente eléctrico podía alcanzar la velocidad de un deportivo coetáneo sin consumir una sola gota de combustible. Habría que esperar hasta 2020 para ver de nuevo un eléctrico entre las filas de la marca, el Corsa-e.

Fuente: Opel

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • coupé
  • Opel
  • prototipos