Peugeot es probablemente la marca de PSA que más pasiones está levantando. Lo han conseguido en los últimos años con productos como la berlina 508 y más recientemente el pequeño 208. También con sus planes de electrificación, que irán llegando próximamente a toda su gama. Por lo tanto es la marca más indicada para volver a Estados Unidos, un mercado en el que no han tenido presencia durante las últimas décadas y que podría ser importante de cara al futuro.

Este movimiento ya sonó hace algo más de dos años, pero ahora se confirma después de estar pasando por un momento bastante dulce. En el Grupo PSA ha habido una fuerte reestructuración tras la incorporación de Opel, que ahora vuelve a ser rentable. Eso permite que se establezcan nuevas metas. Tras haber estudiado detenidamente cuál sería la marca ideal para la vuelta de los franceses a América del Norte, han determinado que será Peugeot la elegida, pero todavía queda tiempo para que se haga efectivo.

Se ponen como plazo el año 2026 para la llegada de los primeros Peugeot a los concesionarios estadounidenses. Antes de eso irán trabajando en otros ámbitos, como el desarrollo de plataformas de movilidad y coche compartido. De esa forma también podrán ir recibiendo información sobre las tendencias del mercado. Por el momento se limitarán a 15 estados y a 4 provincias en Canadá, sin embargo, con eso cubrirían el 62 % de las ventas de la región.

Lo que por el momento no se contempla es abrir fábricas para ensamblar coches allí. Por el momento quieren comenzar por lograr buenos volúmenes de ventas y ya el tema de la producción se podría reconsiderar si alcanzan el éxito. Lo cierto es que Peugeot salió de Estados Unidos en 1991 por varios motivos como los bajos niveles de ventas y la recesión que arrastraban desde la crisis del petróleo. Veremos si el futuro de Peugeot en esta región se va saldando de forma positiva.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta