En muchas ocasiones, grandes cosas surgen de la casualidad. Actores o cantantes que llegan a los más alto por un imprevisto que se torna en su favor, empresas que triunfan si saber muy bien por qué, o coches cuyo destino previsto era muy diferente al que finalmente fue. Este es el caso de nuestro protagonista. Esta es la historia del Porsche 944.

Para encontrar el origen de este espectacular deportivo no solo hay que buscar el rastro en otro modelo anterior, sino que también hay que poner el foco en otra compañía. Y es que, si todo hubiese seguido su orden lógico, posiblemente el Porsche 944 nunca hubiese existido.

Porsche 924: el antecesor

Porsche 924 S
Porsche 924 S

Inicio de los años 70. En la sede de Volkswagen le dan vueltas a una idea. El proyecto EX-425 está sobre la mesa. El objetivo no es otro que intentar competir con los deportivos que han lanzado los competidores japoneses de Volkswagen y Audi: el 2000GT de Toyota, el Nissan Datsun 240Z y el Mazda Cosmo.

Para llevar a cabo dicho propósito la compañía alemana llega a un acuerdo con un seguro en lo que a los coches deportivos se refiere: Porsche. El Grupo Volkswagen y la compañía de Stuttgart comenzaban a colaborar mucho antes de que unieran sus caminos definitivamente.

El encargo era claro. Porsche debía diseñarlo y crearlo. El vehículo final sería un Volkswagen o un Audi. Por ello, debía tener el mayor número posible de piezas de la marca de Wolfsburgo y debía incluir un motor refrigerado por agua de cuatro cilindros ya existente en Volkswagen/Audi.

La sociedad de Porsche y Volkswagen no llegó a buen término por una serie de factores que nada tenían que ver con el propio coche. En 1973, la crisis del petróleo había hecho caer las ventas de vehículos y la situación llamaba a la cautela. Además, en esos momentos estaban desarrollando el Scirocco, la gran apuesta para ser el deportivo del pueblo. El temor de que ambos automóviles pudieran entrar en conflicto llevó a Volkswagen a dar marcha atrás y desentenderse del proyecto.

Pero, lejos de acabar en un cajón o directamente en la basura, en Porsche le habían cogido cariño y decidieron comprarlo y sacarlo adelante. De esta maniobra surgió el Porsche 924, un coche que serviría de entrada al universo de la marca a muchos clientes. El 924 contaba con todos los avances de dirección y suspensión de Porsche, pero mantenía ese motor original V4 de Volkswagen, lo que no sentó muy bien en cierto público.

Comienza la historia del Porsche 944

Historia del Porsche 944

Las críticas de los más fanáticos a la marca alemana de deportivos hicieron que los responsables se plantearan dar con una solución para hacer del 924 un “auténtico Porsche”. Esto supuso el verdadero comienzo de la historia del Porsche 944.

Para hacerlo realidad se cogió la base del Porsche con motor Volkswagen y se empezaron a hacer modificaciones. El principal problema era precisamente ese: el motor. Y también era lo más importante. Para que realmente fuera un Porsche lo primordial era que su motor lo fuera también. Pero aquí había un problema. La compañía de Stuttgart no tenía ningún V4. ¿La solución? La de Salomón, partir por la mitad un V8.

Un deportivo Porsche con un motor Porsche

Porsche 944 S2
Porsche 944 S2

Como se puede intuir, no fue tan fácil como cortar un bocata. El motor elegido para ser dividido fue el V8 del Porsche 928, que había sido desarrollado como motor delantero tras las acusaciones de peligrosidad de los coches con motor trasero que había propagado con mucho éxito el abogado Ralph Nader.

El motor de cuatro cilindros conseguía una potencia de 163 CV. A partir de 1986, la versión con catalizador se quedaba en 150 CV, que se aumentaron hasta los 160 CV en el modelo de 1988 gracias a su compatibilidad con gasolina súper sin plomo. En su última actualización, que llegó en 1989, la cilindrada de 2,7 litros permitió conseguir 165 CV de potencia.

Además, el Porsche 944 enseguida contó también con una versión turbo que conseguía 220 CV. Hubo hueco también para el 944 S y S2 y, también al Turbo S que alcanzaba los 261 km/h y pasaba de 0 a 100 en 5.5 segundos. También tuvo su versión cabria.

La diferencia también está por fuera

Historia del Porsche 944

Además de conseguir, gracias a su motor, ser un “auténtico Porsche”, el 944 también mostró sus diferencias con el 924 en su exterior. El vehículo contaba con un spoiler delantero con topes de goma y, en la parte trasera, portaba otro spoiler cuadrado bastante más ancho que el del 924.

La imagen general era mucho más elegante y agresiva que la del Porsche con motor Volkswagen. El deportivo se conducía con mucha facilidad, la ergonomía estaba mejorada y contaba con grandes avances para hacer la experiencia más placentera.

El fin de la historia del Porsche 944

A pesar de su éxito, a principios de los años noventa Porsche decidió parar las máquinas y que la historia del Porsche 944 llegara a su fin. En su camino, este peculiar Porsche que había llegado casi por casualidad se había convertido en el vehículo más vendido de la marca.

Sin embargo, no había podido conseguir el respeto de los grandes puristas de la marca. Quizás fuera por ello que Porsche decidiera abandonar con él la producción de deportivos con motor delantero. Algo que, años después, recuperaría y que hoy en día presentan algunos de sus modelos más exitosos.

A pesar de los esfuerzos de Porsche para diferenciarlo del 924 y convertirlo en un auténtico Porsche, para muchos no fue suficiente. Pero, dejando aparte los sentimentalismos y centrándonos solo en el coche, el Porsche 944 fue un verdadero éxito, un vehículo que reunía belleza y rendimiento. Poco más se puede pedir a un deportivo que pudo haberse quedado olvidado en un cajón.

Fuente: Porsche, Silodrome, Automobile.

1 COMENTARIO

  1. Va en serio? lo ha contrastado en otros medios? me encantan los motores en V pero para ello se precisa un morro amplio, cosa que la caja del 924/44 no dispone así que colocar un V4 de origen VW (No me sale ninguno) era complicado.

    La ergonomia del 924 al 944 cambio en …. ¿el volante? creo recordar que en el interior del primer 944 solo cambiaba el volante de origen VW por unos preciosos de Porsche heredados de los 911 de la época.

    Le dire algo, la historia del 924 es super interesante, hay varios libros sobre ello, en aleman e ingles, que se le va a hacer, pero en algo ha acertado, en el V8 del 928 y en que el morro del 944 se saco de la mitad de uno, pero en linea, es por ello que lleva contrarotantes, intente verificar la información y edite el articulo, estoy seguro que es usted un buen periodista

Deja una respuesta