Un estudio reciente de la consultora Oliver Wyman , afirma que se avecinan avances positivos para la industria automotriz. Parece que la producción mundial de coches podría aumentar un 30 % para 2030, alcanzando unas cifras inéditas hasta el momento. Si nos guiamos por estas estimaciones, podría llegarse a los 123 millones de vehículos fabricados de cara a ese año citado anteriormente. Sin duda, un reto para el que tienen que estar preparados fabricantes y proveedores.

Una de las claves para este enorme crecimiento, es que en la próxima década empezarán a llegar varios avances tecnológicos y tendencias que podrían cambiarlo todo. Por un lado, hablamos del verdadero boom de la movilidad eléctrica y del coche autónomo. Por el otro, del asentamiento del vehículo compartido y de nuevos canales de distribución de pago por uso. Pueden parecer términos lejanos y tendencias que a muchos no nos gustan, pero realmente están a la vuelta de la esquina.

La movilidad eléctrica ya es una realidad, aunque avanza a pasos pequeños debido a la falta de infraestructura (al menos en nuestro país). Se espera un fuerte incremento entre 2020 y 2025 debido al endurecimiento de las normativas de emisiones. Tanto, que se espera que para esos años los eléctricos representen más de un 60 % del total de las ventas. China será uno de los mercados con mayor presencia (33 % del parque móvil eléctrico en 2030) y Europa seguirá su senda con un 25 % de eléctricos. En otras zonas como Estados Unidos, Sudamérica o África la acogida no será tan positiva.

Según el estudio, el nivel 5 de conducción autónoma, por el cuál no es necesaria la intervención del conductor, llegará entre 2025 y 2030. De esta forma estiman que el 25 % de los coches vendidos en 2030 tendrán una automatización parcial (niveles 3 o 4), mientras que el 15 % ya serán completamente autónomos. Para llegar a ese punto tiene que haber una colaboración plena entre fabricantes de automóviles, empresas tecnológicas y otros agentes.

El vehículo compartido que ya está comenzando su andadura en nuestro país, se espera que gane popularidad en las próximas décadas. El estudio augura un aumento del 95 % para el año 2040 en Europa si se compara con el vehículo particular, el avión o el tren. En Estados Unidos el crecimiento sería del 144 % y en China del 358 %. A pesar de eso, no habrá un gran impacto en cuanto a las ventas a particulares, que solamente experimentarán una caída del 1 %.

Fuente: Europa Press

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta