La cuarta generación del Ford Focus acaba de llegar a los concesionarios. Suponía un gran salto debido a que adoptaba la nueva plataforma C2, de la que se espera un comportamiento mejorado. Y nosotros no podemos evitar pensar en las versiones deportivas de este modelo. El Ford Focus ST podría llegar a principios de 2019 y ya hay algunos rumores bastante optimistas. Se dice que podría adoptar la misma mecánica que el anterior Focus RS.

Para ponernos en situación hay que decir que el Focus ST de tercera generación se valía de un 2.0 EcoBoost de 250 CV (también había un diésel de 185 CV disponible). Por encima quedaba el Focus RS con su 2.3 EcoBoost de 350 CV, mismo bloque que monta el Mustang de acceso y que iba con un sistema de tracción en el compacto. A priori parece demasiado motor para un ST, pero la marca del óvalo llevará a cabo una serie de modificaciones para adaptarlo.

Aunque la mayoría de elementos internos serán los del 2.3 EcoBoost original, para montarlo en el Ford Focus ST se rebajará su potencia y se adaptará a la tracción delantera. Hay que tener en cuenta que este modelo será rival de los Volkswagen Golf GTI, Renault Mégane RS o Peugeot 308 GTi; por lo que su potencia podría quedar entre los 270 y los 300 CV. También se habla de que la caja de cambios manual será la única opción en este modelo.

Parece que el 2.3 EcoBoost de cuatro cilindros parecía mejor opción que el 1.5 EcoBoost de tres cilindros que va montado en el Ford Fiesta ST. El motor del utilitario podría quedarse un poco justo para las cifras que busca el compacto. Este Ford Focus ST que llegará en 2019 será el último en utilizar un motor de combustión a la vieja usanza. A partir de 2020 todas las versiones deportivas de Ford serán híbridas, incluido el próximo Focus RS.

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta