Hoy nos vamos a centrar en una de esas ediciones exclusivas que salen a subasta de vez cuando. Se trata de un Aston Martin DB2 2/4 MKII Supersonic, un coupe verdaderamente único.

Este año en el que Aston Martin celebra su centenario la marca de Gaydon ha tenido muy ocupados a sus fans. Empezó a principios de año con el nuevo V8 Vantage SP10,luego la dio más potencia a su berlina, con la versión Rapide S y puso la guinda a su aniversario con el CC100 Speedster Concept. Por último, llegaron los V12 Vantage S y la variante descapotable de coche más , el Vanquish Volante

Y sí, todas esas novedades están muy bien, pero si miramos al pasado podemos encontrar algunas ediciones especiales que, a nosotros, nos parecen más espectaculares, como pueden ser el DB4 GT Bertone Jet, una de esas colaboraciones de Bertone con la marca inglesa o incluso, como no, el mítico Aston Martin DB5 de James Bond, uno de los coches más famosos de la historia del cine.

1956 Aston Martin DB2_4 MkII ‘Supersonic’ by Carrozzeria Ghia 3

1956 Aston Martin DB2_4 MkII ‘Supersonic’ by Carrozzeria Ghia 71956 Aston Martin DB2_4 MkII ‘Supersonic’ by Carrozzeria Ghia 8

El Aston Martin DB2 2/4 MKII Supersonic, con chasis AM300/1/1132 moldeó su cuerpo en la famosa casa carrocera Ghia de Turín, Italia. Ghia solamente realizó 15 carrocerías Supersonic, pero solamente esta se montó sobre un chasis de Aston Martin, gracias al impuso del director de American Grand Prix Racing, Harry Schell, y vio la luz por primera vez en el Salón del Automóvil de Turín 1956.

El 1132 fue una creación completamente a medida, diferente a cualquier otro Aston Martin de su época. Desde el óvalo parrilla de rejilla y los faros cubiertos, a la “lanza” que atraviesa como una flecha su perfil, o las ópticas traseras similares a la cola de un reactor. Es toda una obra maestra del arte del diseñador de automóviles, en la carrocería de aleación más avanzada de la posguerra. “Este Aston Martin no sólo era rápido y exclusivo, era auténtico arte pop sobre ruedas”, aseguran desde la casa de subastas.

1956 Aston Martin DB2_4 MkII ‘Supersonic’ by Carrozzeria Ghia interiorSu primer propietario fue el neoyorquino Richard C Cowell, un esquiador acuático a quien se lo entregó directamente David Brown y que fue fotografiado con el coche, por el que pagó 15.000 dólares, por la revista Life. A finales de 1950 lo compró el conocido coleccionista norteamericano Robert Lee, que lo ha mantenido hasta hoy.

Sera en Manhattan cuando se subastará el 21 de noviembre, en un evento organizado por RM Auctions y Sotheby que promete ser la subasta de autos de colección mas importante de la Gran Manzana en la última década. Hasta entonces, el coche está en el vestíbulo de Sotheby, en York Avenue. Se espera que alcance un precio de entre 1,5 y dos millones de dólares.

Fuente: RM Auctions
Fotos: Darin Schnabel, cortesía de RM Auctions:

Ver galeria (17 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta