Llevábamos mucho tiempo sin hablar de De Tomaso. La mítica marca de deportivos quebró en 2012, pese a que apenas un par de años antes se especulaba de que pudiese relanzarse con un SUV. Desde entonces, poca cosa. Se especuló con que podía interesar a BMW para ocupar un lugar similar al de Lamborghini en el Grupo VAG… pero se quedó en nada…

Así pues, los sueños de ver resucitar al mítico De Tomaso Pantera se desvanecieron. Porque si hay un coche mítico en la marca, capaz de despertar inusitadas pasiones en América, ese fue el Pantera. Y de entre todos los fabricados, hoy vamos a conocer a uno muy especial. Se trata del De Tomaso Pantera Grupo 3 Prototype Factory de 1972, la única unidad de las en torno a 30 fabricadas (entre 1972 y 1984) con una carrocería hecha totalemente a mano. Además, está considerado como uno de los De Tomaso Pantera que más y mejor compitió de todos los del Grupo 3.

Con esta información en mente, tal vez te sorprenda saber que el valor estimado del vehículo, en la subasta que se celebrará el 25 de mayo, “apenas” sea de entre 120.000 a 170.000 dólares.

El coche (chasis 1070) salió de la fábrica nueva el 21 de marzo 1972 con destino hacia  el Auto Club Roma Italia, y se matriculó originalmente con la placa Roma 9227 KO. En 1973 fue vendido a Ital Atlantic Express para que lo pilotase Maurizio Micangeli en el campeonato italiano de deportivos en 1974. De siete carreras, acabó primero en tres y luego se pasó a un Grupo 4, así que vendió el coche a su buen amigo Marco Curti “Spiffero”, que compitió con el coche los años siguientes, incluyendo el prestigioso Giro de Italia con un mejor final del lugar de la 10 en 1978 detrás de unos grandes pilotos de la época como Markku Allen, Riccardo Patrese y Michelle Mouton.

En 1979 el coche abandonó la competición y se guardó hasta los años 90, cuando lo vendieron a un tal Dominato Lado, que lo llevó a la fábrica para que lo restaurasen por completo. Cambió su color negro original al actual plata-negro y participó en muchas carreras de históricos italianas. En 2005 el coche se vendió y llegó a Bélgica, donde está desde entonces y donde se le ha visto en el famoso circuito de Spa-Francorchamps.

Desde la restauración de 1997 ya ha participado en 48 carreras, pero aunque no esté en una condición “museística”, tiene su carrocería sin magulladuras y el motor Ford 351 originale (5,7 litros) funciona como nuevo y proporciona toda la potencia de una persona podría desear, como lo demuestra los de 2 minutos 58 segundos que marcó en Spa.

Los frenos fueron revisados en 2007 y están en muy buenas condiciones, así como la transmisión. Las cuatro ruedas Cromodora originales (no réplicas) se pintaron hace unos años. Eso sí, parece que necesita un repaso, incluidos los faros escamoteables ya que uno va algo más lento que el otro. También falla un poco la ventana del copiloto, que baja de forma desigual.

¿Pero a quién le importan esos pequeños detalles? Quien se lo lleve tendrá, además del coche, su libro original en italiano con el registro de todos los cambios en la propiedad, una copia de la factura original de la fábrica de Auto Club Roma de 21 de marzo de 1972, papeles de la FIA originales, los certificados de las 48 carreras que participó entre 1998 y 2005, las placas originales Roma KO 9227, copias de las facturas y hasta una cartera con 50 enormes fotografías originales del coche en acción, en la década de 1970.

Si te sobra el dinero y quieres una joya para participar en clásicos… Ya sabes. Y si algún día alguien se hace con DeTomaso y el Pantera vuelve a rugir por las carreteras, se revalorizará mucho, como este Maserati Ghibli de 1968.

Fuente: Bomhams

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta