Si bien cada vez se ven más en el centro de las ciudades, lo cierto es que Tesla sigue siendo una marca muy exclusiva cuya oferta en Europa sigue siendo algo escasa.

Sin embargo, con una población de algo más de cinco millones de habitantes, Noruega es el país con más coches Tesla per cápita del mundo. En el país nórdico son tan comunes los Tesla que Oslo parece incluso una ciudad diseñada por el propio Elon Musk.

Noruega, que cuenta con la reserva de petróleo más abundante de Europa después de Rusia (considerando como europeo 40% de su territorio) quiere deshacerse pronto de su dependencia de los combustibles fósiles. De hecho, para 2025 estará prohibida la producción de vehículos con motores de combustión.

Al igual que sus vecinos nórdicos, Suecia y Dinamarca, Noruega ha llevado a cabo el liderazgo en cuanto a políticas medioambientales se refiere. Aspecto que derivó en el incentivo del gobierno por la adquisición y venta de coches eléctricos. Una serie de factores que pueden resumir brevemente la razón del éxito de Tesla en el país escandinavo:

El cuidado del medio ambiente es política de estado

Como habíamos mencionado, la preocupación por el medio ambiente y la ecología es algo inherente a la cultura nórdica. Por lo tanto, aunque la ideología de los partidos gobernantes sea distinta, la materia referente tanto a medio ambiente como a educación es sagrada e insesgada políticamente (apunta, España).

Así mismo, los noruegos consideran de gran importancia la inversión en tecnologías de energía limpia que reduzcan las emisiones a la atmósfera y por tanto mejoren su calidad de vida.
Es decir, puestos a elegir un coche prefieren gastar su dinero en un coche eléctrico como los Tesla.

Este último factor no se entiende sin explicar antes que Noruega tiene una de las rentas per cápita más grandes del mundo.

El gobierno te ayuda a que te compres un Tesla (u otro eléctrico)

El estado noruego ha estado incentivando de manera muy eficaz la adquisición de coches eléctricos. En el caso de Tesla, la compañía se ha beneficiado enormemente estos últimos años de las ventajas fiscales que le ha proporcionado el gobierno.

Y es que de momento, los fabricantes de coches eléctricos pueden ahorrarse los impuestos sobre la venta de los mismos con el propósito de ofertarlos a un precio más asequible para el ciudadano medio.

Hacemos un inciso en ese “de momento”, ya que el gobierno noruego ya pretende establecer para este año la “tasa Tesla”.

Un impuesto a gravar sobre el peso de los coches eléctricos con el propósito de recuperar parte del dinero que el estado ha estado posponiendo con el objetivo de que la mayoría de noruegos adquiriese un eléctrico. Dado que la mayoría de noruegos ya tiene uno, el primer objetivo parece más que cumplido.

Conducir un eléctrico por Noruega es una auténtica maravilla

Gráfico de Forbes con el número de supercargadores Tesla por millón de habitantes (2017)

Aparcamiento gratis, libre circulación por el Bus-VAO, peajes gratuitos y si te quedas sin batería, hay siempre un punto de carga a la vuelta de la esquina. ¿Sabes cuánto te costará recargar tu Model 3?.
-NA-DA.

No hay burocracia que te ponga obstáculos

Si hay algo que nos saca de quicio a muchos, es el excesivo papeleo acompañado por sus correspondientes tasas que conllevan la adquisición de un vehículo en nuestro país.

Si quieres comprarte un vehículo eléctrico en Noruega, su registro no sólo es sencillo y rápido como que además está exento de cualquier tasa. Si a eso le sumas deducciones en el impuesto sobre la renta, no nos extraña que comprarse un Tesla sea la opción favorita de los noruegos.

Plus: pequeño reportaje que explica de forma muy gráfica “el fenómeno Tesla” en Noruega

Fuente: Culture Trip, Forbes

2 COMENTARIOS

  1. Creo que el estado noruego ya se ha cansado de gratuidades y empieza a cobrar, por entrar a las ciudades e impuestos a los Tesla que antes no tenían, pero en efecto, envidia de país.

Deja una respuesta