Ya no solamente son los gobiernos los que (como el español) ponen fecha a los motores de combustión. Según leemos en Bloomberg, la próxima generación de motores de combustión interna de Volkswagen, que comenzará en 2026, será la última. A partir de ahí, la empresa se centrará principalmente en el desarrollo de coches eléctricos.

Dentro de los planes de coches eléctricos de un gigante como el Grupo Volkswagen sabemos que a partir de ya comenzarán a fabricarse 27 modelos 100% eléctricos del Grupo sobre la plataforma MEB, además de otros asentados en otras arquitecturas, caso del Porsche Taycan. Ese esfuerzo se cobrará una víctima: el desarrollo de motores gasolina y diésel.

Michael Jost, jefe de estrategia de la marca homónima de Volkswagen, aseguraba en una conferencia de la industria cerca de la sede de la compañía en Wolfsburgo que “nuestros colegas están trabajando en la última plataforma para vehículos que no son neutros en emisiones de CO2. Estamos reduciendo gradualmente los motores de combustión al mínimo absoluto”.

A partir de 2050, todavía existirán algunos modelos de gasolina y diésel en zonas sin infraestructura de carga. Por eso Volkswagen continuará evolucionando la tecnología de su motor de combustión tras la introducción de la nueva plataforma en la próxima década.

Tras el anuncio de smart del abandono de motores de combustión y los rumores de otros fabricantes, una noticia así no es una sorpresa… pero el hecho de que sea una empresa del tamaño de Volkswagen el que ponga ya fecha sí llama la atención. Es la ley del siglo XXI. Además de tratar de expiar sus pecados con el dieselgate, el volumen del mercado China manda y allí la carrera del coche eléctrico ya va muy por delante.

¿Qué ocurrirá en mercados más asentados como Estados Unidos y Europa? Volksagen y otras compañías están invirtiendo seriamente en crear una gran red de infraestructura de carga, una de las bases del éxito de Tesla. Mientras el combustible siga teniendo un precio asequible nos costará más dar el salto a una tecnología nueva, pero quizá con ayudas a la compra de estos vehículos la adopción será mucho más acelerada.

De lo que parece que no cabe duda es que nuestra generación verá el fin del motor de combustión. Al menos en coches particulare. ¿Los coches autónomos? Eso es otro cantar…

Vía: Bloomberg

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta