Atención, marcas de alta gama que fabrican utilitarios premium: Volvo quiere entrar en el juego. Ahora mismo el modelo más pequeño en la gama de la marca sueca es el Volvo C30, aunque en el Salón de Madrid ya vimos el nuevo compacto V40 compacto que ya compite contra el Audi A3, el BMW Serie 1 y el nuevo Mercedes Clase A.

El comapcto  lanzamiento hace que el lanzameinto no sea inminente. “Mi prioridad es poner en marcha una plataforma escalable -al estilo de la MQB de Volkswagwen– y renovar la gama fundamental de Volvo, el 60, ​​el 80/90 y los SUVs”, dijo Jacoby, CEO de Volvo, en una entrevista a Automotive News. “Cuando haya conseguido esto, buscaremos la diversificación, entrando en nuevos nichos, haciendo versiones deportivas y también en busca de los coches más pequeños”.

También mencionó que los compradores de coches de gama alta están dispuestos a pagar más por un subcompacto. Esto es probablemente cierto, sobre todo si tenemos en cuenta los datos proporcionados por los investigadores de mercado JATO Dynamics, que revela que el segmento premium de entrada en Europa creció en 2011 un 19 % hasta alcanzar las 332.262 unidades, con coches como el Audi Audi A1, el Mini o el Lancia Ypsilon. No es ninguna novedad que las marcas premium entren en este segmento: Jaguar también quiere fabricar utilitarios.

Desde los años 70 la marca no está en el mercado con coches tan pequeños (en la foto de apertura, un Volvo 66 de la época). ¿Podría Volvo dar la cara en este segmento, donde lleva tanto tiempo sin competir? Para que esto ocurra, deberían encontrar un socio para compartir los costes, además de que necesitan un motor más pequeño (aquí entra en juego los chinos de Geely, propietarios de Volvo).

Fuente: AutoNews

1 COMENTARIO

  1. No les falta razón. Cada día, incluso para las familias con niños, son más útiles los subcompactos como los mencionados para poder desplazarse fácilmente por la ciudad. Además, los mayores avances tecnológicos permiten aumentar exponencialmente su seguridad y funcionalidad.

Deja una respuesta