El mercado de los familiares ha notado mucho el auge de los SUV. Los modelos con esta carrocería ya no se venden tanto como antaño debido a la tendencia actual que hace que la gente se decante por vehículos de mayor altura. Sin embargo, siguen siendo una apuesta segura para aquellos que necesiten espacio y prefieran un comportamiento más neutro. Aunque también hay algunos familiares que tienen una cara de lo más deportiva.

Si tenemos que señalar al rey de los familiares deportivos no tenemos dudas: el Audi RS 6 Avant performance con sus 605 CV. Pero hay vida por debajo de dicho modelo, para aquellos que no quieran tanta potencia siempre podrán elegir el S6 Avant también con motor V8 pero con 450 CV. Y vayamos más allá, para los que quieran un familiar diésel y no quieren renunciar a las prestaciones aquí va su modelo: el Audi A6 Avant competition 3.0 BiTDI 326 CV quattro tiptronic.

Este ejemplar de tan extensa denominación es el que ponemos a prueba esta semana y del que encontrarás nuestra opinión sobre sus prestaciones. Toma como base al A6 Avant, un modelo muy consolidado dentro de la gama de la marca alemana. No hay que olvidar que fue lanzado en 1994 y que tiene ya cuatro generaciones a sus espaldas. Su lucha histórica siempre ha sido contra los BMW Serie 5 Touring y Mercedes Clase E Estate, pero ahora se han colado otros modelos como los Jaguar XF Sportbrake o Volvo V90.

Exterior

El Audi A6 Avant ya de por sí es imponente. Con unas medidas de 4,94 metros de largo, 1,87 metros de ancho y 1,46 metros de alto; queda claro que es un familiar de dimensiones considerables. Su distancia entre ejes es de 2,91 metros, lo que significa que el espacio interior será de lo más destacado. Pero si un A6 Avant llama la atención, esta versión competition hará que se giren las cabezas allá por donde vayamos.

En primer lugar por el color que tiene nuestra unidad de pruebas. Un tono verde azulado que no está en la paleta de colores y al que se tendrá que acceder a través de Audi Exclusive. En el frontal destaca por la parrilla Singleframe característica de la marca con un acabado en negro brillante. El paragolpes ha sido ligeramente modificado y es más ancho, mientras que los estrechos faros Matrix LED se mantienen como en el modelo original.

Visto de perfil la mirada se dirigirá automáticamente a las enormes llantas de 21 pulgadas opcionales que lleva nuevo A6 Avant competition. Tienen cinco radios, un acabado bitono y a través de ellas se ven las pinzas de freno rojas. En su alargada silueta encontraremos otros detalles en negro como es el caso de los espejos retrovisores o las barras del techo, consiguiendo una combinación bastante llamativa.

Acabamos por la zaga, que es algo más discreta y a la vez elegante. El acabado S line que incluye esta versión ha aportado un spoiler que parte del techo y que le da el toque deportivo. Por debajo siguen estando los pilotos rectangulares que quedan divididos por el portón. La parte inferior del paragolpes se ensancha y termina con un difusor en negro en el que van integradas las dos salidas de escape.

Interior

Cuando entramos al interior del Audi A6 probablemente no nos impresione la tecnología, pues el modelo lleva ya varios años en el mercado. Lo que nos apabulla es la tremenda calidad y el lujo que se respira. Los acabados son sobresalientes, como nos tiene acostumbrados Audi en sus mejores modelos. No encontramos ni un plástico duro ni desagradable. Hay cuero en los asientos deportivos o en el volante (con costuras en rojo), madera en la moldura del salpicadero, consola central y puertas, e incluso Alcántara en el techo y las puertas.

El sistema multimedia MMI Navegación plus se manifiesta a través de una pantalla de 8 pulgadas sobre el salpicadero, que se esconde cuando salimos del vehículo o al tocar un botón. Su control no se hace con los dedos, sino desde el mando circular situado en la consola central y los botones que lo rodean. Entre medias de la pantalla y sus controles encontramos la climatización, bastante tradicional y de fácil uso.

Detrás del volante deportivo de cuero perforado queda una instrumentación mixta, mitad analógica y mitad digital. En los laterales dos esferas tradicionales (la de la derecha marca una velocidad de hasta 300 km/h) y en el centro una pantalla TFT a color para ver algunos datos como la navegación, el ordenador de a bordo o la radio. Lástima que este modelo no pueda equipar el Audi Virtual Cockpit, algo que incorporará con total seguridad en su próxima generación.

Si hablamos de espacio, este Audi A6 Avant sale muy bien parado. Las plazas delanteras formadas por asientos deportivos también permiten múltiples ajustes eléctricos y es muy fácil encontrar la posición idónea para la conducción. Si pasamos a las traseras, observamos que las laterales son muy buenas, pero la central carece de forma, es menos ancha y cuenta con la desventaja del túnel de transmisión. En todo caso las cotas de espacio para las piernas y la cabeza son notables.

Maletero

El maletero es otro de los puntos destacados de este familiar grande. Cuenta con una capacidad de 565 litros y ademas tiene unas líneas rectas de lo más aprovechables. La boca de carga está en una posición baja e incluso la suspensión neumática lo baja más ayudarnos a cargar objetos pesados. El portón es de accionamiento eléctrico y llama la atención que cuando se abre y cierra arrastra una especie de bandeja móvil.

Para distribuir la carga en el maletero tenemos unos raíles en los laterales con redes de sujección. Bajo el piso también hay algo de espacio y además esconde una rueda de repuesto ‘tipo galleta’, en vez del kit antipinchazos. Cuando necesitemos más espacio nos da la posibilidad de abatir los asientos traseros (60:40) desde unos tiradores, dejando una superficie totalmente plana y con capacidad para 1.680 litros.

Equipamiento

Este Audi A6 Avant es se puede escoger con varios niveles de equipamiento. De serie, Advanced edition, Black line edition, S line edition o competition. Como ya hemos dicho al principio de la prueba, estamos con el competition, el más deportivo con permiso de los S y RS. Si de serie ya teníamos sensores de luz y lluvia, Audi drive select, Tempomat o portón trasero eléctrico; nuestro acabado será mucho más completo.

Ya suma el MMI Navegación con pantalla de 7 pulgadas, Audi parking system plus con cámara trasera, climatizador automático de cuatro zonas, asientos deportivos, parrilla Singleframe en negro brillante (también retrovisores y barras del techo en este color), Audi side assist y lane assist…

Pero no hay que olvidar la extensa lista de opcionales que nos ofrecen las marcas premium y nuestra unidad de pruebas los tenía casi todos. Su color provenía de Audi exclusive (3.495 euros), incluía los faros Matrix LED (2.690 euros), las brutales llantas de 21 pulgadas (1.145 euros) o techo panorámico eléctrico (2.020 euros). Eso se ve por fuera, pero si pasamos al interior había mucho más.

El habitáculo recibe unos asientos deportivos S (1.265 euros), un paquete de cuero Valcona personalizado (7.495 euros), revestimiento del techo en Alcántara negro (2.605 euros) o iluminación ambiental (725 euros), el MMI Navegación plus con MMI Touch (1.270 euros), sistema de sonido Bang & Olufsen Advanced (7.620 euros) o suspensión neumática adaptativa (1.980 euros), entre otras cosas.

Motor

Probamos el Audi A6 Avant competition 3.0 BiTDI 326 CV quattro tiptronic, así que su larga denominación nos ayuda a adivinar su motor. Se trata de un diésel V6 TDI de 3.0 litros que cuenta con el apoyo de dos turbocompresores. Desarrolla una potencia de 326 CV y 650 Nm de par entre las 1.400 y las 2.800 revoluciones. Va ligado a una transmisión automática de convertidor de par tiptronic de ocho velocidades y a la tracción total permanente quattro.

Aunque este ejemplar tenga un peso en vacío de 2.005 kg, sus prestaciones no dejan de ser sorprendentes. Acelera de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. A esto hay que sumar la ventaja de los bajos consumos de un diésel, pues homologa 6,4 l/100km en ciclo mixto y tiene unas emisiones de CO2 de 169 g/km.

Comportamiento

El Audi A6 Avant competition 3.0 BiTDI 326 CV quattro tiptronic que probamos nos deja claras sus intenciones desde que el primer momento. Arranca el V6 con un ronroneo característico de los diésel y probablemente no tan refinado como sus homólogos de gasolina. Pero sus verdaderas virtudes salen a relucir cuando pisas el pedal derecho. La aceleración es contundente y a la vez muy lineal, empujando desde bien abajo (no hay que olvidar que el par máximo se entrega desde las 1.400 hasta las 2.800 rpm).

De hecho no parece tener fin su capacidad de ganar velocidad con una rapidez pasmosa. Con este familiar te tienes que obligar a mirar el velocímetro cada poco tiempo, porque es muy fácil traspasar las velocidades legales sin darte cuenta, debido a la gran calidad de rodadura y buen aislamiento que tiene. También esconde una función overboost que aumenta su potencia en 20 CV cuando aceleras a fondo y que te deja literalmente pegado al asiento.

Tras una semana con él, es fácil reconocer que el cambio automático tiptronic de ocho velocidades es la elección ideal para este coche. Es probable que no sea tan rápido como el DSG de doble embrague, pero aguanta mejor la elevada cantidad de par y es notablemente más suave. Las marchas se concatenan de forma muy natural y sin que apenas nos demos cuenta. Además con los modos de conducción parecerá que nos lee la mente.

El Audi A6 Avant incluye de serie el drive select que nos permite elegir entre efficiency, comfort, auto, dynamic e individual. En el primero conseguiremos consumos realmente bajos para su condición, gracias entre otras cosas a un ‘modo vela’ que desacopla la caja de cambios cuando no se acelera. En el otro polo tenemos el modo dynamic, que saca el máximo rendimiento apurando las marchas y que nos deja un sonido ronco y notorio, que nos hará prácticamente olvidar que estamos con un diésel.

Al utilizar estos modos de conducción también cambia la respuesta de la suspensión, dirección o acelerador. De la suspensión neumática tenemos que decir que es uno de los elementos claves del coche, el que le permite alcanzar ese nivel de polivalencia. Con ella tenemos un confort sin igual pasando badenes en ciudad, pero también un aplomo notable en carreteras reviradas. No es un coche ágil por sus dimensiones y peso, pero sorprende su rapidez y el paso por curva.

Una de las cosas que más destaca en este Audi A6 Avant competition es la sensación de control que nos ofrece en casi cualquier situación. La dirección es bastante comunicativa, nos informa bien de lo que pasa en las ruedas. Los frenos son muy capaces, pero es necesario adelantar nuestras reacciones, hay que tener presente que es un coche de dos toneladas.

La tracción quattro pone la guinda dándonos un plus de seguridad y mejorando su capacidad ante inclemencias meteorológicas. En función de la situación puede enviar hasta un 85% del par al eje trasero y hasta un 70% al eje delantero. Para terminar vamos a hablar de los consumos reales que, como suele pasar, no se acercan a los homologados. En autopistas se conseguirá rondar unos aceptables 7,5 litros, pero en cuanto pisemos otro tipo de vías y no cuidemos de nuestro pie derecho la media estará más cercana a los 9 litros.

Opinión de coches.com

El Audi A6 Avant competition 3.0 BiTDI 326 CV quattro tiptronic es uno de los familiares grandes más interesantes que podamos encontrar. Su estética llamativa, por todos conocida, es una apuesta segura. Su interior destaca por la calidad que rezuma por los cuatro costados y los notables materiales y acabados que tiene. También por su habitabilidad, que es muy buena (exceptuando la plaza trasera central) y un maletero muy aprovechable.

Con el V6 BiTDI de 3.0 litros y 326 CV, se convierte en el tope de gama diésel, justo por debajo de los potentes S6 y RS 6. Destaca por su capacidad de aceleración y por su aplomo en marcha. El cambio automático tiptronic y la tracción quattro serán los aliados perfectos. Aunque la parte negativa es su precio, el modelo en sí parte de unos 86.000 euros, pero con la lista de opcionales que incluye consigue superar los 120.000 euros.

Audi A6 Avant competition 3.0 BiTDI 326 CV quattro tiptronic
8.1 Nota
Lo mejor
  • Calidad y lujo del interior
  • Rendimiento del 3.0 V6 TDI
  • Confort en marcha y aplomo
Lo peor
  • Plaza central trasera justa
  • Dimensiones y peso elevado
  • Tarifa total muy alta
Diseño8
Habitabilidad8.5
Acabados9
Maletero8.5
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento8
Calidad Precio6.5

Galería de fotos:

Ver galeria (43 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta