Logo de Noticias Coches
Ford Mustang Match-E prueba – 168.2
Prueba
Luis Ramos Penabad

Ford Mustang Match-E: prueba a fondo con el futuro y presente del mito

¿Hay algo más americano que un cowboy? En el siglo XX los ponys que montaban empezaron a tener ruedas y así, en 1964, llegó el Ford Mustang, uno de los coches más icónicos de la historia de Estados Unidos. Tuvimos que esperar 50 años para verlo en Europa, algo que no ha ocurrido con el Mustang Match-e.

Vamos a conocer a fondo este nuevo coche que era uno de los modelos que más ganas tenía de probar en 2021. Ya Henry Ford, hace más de un siglo, había coqueteado con la idea de lanzar un Model T eléctrico, junto a Thomas Edison. Pero este es el primer coche eléctrico en serio de la marca del óvalo.

Desde luego, el Ford Mustang Match-e se enfrenta a varios retos. El primero… Llega tarde. En su propia patria Tesla se ha erigido como referente mundial de los coches de esta tecnología. Usar el nombre Mustang ha sido la fórmula para enamorar al público.

¿Pero está como coche eléctrico al nivel de Tesla? ¿Y como coche de disfrute al nivel de un Mustang? Vamos a analizarlo desde todos los ángulos para ver si cumple en esos aspectos:

Exterior

Replicar la silueta de un coupé de tres puertas como es el Ford Mustang en un crossover de orientación familiar no es tarea sencilla. Y, a mi juicio, los diseñadores de Ford lo han hecho muy bien usando algunos trucos.

En la parte delantera tenemos cómo no el célebre logo del caballo salvaje americano y, por supuesto, una parrilla ciega, biselada, como corresponde a su naturaleza eléctrica, donde los motores no precisan de tanta refrigeración.

No faltan unas ópticas Full LED, con una firma lumínica diferente a todos los modelos de la firma, con dos líneas diagonales y tres verticales. Los paragolpes tienen unas formas muy orgánicas, con detalles en negro donde se esconde la toma de aire activa, a juego con el labio inferior.

Las medidas nos dejan con un SUV o crossover bastante grande. Mide 4.712 mm de longitud, lo cual significa, eso sí, que es unos 8 cm más corto que un Mustang convencional, y eso que el eléctrico tiene 26 cm más de distancia entre ruedas (2.984 mm frente a 2.710). Es también 3 cm más estrecho (se queda en 1.881 mm) y notablemente más alto (1.597 por 1.382 mm). Comparado con otros SUV eléctricos, se queda entre un Q4 e-tron Sportback (4,59 m) y Audi e-tron Sportback.

Consigue la silueta clásica escondiendo a la vista ciertas zonas, empleando elementos en contraste. Así tenemos la parte negra brillante en la parte baja, que al mismo tiempo lo elevan visualmente del suelo y le dan un aire más de SUV. Usa el recurso también para dar la silueta fastback clásica del Mustang pero en realidad el techo va algo más alto. Con estos recursos parece que hay un Mustang elevado sobre la carretera.

Todos los paneles son bastante limpios, con las aletas ensanchadas tanto delante como detrás y solamente una línea de tensión en la parte inferior yendo hacia arriba. No hay manillas de las puertas, cuando pasemos al interior te contamos cómo se abre. Esta versión tiene llantas de 19 pulgadas, con neumáticos 255/55 (algo estrechos pensando en el consumo y con bastante perfil para aumentar la comodidad). Y discos de freno en ambos ejes, ventilados delante y macizos detrás.

Quizá es la parte trasera la más cercana a un Mustang. Tanto la luneta como la caída del techo o los pilotos LED que aquí ya se parece mucho al modelo clásico. En medio de portón de nuevo el caballo salvaje y en la zona inferior una pieza de plástico negro brillante (no soy muy amigo yo de este recurso) que lo acerca al mundo SUV y sirve también como difusor.   

Interior

Decíamos que no hay manillas. Se accede, con la llave en el bolsillo, pulsando un botón o mediante un código. E incluso desde el móvil con la aplicación Ford Pass. Puede parecer un engorro pero es sencillo. No te pillarás los dedos porque hay un brazo que impide que la puerta se cierre por accidente. Tienes aquí delante unos pequeños alerones para tirar de las puertas delanteras para abrirlas.

Como es habitual en los eléctricos, como las baterías están bajo el piso, este es más ancho de lo habitual y así la posición de conducción es algo más elevada pero no vas tan sentado como en un SUV al uso ya que los asientos van bastante cerca del suelo.

El espacio delante es bueno y la calidad de materiales, sin ser lujosos, no está mal. Nunca han destacado las marcas americanas por interiores excelsos, pero aquí las superficies son agradables al tacto y los ajustes entre piezas muy buenos. Los asientos son de piel sintética (no tan agradable como la natural) pero mi crítica hacia ellos es que sujetan poco el cuerpo para las capacidades de este coche.   

Se juega al minimalismo con superficies muy limpias. Hasta se han escondido bajo el salpicadero los altavoces del sistema de sonido. Y luego está la pantalla del sistema de información y entretenimiento.

Es enorme, de 15,5 pulgadas de serie y va en vertical. Más allá de que a uno le gustan soluciones más integradas, se ve bastante bien y responde muy rápido a las órdenes. No es tan espectacular como las de los Tesla, pero los gráficos y la usabilidad están bien resueltas.

Integra navegador, información del vehículo, de la carga, modos de conducción, audio y climatización también, en ese afán por librarnos de los botones. Eso sí, curiosamente la propia pantalla integra un mando para el volumen y la climatización está siempre visible… pero en una posición muy baja. Siempre se puede recurrir al sistema SYNC 4 que admite órdenes por voz. Ford presume además de lo resistente que es esta pantalla a golpes y arañazos, pero no lo probamos tan a fondo como ellos

No es la única pantalla pues tenemos, a diferencia de un Tesla, una para el cuadro de instrumentos ante el volante. Es de 10,2 pulgadas, pero muy estrecha y alargada. Ahí se muestra la información básica como velocidad, indicaciones del navegador, autonomía o el límite de velocidad de la vía y otros testigos y advertencias habituales.

Por cierto, para salir también hay apertura eléctrica. Eso sí, si echas el mando algo más hacia atrás tiene apertura mecánica.

Abrimos las puertas traseras también con un sistema eléctrico por botón si bien aquí toca meter la mano por el paño de la puerta para abrir. Abren bastante, lo que facilita la entrada y tenemos un hueco más que suficiente para cuatro adultos tanto para las piernas como para la cabeza. Tres irán algo más ajustados pero he visto coches de este tamaño bastante peores.

Llama la atención el techo de cristal. Les encanta a los niños porque les llega más luz y además, curiosamente, no molesta demasiado el sol porque tiene un tratamiento para ello. No faltan salidas de aire y un par de tomas USB.    

Maletero

El maletero ofrece unos 402 litros de capacidad. No es una cifra notable para un coche de este tamaño pero en mi coche personal tiene 400 litros y hacemos viajes largos muy cargados, incluso con sillas, sin problemas. Bajo el piso hay un espacio para los cables y el kit de reparación de pinchazos. ¿Pega? El umbral de carga queda algo elevado.

El espacio tiene formas bastante regulares y, si en algún momento precisas cargar más cosas, puedes siempre abatir los respaldos de los asientos traseros. Divididos en dos partes, consigues un hueco de 1.420 litros de capacidad.

Eso no es todo. Y es que delante tenemos otro espacio de 81 litros de capacidad. En este caso está acabado en plástico para poder llevar cosas más sucias y incluso llenarlo con líquido ya que cuenta, como el Ford Puma, con un papón para vaciarlo luego. Puede contar con separadores para llevar objetos más pequeños.

Equipamiento

Ford ha echado el resto a la hora de equipar el Ford Mustang Match-E para el mercado español. De serie incluye ESP, varios airbag, las llantas de 18 pulgadas (de 19 en esta unidad de prueba al ser de traccion total, que suma un kit de carrocería diferente y las pinzas de freno en rojo), faros delanteros Full LED y pilotos traseros LED, retrovisores calefactados con luz de bienvenida…

Dentro encontramos asientos delanteros calefactados, el cuadro de instrumentos digital de 10,2 pulgadas, la pantalla táctil a color de 15,5 pulgadas con el sistema Ford SYNC con navegación conectada y control por voz, fundas de asiento SENSICO (perforadas, más oscuras en ls versiones AWD), el sistema FordPass Connect o los puertos USB y USB-C delanteros y traseros…

Y puedes añadir, si deseas, más ayudas a la conducción o el techo panorámico, con el Paquete Tecnológico + (además del techo de cristal fijo suma Active Park Assist 2.0, asistente de emergencia, asistente precolisión, cámara de visión 360º, sistema de monitorización del conductor, portón del maletero eléctrico con apertura manos libres o el sistema de sonido Bang & Olufsen de 560 W y 10 altavoces).

La versión de acceso parte de 48.533 euros y si ya eliges esta, con la batería más capaz y tracción total, se va a los 64.900 euros.

Siempre puedes encontrar ofertas del Ford Mustang Mach-E en nuestra sección de coches nuevos, donde concesionarios oficiales de la marca publican sus ofertas. Contamos también con un comparador de préstamos para que puedas financiar tu coche con las mejores condiciones del mercado y poder pagarlo más cómodamente mes a mes.

Motor

No podemos ver el motor o, como es el caso motores del coche. Porque la gama la componen versiones de propulsión y de tracción total, de entre 269 y 351 CV de potencia. Eso sí, llegará pronto el Match-E GT con 465 CV.

Mach-E RWD Rango Estándar

Mach-E AWD Rango Estándar

Mach-E RWD Rango Extendido

Mach-E AWD Rango Extendido

Tracción

Trasera

Total

Trasera

Total

Potencia

269 CV

269 CV

294 CV

351 CV

Par

430 Nm

580 Nm

430 Nm

580 Nm

Autonomía

440 km

400 km

610 km

540 km

0-100 km/h

6,1 s

5,6 s

6,2 s

5,1 s

Hay dos capacidades de batería, de 76 y 99 kWh (cifras brutas), por lo que homologa autonomías de entre 440 y 610 km. Y un dato interesante de la batería: tal y como descubrió Sandy Munro (antiguo ingeniero de Ford ) en su canal de Youtube, se ha reforzado para que sea parte de la estructura del coche. Esto permite reducir el peso de la carrocería. A costa que la propia batería (485 kg) sea algo más pesada, sí, pero se ahorra peso total y costes de fabricación. Un detalle con el que se han adelantado a Tesla.

Esta unidad de pruebas tiene tracción total y la batería de mayor capacidad. Eso nos deja con 351 CV de potencia, disponibles desde cero rpm y 580 Nm par, una cifra muy elevada. Es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos, si bien la velocidad máxima se queda en 180 km/h.

Comportamiento

En cualquier prueba de un coche eléctrico siempre salen a relucir dos cosas. Primero, el confort de marcha. No hay apenas ruido. A no ser que quieras, claro. Y es que contamos con tres modos de conducción con nombres curiosos. Active (sería el modo Auto, que se adapta a tu forma de conducir), el Whisper (susurro, el ECO, donde prima la suavidad) y el Untamed (indómito, que sería el modo Sport donde las reacciones son más vivas). En ellos puedes activar un sonido que sí, suena artificial, en los dos primeros suena a ciencia ficción y en el más deportivo recuerda al de un V8, sin querer copiarlo del todo.

La segunda cosa que siempre se dice de los eléctricos es el aplomo. Son coche pesados, en este caso nos vamos hasta los 2.218 kg. Las baterías van situadas más bajas pues el centro de gravedad también va más cercano al suelo yeso ayuda a trazar curvas rápidas de autovía sin que se note la altura del coche.

Hasta ahí cumple. Podemos decir que a nivel de un Tesla o cualquier otro SUV eléctrico, las diferencias pueden ser apenas pequeños matices Y luego empieza la parte Mustang. Y comenzamos por la ciudad que fue donde empecé como siempre a conducir el coche. Ayuda a moverse en la urba la conducción one pedal, con la que reduces la velocidad, e incluso llegas a detenerte por completo, sin tocar el freno.

En ese ambiente me sorprendió que la suspensión fuese tan dura. No como en un deportivo, pero sí muy firme para lo habitual en un coche eléctrico. Eso hace que se noten bastante imperfecciones de la vía o los resaltos.  

Y luego están las carreteras reviradas. Y la sorpresa aquí fue total. Ford me sorprendió con el Puma ST demostrándome que se puede hacer un SUV deportivo y ha hecho un SUV eléctrico que convence y que anima a ir rápido. De hecho, diría que va mejor rápido. La dirección es precisa y bastante rápida y en el modo Untamed tiene el peso adecuado. Y aunque no comunica apenas nada de lo que ocurre en las ruedas.

Tienes un coche entre bien en la curva y luego empuja de lo lindo. En el eje trasero un motor de 300 CV (220 kW) y en el delantero uno de 68 CV (50 kW). Entregan toda su potencia a cualquier régimen y no pierdes motricidad gracias a la tracción total. Más allá de las cifras de prestaciones que hemos dado me parece más interesante del de la recuperación, pues pasa de 80 a 120 km/h en 3,7 segundos.  

Obviamente, hay inercias en curva, pero es fácil jugar con ellas con los frenos que, sorpresa, no tienen un tacto tan artificial como es habitual y no mostraron síntomas de desfallecer al bajar un puerto de montaña.

Ya, pero no es un coche para viajar. Recogimos el coche cargado por completo e indicaba 521 km de autonomía. Con los consumos que hemos medido hasta ahora nos estamos moviendo en el entorno de los 22 kWh.

No es una cifra sobresaliente pero sí de notable ya que durante las mediciones no tuvimos miramiento alguno con el acelerador… y te indica que puedes alcanzar algo más de 400 km sin volver a cargar. Con eso ya llegas a muchos lugares. Si cuentas en destino con un wallbox de 11 kW, en 9 horas recargas la batería por completo. En 45 minutos cargas del 10 al 80 % en un punto de carga Ionity. Y con un Ford Pass accedes a esta red y a la de Iberdrola a precios muy ventajosos. No son los supercargadores de Tesla, pero funcionan sin ningún problema.

Opinión coches.com

A mi juicio Ford ha hecho un buen trabajo con el Mustang Match-E. Como SUV eléctrico cumple: amplio, cómodo, tecnológico y con una buena autonomía en un uso real, con una red de recarga interesante.

Hubo y habrá críticas despiadadas por emplear el nombre de Mustang en un coche tan grande y con este sistema de propulsión. Pero creo que se ha respetado bastante el espíritu del coche. Primero en lo estético, con un resultado que rezuma carácter y personalidad, a mi juicio más que la mayoría de sus rivales. Y también en lo dinámico. Porque es fácil hacer un coche eléctrico rápido. Pero Ford lo ha hecho disfrutable con unos mimbres poco adecuados.

¿El precio? Hablando de eléctricos, todo parece caro. Esta, con la batería más capaz y tracción total, se va a los 64.900 euros. Caro, pero competitivo para cómo está el mercado. Porque un BMW IX3, un Mercedes EQC o un Jaguar I-Pace son más caros. El Audi Q4 Sportback e-tron anuncia una tarifa parecida, pero están todos por detrás en diseño, habitabilidad y autonomía… y no tienen la magia de ser un Mustang.

Ford Mustang Match-E AWD Rango Extendido
8.2Nota
Lo mejor
  • Diseño diferenciado y muy logrado
  • Comportamiento dinámico sorprendente
  • Buen sistema multimedia y gráficos
Lo peor
  • Precio elevado con la batería de más capacidad
  • Echamos de menos unas levas
  • Climatización sin bomba de calor
Diseño9
Habitabilidad8
Acabados7.5
Maletero8
Equipamiento8.5
Motor8.5
Comportamiento8.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • coches eléctricos
  • Ford
  • Ford Mustang Mach-E