Logo de Noticias Coches
honda-jazz-prueba-017.8
Prueba
Mario Nogales

Honda Jazz e:HEV, prueba a fondo de uno de los híbridos con más fundamento

Llevamos más de dos décadas con modelos híbridos en el mercado, aunque no ha sido hasta los últimos años cuando han calado de verdad en el mercado. La estricta normativa anticontaminación ha obligado a las marcas a sacar productos electrificados para rebajas sus emisiones y evitar cuantiosas multas. Históricamente, el fabricante de referencia en coches híbridos siempre ha sido Toyota, aunque otra japonesa no se alejaba demasiado. Una prueba de ello es el Honda Jazz e:HEV que ponemos a prueba esta semana.

Honda lleva tiempo destacando por su tecnología, fue en 1999 cuando comenzó su andadura híbrida con el Honda Insight y desde entonces no han dejado de trabajar en este ámbito. También hay que recordar modelos tan novedosos y diferentes como el Honda CR-Z, de estos que ya no podrían hacerse. Tampoco hay que olvidar que su modelo más deportivo en la actualidad, el Honda NSX, también ha sido electrificado para conseguir prestaciones sin perder eficiencia. Y cada vez tienen más modelos convencionales con su sistema híbrido i-MMD.

Aunque lo realmente sorprendente es que aplique esta tecnología en un monovolumen pequeño, el que parece ser uno de los segmentos del automóvil más devaluados en cuanto a ventas. Mientras otros han abandonado este tipo de carrocería en favor de los crossover, el Honda Jazz se realza como una opción muy práctica y aprovechable en entornos urbanos. El primer Jazz híbrido data de 2011, pero una década ha dado mucho de sí y te contamos como es la nueva generación.

Exterior

Como ya introducíamos, el Honda Jazz es un vehículo del segmento B con formas de monovolumen para aprovechar al máximo el espacio en unas dimensiones contenidas. En este caso, hablamos de una longitud de 4.044 mm, una anchura de 1.694 mm y una altura de 1.526 mm; mientras que la distancia entre ejes se sitúa en 2.517 mm. Un coche pequeño por fuera que va a sorprender más adelante por su espacio interior, aunque de momento vamos a empezar por su diseño.

Este punto es algo subjetivo, pero hay que decir que las formas del Honda Jazz pueden no ser tan atractivas como la de los SUV pequeños. Tiene una estética simpática y llamativa debido a las formas redondeadas de su frontal, en el que aparece un capó pequeño y flanqueado por unos faros LED con una firma lumínica reconocible. Llama la atención la estrecha parrilla que une las ópticas por debajo del logotipo y también una segunda rejilla en la parte baja del paragolpes que deriva en unas tomas de aire simuladas.

Desde el perfil se pueden apreciar perfectamente esas proporciones de monovolumen. Lo decimos por su altura, muy generosa para su longitud, y por los voladizos cortos para aprovechar el habitáculo. El pilar C también adopta una forma llamativa y redondeada, a juego con el resto del vehículo. En el lateral de este Honda Jazz, los toques de personalidad van a aparecer en sus retrovisores cromados y en las llantas de 16 pulgadas. Tienen un diseño de cinco radios que van bastante cerrados con la finalidad de favorecer su aerodinámica.

La zaga queda rematada con una antena tipo aleta de tiburón y un pequeño spoiler de techo en color negro. El portón tiene una posición totalmente vertical, con una luneta de pequeñas dimensiones en la parte superior y los pilotos traseros LED en la parte intermedia. La zona inferior queda rematada por un paragolpes voluptuoso que mantiene las formas redondeadas que ya mencionamos y que oculta parcialmente la salida de escape de este híbrido.

Interior

Cuando pasamos al interior del Jazz lo cierto es que vemos ciertas reminiscencias y elementos comunes con el Honda e que estuvimos probando, aunque guardando las distancias. Lo que queda a primera vista del conductor es igual, pues aparece un volante multifunción con solo dos radios que consigue un buen efecto estético, y a través de él se puede ver una instrumentación digital. Es una pantalla de 7 pulgadas a color que no llega a ser tan avanzada como las de otras marcas, pero que cumple a la perfección y nos muestra la información que queramos de forma legible.

El centro del salpicadero de este modelo está copado por una gran pantalla táctil principal de 9 pulgadas, que es desde la que se controla todo el infoentretenimiento. Está muy bien integrada y tiene un tacto preciso, también destaca por su facilidad de uso, teniendo algunos botones de acceso directo. Otro aspecto que sobresale es la conectividad con Android Auto y Apple CarPlay inalámbrica, un valor añadido que se agradece en la actualidad, ya que no nos despegamos del teléfono móvil.

La única pega que le podríamos poner a esta pantalla es que mira hacia el frente por completo, si estuviera girada unos grados hacia el conductor se podría apreciar algo mejor. Por debajo quedan unos controles de la climatización analógicos, con un tacto convincente y con una facilidad de uso muy superior a si los hubiera integrado en la propia pantalla. La parte baja de la consola central tiene algún botón más relativo a la conducción, un hueco portaobjetos y la palanca de cambios.

Llama la atención el buen cuidado de los acabados y los materiales en el interior del Honda Jazz. Para tratarse de un modelo generalista tiene una calidad percibida bastante elevada, destacando puntos como la tapicería mixta de tela y cuero o el propio tacto que ofrece el volante. En general, los plásticos son blandos y agradables en las zonas superiores más visibles y los que son más duros en las partes bajas lo cierto es que no afean el conjunto.

Ya solo con ver el número y la generosidad de los huecos portaobjetos, podemos intuir que el Honda Jazz va a destacar por espacio. Convence y mucho la doble guantera que queda por delante del acompañante, teniendo un compartimento pequeño en la parte superior y el convencional por debajo. También hay posavasos integrados en el salpicadero, además de los tradicionales huecos de las puertas, del reposabrazos central o de la consola. Muy bien resuelto en este aspecto.

Y ya toca hablar de habitabilidad, que es donde más quiere despuntar un monovolumen. Desde las plazas delanteras del Honda Jazz se aprecia que ese exceso de altura que veíamos por fuera, viene muy bien por dentro. Hay espacio de sobra para las cabezas y cuenta con unos asientos mullidos que son muy cómodos para viajes largos, aunque no sujetan demasiado bien el cuerpo. Los reglajes son manuales, pero no cuesta encontrar la posición de conducción ideal.

Aunque donde de verdad sorprende este Honda Jazz es en la segunda fila de asientos. Cuesta creer que estemos ante un coche de poco más de 4 metros de largo, porque el espacio para las piernas parece propio de un segmento superior y el hueco para la cabeza hace que incluso usuarios de más de 1,80 metros puedan entrar. Es cierto que la plaza central es más estrecha y carece de forma, pero por lo menos no presenta un túnel de transmisión demasiado prominente.

Terminar diciendo que este modelo también se beneficia de los Honda Magic Seats, esa funcionalidad de los asientos que permite abatirlos en posición vertical. Eso hace que quede un hueco generoso y muy aprovechable para llevar objetos voluminosos, sin recurrir directamente al maletero. Eso es posible gracias a la gracias a la disposición de su depósito de combustible en la parte central del chasis (bajo los asientos delanteros). Aunque parezca imposible, casi se puede hacer una mudanza con un coche del segmento B.

Maletero

Y si ya alabamos el generoso espacio interior del Honda Jazz, lo cierto es que el maletero tampoco se queda muy atrás. Son 304 litros de capacidad, una cifra respetable teniendo en cuenta sus dimensiones. También tiene ventajas como unas formas rectas muy aprovechables o una boca de carga generosa. No termina de convencer que esté en una posición algo elevada o que aparezca un resalto en el fondo del maletero, debido a la colocación de las baterías, que impedirá que tengamos una superficie plana cuando abatimos los asientos.

Ese procedimiento se hace en dos partes (60:40) y hace que la capacidad total llegue hasta los 1.205 litros. Otros detalle del maletero del Honda Jazz que convence es el hueco que encontramos bajo el piso. Se trata de una especie de baúl que es muy útil para llevar algunos objetos, aunque es cierto que algunos usuarios preferían tener una rueda de repuesto, porque este coche lleva el típico kit antipinchazos.

Equipamiento

El equipamiento del Honda Jazz es similar al que vemos en otros modelos de la marca. Lo cierto es que puede presumir de ser bastante completo de serie, teniendo por defecto todas las ayudas a la conducción incorporadas dentro del Honda Sensing. Eso quiere decir que tiene sistemas como el avisador de ángulo muerto, el control de crucero adaptativo con función de seguimiento a baja velocidad, el sistema de mantenimiento en el carril, la alerta de tráfico cruzado, el reconocimiento de señales o las luces de carretera automáticas.

El acabado con el que arranca de serie es el Comfort, que ya cuenta con el Honda Sensing, 10 airbags (incluido el nuevo airbag central delantero), ayuda de arranque en pendiente, freno de mano eléctrico, asientos calefactados o sistema de audio con pantalla de 5 pulgadas. En el Elegance se completa la dotación con llantas de aleación de 15 pulgadas, alarma, tiradores de las puertas cromados o pantalla táctil de 9 pulgadas con Apple Carplay inalámbrico y Android Auto.

Un paso por encima se sitúa el Executive, que es el que lleva nuestra unidad de pruebas y añade llantas de 16 pulgadas, faros LED, palanca y volante de piel, navegador Garmin, volante calefactado o cámara de visión trasera. El tope de gama es el acabado Crosstar, que le da una estética más cercana a la de los crossover gracias a unos paragolpes diferenciados y protecciones en las carrocería. Las llantas de 16 pulgadas tienen un diseño específico, también la tapicería repelente al agua, y suma un sistema de sonido premium.

Motor

El nuevo Honda Jazz simplifica su gama mecánica a su mínima expresión y solamente deja la opción híbrida con la denominación e:HEV que estamos probando. Se beneficia de la etiqueta ECO de la DGT gracias al sistema de propulsión 1.5 i-MMD, que emplea un motor de gasolina i-VTEC de cuatro cilindros y 1.5 litros junto con dos motores eléctricos. Hay un bloque eléctrico que es impulsor (mueve las ruedas) y otro que sirve como generador-alternador integrado en la mecánica de gasolina.

El sistema híbrido del Jazz se completa con una batería de iones de litio de unos 0,7 kW y todo el conjunto va ligado a una transmisión fija e-CVT. Eso quiere decir que el motor de gasolina mueve las ruedas delanteras con una única relación, como si solo tuviera una sola marcha. Pero no se comportará como otros CVT, como veremos a continuación. En conjunto, este modelo cuenta con una potencia de 109 CV y 253 Nm de par, que es lo que la marca considera suficiente para sus características.

Las prestaciones no son nada del otro mundo, pues la ficha técnica de este Honda Jazz e:HEV nos dice que acelera de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y que alcanza una velocidad máxima de 175 km/h. Donde pretende destacar el híbrido es en el apartado de la eficiencia, pues homologa un consumo de 4,6 l/100km y unas emisiones de CO2 de 110 g/km según ciclo WLTP en este nivel de equipamiento. Aunque ahora toca dejar a un lado la teoría y volcarse en la práctica.

Comportamiento

Hay que comenzar diciendo que la ventaja de tener tres mecánicas en este Honda Jazz e:HEV es que contamos con tres modos de conducción. Es importante conocerlos y tenerlos en mente para aprovechar todo el potencial de este híbrido. Hay un modo EV en el que la batería suministra la energía al motor eléctrico, que es el único que mueve las ruedas. El arranque se hace en este modo si hay suficiente carga y se va rodando a «cero emisiones» los primeros metros. Cuando se pisa el acelerador demandando más potencia saldrá de este modo.

Pero lo cierto es que nos ha sorprendido mucho el rango de uso del modo EV, pues en ciudad es muy aprovechable, destacando entre semáforos o en retenciones. Es interesante también el modo Hybrid, que significa que el motor de gasolina está suministrando energía al motor/generador eléctrico, que a su vez transmite esa energía al motor/impulsor eléctrico, que es el encargado de mover las ruedas. En pocas palabras, el motor de gasolina solo genera la energía justa para que se mueva el coche en eléctrico sin gastar las baterías, con el consiguiente ahorro de combustible.

Este es el motivo por el que nos sorprenderemos viendo al Jazz e:HEV moviéndose en este modo a velocidades más elevadas, siempre y cuando seamos cuidadosos con el pie derecho. Lo hemos visto en eléctrico incluso por encima de 100 km/h, lo que es un buen indicativo. Por último, está el modo Engine, que es cuando el motor térmico se conecta directamente a las ruedas bloqueando del embrague. En resumidas cuentas, que el motor de gasolina es el que mueve las ruedas como si de un coche de combustión normal se tratara.

Lo cierto es que la fluidez entre los modos es más que ejemplar y queda claro el buen desarrollo del Honda Jazz e:HEV, que es muy eficiente a la hora de seleccionar qué es lo mejor en cada situación. También podemos «forzarlo» a través de dos herramientas. Una es el botón Eco de la consola central, que hace que se limite un poco la potencia para favorecer los bajos consumos. Otra es la posición B de la palanca de cambios, que sirve para aumentar el nivel de retención y consiguiendo que haya mayor regeneración de energía en las desaceleraciones.

En la semana de pruebas conseguimos marcar un consumo medio de 5 litros sin prácticamente pisar la ciudad. Consideramos muy satisfactorio estar apenas cuatro décimas por encima del homologado habiendo frecuentado carreteras secundarias y no habiendo practicado una conducción del todo eficiente. Lo de que el Jazz destaque en la urbe no solo será por su sistema de propulsión, sino por una visibilidad sobresaliente en todos los ángulos que se consigue gracias a la reducción de los pilares A y su generosa superficie acristalada.

A nivel de chasis, el monovolumen pequeño tiene una puesta a punto confortable y sin apenas pretensiones deportivas. Es un vehículo que te invita a conducirlo de forma pausada y tranquila, algo que también viene marcado por su refinamiento en marcha. Además de las transiciones apenas perceptibles entre los modos de conducción, hay que destacar una buena insonorización del habitáculo, lo que siempre ayuda en los desplazamientos de cualquier tipo. Eso sí, en autopista y a velocidades elevadas no será tan destacado.

Terminar diciendo que la suspensión puede resultar algo blanda, un factor que tiene cierta lógica si tenemos en cuenta que este no es un coche para pasarlo bien en un tramo de curvas, sino que busca ser confortable en ciudad principalmente. Con esa misma filosofía, presenta una dirección con un nivel de asistencia elevado. No consigue transmitir mucho al conductor, pero es bastante directa y precisa, aspectos que ayudan en un coche híbrido y urbano como es el caso.

Opinión coches.com

El Honda Jazz e:HEV es uno de los híbridos con más fundamento que podemos encontrar en la actualidad. Decimos esto por su carácter puramente urbano, que es donde salen a relucir las bondades de su sistema de propulsión, que destaca por su refinamiento y bajos consumos. Pero a esto se suma que se trata de un monovolumen pequeño, una carrocería casi en desuso, pero que sobresale por su generoso espacio interior en esas dimensiones tan contenidas.

Este ejemplar con la etiqueta ECO de la DGT también puede presumir de un equipamiento muy completo incluso de serie, mientras que deja el apartado estético ya al juicio de cada persona. Argumentos de peso para triunfar, aunque a una tarifa algo por encima de la media. Este Jazz e:HEV parte de 21.390 euros en el acabado Comfort y llega hasta los 26.650 euros en el Crosstar con su estética diferenciada. La parte positiva es que no habrá que recurrir prácticamente a elementos opcionales.

Honda Jazz e:HEV
7.8Nota
Lo mejor
  • Espacio en las plazas traseras
  • Equipamiento completo de serie
  • Consumos muy bajos
Lo peor
  • Diseño menos llamativo que un SUV
  • Solo una mecánica disponible
  • Precio por encima de la media
Diseño7
Habitabilidad8.5
Acabados7.5
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor8.5
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

  • coches híbridos
  • Honda
  • Honda Jazz
  • urbano