El Grupo Hyundai está formado por tan sólo dos marcas, la propia Hyundai y Kia. Pero hay que ver su poderío. Quinto fabricante de vehículos mundial, el pasado año fabricó nada menos que seis millones de vehículos.

Kia presume dentro del negocio de ser la única marca que ha crecido en Europa en los últimos ocho años. Y en 2017 las cifras provisionales pintan realmente bien. Los lanzamientos del nuevo Kia Rio 2017 y el Kia Picanto 2017 han impulsado las cifras. En breve también el Stinger sumará su granito de arena para cerrar el año.

Pero hace falta algo más si desean que 2018 sea el décimo año seguido de crecimiento y alcanzar las 500.000 unidades vendidas al año. Y ese algo, obviamente, ha de tener un formato SUV, que es lo que el mercado demanda de manera imperiosa. La respuesta de la firma coreana es el Kia Stonic 2017, un SUV pequeño que ya está disponible, del cual encontrarás nuestra opinión más abajo.

La marca tiene experiencia de sobra en la fabricación de este tipo de vehículos. De hecho, suponen un 41% de las ventas de la marca, con el Sportage como estandarte. Otrora una marca de nicho, ahora el auge de los SUV los ha impulsado definitivamente como una de las marcas más pujantes.

Sin embargo, el aumento de las ventas de SUV en la marca está un 22% por debajo de lo que aumentan las ventas de SUV en Europa. Y es que el Kia Soul, un auténtico éxito en América, no deja de ser una anécdota en las cifras de ventas europeas y españolas.

El Kia Stonic es la respuesta, crucial para seguir creciendo. Llega en un momento en que se lanzarán muchísimos rivales en el segmento: Hyundai Kona, Seat Arona, Citroën C3 Aircross… que se unen a los ya existentes. ¿Cuenta el Kia Stonic con suficiente potencial para destacar en esta batalla? Viajamos a Berlín para comprobarlo, justo en esta semana que comienza su comercialización.

Exterior

El segmento B-SUV es el que más crece en Europa. A un ritmo salvaje. Si en el año 2010 apenas se vendían 150.000 unidades, se espera que en 2020 sean más de dos millones. ¿De dónde viene tanto cliente? Pues antiguos compradores de utilitarios y monovolúmenes pequeños, incluso de compactos, monovolúmenes compactos y SUV compactos. ¿Y qué buscan, por encima de todo? Estilo. Todas las marcas apuestan por ello.

No se puede decir que el Kia Stonic sea un coche que desagrade a la vista. No se ha optado por lo “fácil”, que era hacer un “mini Sportage”, sino que se nota que se está más cercano visualmente (y en lo técnico, pero esto lo explicaremos luego) del Rio.

En la vista lateral vemos algunos detalles característicos. El coche mide 4.140 mm de longitud y tiene unos voladizos muy cortos, tanto delante como detrás, con una distancia entre ejes bastante generosa, de 2.580 mm. Vemos también que, pese a que pretende sobresalir por sus actitudes offroad, tiene nada menos que 183 mm de altura al suelo, una cifra más que correcta.

Es en esta vista donde se aprecia bien las posibilidades de personalización exterior, con una carrocería bicolor (disponible a partir de diciembre, si bien puede reservarse ya), que permite nada menos que 20 combinaciones, más o menos atrevidas. La solución de Kia ha sido muy diferente al de otros fabricantes. En lugar de imitar un techo flotante, el pilar C tiene un estilo targa, que separa la parte delantera y el alerón en la parte superior del portón.

Sobre el techo vemos también unos raíles que siguen esa línea dinámica que dibuja la silueta. En las puertas encontramos una línea de expresión a media altura, pasos de rueda con plástico negro típicos en los SUV (que albergan llantas de hasta 17 pulgadas, de 15 en el acabado sencillo), altura que siguen por toda la parte baja. Dibujan en las puertas una forma caprichosa.

Con 1.760 mm de ancho, en el frontal vemos la evolución de la parrilla Tiger nose, más cercana a la del Rio (que no igual), que une a los faros, con tecnología LED para la luz diurna. En la parte baja hay una generosa toma de aire, con faros antiniebla encastrados a los lados en una trapezoidal. Llama también la atención el notable abultamiento del capó, que le otorga bastante músculo.

Desde la parte trasera destacan los pasos de rueda musculados y las tres líneas horizontales del portón, que le dan equilibrio (una solución idéntica al Sportage). La ópticas traseras tienen tecnología LED con efecto 3D. En la parte baja, las protecciones en plata permiten que encaje bien la salida de escape, de generosas dimensiones (pueden ser dos, en la mecánica gasolina turbo).

Interior

La primera impresión fue de “he estado aquí antes”. Y es que hay pocas diferencias respecto al Rio de diseño. Todo el salpicadero es prácticamente idéntico, con muchas líneas rectas y superficies suaves (el tacto de las zonas naranjas, que se vende en un paquete especial, es especialmente agradable). Y lo han logrado sin  abuse del negro piano (solamente hay en los aireadores), un material que puede lucir espectacular la primera hora… pero que requiere demasiada limpieza.

Nos contaban los responsables de producto que el panel pintado del salpicadero frente a los asientos busca imitar a la parrilla. Y que las salidas de ventilación y los bordes externos del salpicadero recuerdan a los grupos ópticos. Como curiosidad, ahí queda.

Todo el protagonismo en la parte delantera corresponde a la pantalla del sistema de infoentretenimiento. Tiene algunos botones físicos para las funciones principales (nos alegramos de ello) y también puede manejarse alguna desde el volante, que tiene la base achatada. Está en una posición bastante elevada… pero me pregunto por qué no integrarla del todo en el salpicadero en lugar de tenerla en modo “flotante” que apenas sobresale.

Los mandos de la calefacción y ventilación sí me gustan. Me recuerdan al mando de una PlayStation y resultan realmente intuitivos y sencillos de usar, al tiempo que libera mucho espacio en esa zona. ¿Algo mejorable? La pantalla con números en rojo sobre fondo negro se ve algo antigua.

Justo bajo ellos hay un par de espacios para dejar objetos. El superior, como un estante sobre las tomas Aux y USB, cuenta con un piso de goma que evitaruidos y que se muevan los objetos (como la llave y el móvil). No ocurre lo mismo con el inferior. La base es de plástico duro y si dejas unas llaves o unas monedas harán ruido, bastante molesto.

Además, cuentas con una guantera de dimensiones bastante generosas (cabe una tablet sin problemas), bolsas de las puertas con un espacio para dejar botellas En la consola, junto al freno de mano hay dos reposabebidas y también un cofre bajo el reposabrazos delantero. Para completarlo, en el techo hay un compartimento para las gafas de sol.

Los asientos me han parecido bastante mullidos y cómodos. En España no podrá elegirse con la tapicería que ves en las imágenes, pues de serie lleva tapicería negra de un solo tono, si bien el acabado más alto podrá contar ese paquete naranja (en Europa hay cuatro a elegir, es posible que lleguen aquí).

El espacio es lo que uno puede esperar del segmento. Tanto para la cabeza como de anchura, delante hay bastante espacio. La posición de conducción es mas cercana a la de un turismo que a la del Sportage, donde se va mucho más erguido.

Maletero

 

La capacidad del maletero es correcta. Son 332 litros de capacidad, con una boca de carga muy amplia y un suelo que se puede colocar en dos niveles. En el inferior maximizas la capacidad de carga y, si lo colocas en el superior consigues un hueco para dejar algunas cosas más ocultas (no es muy profundo)… o un suelo de carga plano si abates los respaldos de los asientos traseros.

Cuando realizas esta operación, el volumen del maletero crece hasta los 1.155 litros. El maletero tiene formas bastante regulares, un pequeño cajón en el lateral izquierdo, un gancho para colgar bolsas y argollas que evitan que la carga vaya dando tumbos cuando no se viaja cargado. Bajo el piso, en España cuenta con una rueda de repuesto temporal.

Equipamiento

La unidad al que corresponden estas imágenes no corresponde exactamente con ninguno de los tres niveles de equipamiento disponibles en nuestro país. Destaca del Stonic que su dotación básica es ya bastante completa.

El nivel de partido se denomina Concept y ya cuenta con llantas de aleación, seis airbags, barras de techo, luces diurnas LED, faros antiniebla delanteros, pantalla de 7 pulgadas, aire acondicionado, volante y palanca de cambios en piel, tapicería de tela, asiento de conductor regulable en altura, mandos de control de audio en el volante, control de crucero con limitador de velocidad, sensor de luces y , entre otras cosas.

Por encima se sitúa el Drive, que suma retrovisores plegables, lunas traseras oscurecidas, las ópticas traseras LED, navegador y cámara de visión trasera, reposabrazos central con puerto USB para las plazas traseras, climatizador, sensor de lluvia, sensores de aparcamiento traseros…

La versión más alta de gama Tech suma el paquete de asistentes de conducción (opcional el el Drive y que incluye panel de instrumentos con display LCD de 3,5 pulgadas y el asistente de mantenimiento de carril, detector de fatiga, asistente de luces de carretera, asistente de frenada de emergencia..). También los pedales acabados en aluminio, arranque opor botón y llave inteligente, retrovisor interior electrocrómico…

Los precios parten de los 17.100 euros, pero en el inicio de la comercialización existe un descuento (si se financia el coche de hasta 4.181 euros), lo que lo deja en 12.919 euros, una de las opciones más baratas del segmento… y con un equipamiento y terminaciones por encima de la media. En el caso del diésel más potente y mejor acabado (muy similar al probado), el pecio se va  los 22.800 euros, que con las distintas rebajas se queda en 18.619 euros. Habría que añadir los 600 euros de la carroceria bitono (un sobrecoste de 250 respecto a lo que cuestan la mayoría de tonos, 150 el blanco). Obviamente, también cuenta con los siete años de garantía o 150.000 km.

Te recomendamos echar un ojo a nuestra sección de coches nuevos, en la que los concesionarios oficiales de las marcas publican sus ofertas, para encontrar tarifas todavía mas ventajosas. También emplear nuestro comparador de seguros, el lugar perfecto donde dar con la póliza que más se ajuste a tu presupuesto y necesidades.

Motor

La unidad que tenemos entre manos es la única motorización diésel disponible, el conocido 1.6 CRDi, un cuatro cilindros sobrealimentado que entrega 110 CV a 4.000 rpm y 260 Nm de par máximo. Se espera que cope un 40% de las ventas, todavíano se puede “matar” al diésel en este segmento.

Va ligado a una caja de cambios de seis velocidades con la que aceler de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos, con una punta de 175 km/h (que comprobamos que alcanza sin dificultad, bondades de los tramos de autopistas alemanas son límite de velocidad).

Es la variante de menor consumo de la gama, ya que anuncia 4,2 l/100 km de consumo. La oferta la completan dos bloques de gasolina, el  atmosférico 1.2 MPI con 84 CV y 125 Nm de par y el 1.0 T-GDI de 120 CV, de tres cilindros y que homologa 5 l/100 km.

El primero se acopla a una transmisión manual de cinco relaciones y el segundo a una manual de seis velocidades, aunque a mediados de 2018 llegará la caja automática DCT de siete, junto a una variante de 100. No hay alternativas híbridas (eso queda reservado para el Kia Niro 2017), aunque no se descarta en el futuro que llegue alguna opción híbrida más sencilla.

Todos los motores envían su potencia a las ruedas delanteras. Se trata de un SUV que no está preparado realmente para salir fuera del asfalto… y comercialmente no tiene demasiado sentido: apenas un 8% de los B-SUV europeos se compra con tracción total. Por ese motivo es lógico que emplee la plataforma del Kia Rio y el i20, mientras que el Hyundai Kona usa otra específica, para poder ofrecer tracción a las cuatro ruedas.

Comportamiento

Lo primero que llama la atención del Kia Stonic es lo poco SUV que es. Desde que te acomodas en el asiento, notas que la posición de conducción es más tendida que erguida. Vas situado más alto que en un Kia Rio (ver prueba), pero la espalda ve en una posición muy similar, más tumbada. De la ergonomía solamente un pero: el apoyabrazos delantero cae demasiado alto y a veces molesta cuando con el cambio de marchas echas el codo hacia atrás.

El sonido del motor diésel esta bastante bien “camuflado” y no llega al habitáculo demasiado ruido ni vibraciones. El gasolina lo superará en este sentido (esperamos hacer una prueba más a fondo con el motor 1.0 T-GDI), pero me ha parecido basante bien insonorizado.

 

Los alrededores de Berlín no destacan por sus cuestas ni curvas cerradas, de ahí que la marca montase un pequeño circuito en un antiguo aeródromo para exigirle al chasis. Pudimos advertir muy pronto que la puesta a punto del coche se sale de la tónica habitual de la firma. No es un deportivo, pero sí que muestra un buen comportamiento, con pocos balanceos en curva y una firmeza que no esperas en un crossover. Allí donde el Rio destaca por suavidad, el Stonic lo hace por su enfoque más dinámico.

Puede soprender el aplomo, conseguido mediante unas suspensiones bastante firmes, fabulosas en curvas y frenadas, pero que hacen perder confort a la hora de superar badenes o encontrarse con un firme de adoquines o algo más bacheado de lo habitual. Y es que tanto la suspensión delantera como la trasera son específicas para el coche. No es que el resultado sea un coche incómodo, pero sí que filtra menos los rotos del piso, que llegan a los ocupantes del vehícul, algo que en principio no casa demasiado con un coche de claro enfoque urbano… pero sí con los jóvenes a los que se dirije.

La dirección es también precisa y rápida, y los voladizos cortos ayudan a que la inercia del eje delantero en curva sea mínima. La sensación de seguridad es muy alta en todo momento. A ello ayudan sistemas electrónicos como estos:

  • Vectorización de par por Frenado (Torque Vectoring by Braking): de forma inteligente, frena las ruedas interiores para reducir el sobreviraje cuando se acelera en curva.
  • Control de Frenado en Curva (Cornering Brake Control): frena las ruedas interiores en curva para mantener la trayectoria y mejorar la estabilidad.
  • Estabilidad en Recta (Straight Line Stability): frena individualmente las ruedas en frenadas fuertes, como una parada de emergencia, para impedir movimientos laterales del coche.
  • Asistente de Arranque en Rampa (Hill Start Assist): ideal para un coche utilizado predominantemente en entornos urbanos, donde son frecuentes las paradas y arranques.

La prueba no fue lo suficientemente larga como para analizar los consumos a fondo. El ordenador de a bordo registró 5,8 l/100 km, pero el hecho de que el tráfico estuviese bastante complicado, que hiciésemos un tramo de Autobahn a la velocidad máxima… no creemos que se ajuste demasiado a un uso muy convencional. Lo que sí me pareció es más que solvente y con potencia suficiente para mover el coche, ya que se tiene un buen empuje incluso pisando a fondo el acelerador en marchas largas.

Opinión coches.com

Por derecho propio, el Kia Stonic pasa a ser uno de los SUV pequeños con mejor relación calidad/precio del mercado. Un rival muy duro para los actuales líderes del segmento, el Renault Captur y el Peugeot 2008 que son, como él, claros derivados de utilitarios. Su comportamiento dinámico está por encima de ellos… pero no nos pareció tan bueno como el Mazda CX-3 (ver prueba) o el Fiat 500X (ver prueba).

No destaca tampoco en espacio interior o maletero (hay alternativas mejores en este sentido, como los SUV que vienen a sustituir a los pequeños monovolúmenes, como el Citroën C3 Aircross o el Opel Crossland X.

¿Sus bazas? Cuenta con un exterior atractivo, un interior de calidad para su precio (sí, hay plásticos duros en algunas zonas) y un precio sorprendente. Los responsables de la marca nos hablaban de unas previsiones de ventas de 15.000 unidades anuales en España, lo que lo convertirían en su segundo puntal, junto al Sportage. Obviamente, restaría ventas a cee´d, Venga, Soul o incluso Sportage… pero la apuesta es fuerte y cuenta con potencial para ganarla. El próximo año veremos si lo han logrado, pues la pelea en este segmento promete ser interesantísima.

Kia Stonic 1.6 CRDi
7.6 Nota
Lo mejor
  • Precio y equipamiento muy competitivo
  • Buen comportamiento dinámico
  • Diseño atractivo y personalizable
Lo peor
  • Maletero de dimensiones justas
  • Supensiones con confort limitado
  • No hay posibilidad de versiones 4x4
Diseño8.5
Habitabilidad7
Acabados7
Maletero6.5
Equipamiento8
Motor7.5
Comportamiento8
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

Ver galeria (45 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta