El Lexus RC 300h que probamos esta semana y del que os dejamos nuestra opinión, es uno de los últimos modelos que ha visto la luz en la marca premium japonesa. Todos seguimos teniendo en mente al Lexus LFA, el espectacular coupé con motor V10 cuyo rugido sobrecogía a cualquiera. Este deportivo aún hoy en día sigue sin sustituto, a pesar de que el Lexus LC haya hecho un acercamiento. Pero el coupé biplazas sentó unas bases que sirvieron para otros modelos.

Pero como decíamos, guardando las distancias. Habrá pocas similitudes entre aquél LFA y los actuales RC. Las siglas que le dan nombre significan Racing Coupé y son una declaración de intenciones desde el principio. Este coupé de dos puertas y cuatro plazas ha bebido en diseño de su radical primo y también de otros prototipos como los Lexus LF-CC Lexus LF-LC. Así ha conseguido una personalidad tan marcada.

Precisamente eso es lo que necesitaba ante sus principales rivales alemanes: los Audi A5BMW Serie 4 y Mercedes Clase C Coupe. Un llamativo aspecto y un enfoque diferente. Porque hay que destacar que quién quiera comprar un Lexus RC en nuestro país solo tendrá dos opciones. El RC 300h que tenemos nosotros, un híbrido del que os contaremos todos los detalles; y el RC F, mucho más radical con motor V8.

Exterior

Lo cierto es que visto desde el exterior, el Lexus RC 300h embriaga. Tiene unas dimensiones armoniosas de 4,69 metros de largo, 1,84 metros de ancho y solo 1,39 metros de alto. La distancia entre ejes es de 2,73 y consigue darle a la carrocería ese dinamismo que se respira en los cuatro costados. Tengo que admitir que es uno de los coches de pruebas que más miradas han atraído, fruto de un diseño muy pasional.

Nuestro Lexus RC 300h con acabado F Sport es todo un samurái por fuera. En el frontal predomina una enorme parrilla que va desde el capó hasta el paragolpes que tiene forma de reloj de arena y un entramado muy llamativo y marcos cromados. La complejidad de sus líneas queda patente cuando vemos sus faros delanteros divididos en dos partes, los principales con forma triangular y las luces LED diurnas con forma de flecha. Por debajo de ellos queda una salida de aire para refrigerar los frenos.

El perfil es una de las vistas más atractivas del RC 300h. Su silueta es baja y sugerente, con una caída del techo que se prolonga desde el pilar B hasta el spoiler sobre la tapa del maletero. No es de extrañar su coeficiente aerodinámico de 0,28 Cx. Pero si miramos más abajo el atractivo continua gracias a las deportivas llantas de 19 pulgadas y a los prominentes faldones laterales, que son más anchos de lo que realmente parecen.

El coche queda rematado por una zaga igual de llamativa que el resto del conjunto. Tras la luneta inclinada y el pequeño alerón, tenemos unos enrevesados pilotos traseros. Aunque lo que más llama la atención es la gran anchura del paragolpes trasero, que ya se empezaba a intuir desde el lateral. En él encontramos unas tomas de aire falsas y un difusor en color negro que acoge a la doble salida del escape.

Interior

El interior del Lexus RC 300h no es tan agresivo ni radical como el exterior. Aquí se ha buscado alcanzar cierta elegancia y distinción para rivalizar con sus contendientes alemanes. Lo cierto es que desde que entras notas la calidad de sus materiales y el buen ajuste de los mismos. Destaca el cuero ‘Tahara Marfil’ que cubre los asientos y parte de las puertas. Empañan un poco el conjunto algunos mandos y los plásticos que pretender emular la fibra de carbono en las puertas.

Este coupé ya lleva unos añitos en el mercado y eso se nota. Su tecnología está un poco desfasada y lo comprobamos con las pantalla de 7 pulgadas del sistema multimedia que se controla desde la ruleta de la consola central, que tiene una resolución algo baja. Por debajo unos controles de la climatización también algo clásicos pero con la peculiaridad de poder subir y bajar la temperatura a través de una banda táctil.

Entre la pantalla y los controles no podía faltar ese pequeño reloj analógico, seña de identidad de la marca. Desde el volante multifunción se pueden llevar a cabo bastantes acciones. Una de ellas será controlar la instrumentación que vemos detrás del volante. Está formada por una única esfera rodeada de datos digitales. Aunque si damos a un botón la esfera se desplazará como por arte de magia y se nos mostrarán aún más detalles del ordenador de a bordo.

Si estáis viendo las fotos y echáis de menos la palanca del freno de mano o un botón en su lugar, no los vais a encontrar. Una de las peculiaridades de este modelo es que equipa un freno de estacionamiento de pie. Es exactamente el mismo pedal que ya vimos en el Toyota Prius y un elemento que no tiene mucha lógica en el mercado europeo, aunque si que tiene mayor popularidad en el americano. No es un inconveniente, pero un freno de mano eléctrico iría más acorde a su filosofía.

Por el contrario, la ergonomía del Lexus RC 300h es envidiable. Desde las plazas delanteras sientes que está todo a mano y además los asientos son del todo confortables. Es muy fácil encontrar la posición de conducción gracias a los múltiples ajustes eléctricos y la calefacción y ventilación ayudarán en algunos casos. En estos dos asientos las cotas de altura y anchura son correctas a pesar de lo baja que es la carrocería.

En las plazas traseras no contaremos con tanta soltura. El acceso es complicado a pesar de que los asientos se desplacen eléctricamente. Una vez dentro comprobamos que los más altos tocarán con el techo debido a su prominente caída y tampoco hay un excesivo espacio para las piernas. Como solo está homologado para cuatro pasajeros, la anchura de los dos asientos es buena y nos podrán hacer el apaño en viajes cortos.

Maletero

Los coupés no son muy dados a destacar por espacio y lo comprobamos en el maletero. Tiene una capacidad de 366 litros, o que le sitúa algo por debajo de la media del segmento. En este aspecto sale perjudicado respecto a sus rivales alemanes, pues los tres le ganan, el Audi A5 Coupé con 465 litros, el BMW Serie 4 con 445 litros y el Mercedes Clase C Coupé con 400 litros de capacidad.

Aún así lo consideramos bueno para la mayoría de situaciones y para algún que otro viaje. La boca de carga queda algo elevada y no es muy ancha, por lo que habrá dificultades para cargar objetos más pesados y/o voluminosos. A pesar de ello, sus formas son bastante rectas y aprovechables, bajo el piso tiene unos útiles huecos y conseguimos una mayor superficie de carga al abatir los asientos traseros.

Equipamiento

El equipamiento es una de las cosas que más definidas están en el Lexus RC 300h. Lo podemos adquirir en con tres niveles de acabado distintos, tres sabores para satisfacer a todos los gustos. Parte con el acabado Executive, el más indicado para flotas, que ya cuenta con llantas de 18 pulgadas, tapicería de cuero, climatizador bizona, control de crucero, Lexus Media Display (pantalla de 7 pulgadas) o cámara trasera.

El que tenemos nosotros es el intermedio F Sport, que cuenta con un aspecto más deportivo gracias a las llantas de 19 pulgadas o paragolpes y parrilla diferenciados. Añade equipamiento interesante como los faros Bi-LED, asientos y volante específicos, anagramas del acabado, suspensión variable adaptativa, modos de conducción (Eco, Normal, Sport y Sport S+) y algunas ayudas a la conducción (LDA, BSM o AHB)

El acabado tope de gama de este modelo es el Luxury, que será distinguible por unas llantas específicas también de 19 pulgadas, los mismos faros Bi-LED o el techo solar. En el interior tiene una tapicería dferenciada e inserciones de madera, mientras que su multimedia destaca por sus servicios conectados o por el sistema de sonido Mark Levinson. En cuanto a ayudas a la conducción también será más completo.

Motor

Como ya decíamos al principio, solo tenemos dos opciones en la gama RC, el híbrido que llevamos o un potente deportivo con motor V8. La opción más lógica para la mayoría será este RC 300h que bajo el capó esconde un sistema de propulsión híbrido. Por un lado cuenta con un motor de ciclo Atkinson de cuatro cilindros y 2.5 litros con 178 CV y 221 Nm entre las 4.200 y las 4.500 rpm. Por el otro un motor eléctrico síncrono de imanes permanentes.

De esta forma se consigue una potencia conjunta de 223 CV que pasa directamente al eje trasero a través de una caja de cambios de variador continuo (E-CVT). El conjunto se completa con una batería de níquel-metal hidruro (Ni-MH) que permitirá mover el coche y que se alimenta mediante un generador eléctrico que convierte la energía para ir cargando las baterías constantemente.

Sobre el papel, el Lexus RC 300h tampoco parece un coche apasionante. Sus prestaciones son bastante discretas con una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos y una velocidad máxima de 190 km/h. Por otro lado, sus consumos y emisiones son destacados debido a su condición de híbrido. Homologa 4,9 l/100km en ciclo mixto y tiene unas emisiones de CO2 de 113 g/km.

Comportamiento

Pero eso toca juzgarlo ahora, poniéndonos a los mandos y conviviendo con este Lexus RC 300h. Siempre y cuando tengamos suficiente batería el arranque y los primeros metros los haremos con el motor eléctrico. Esto ha causado miradas de incredulidad entre los viandantes, ¿un aspecto tan deportivo y ni suena? Aunque cuando pisamos con más ímpetu el acelerador entrará en acción el motor térmico.

Pero la entrega de potencia no es tan instantánea ni lineal como nos gustaría. Se nota que hay cierto ‘lag’ un retardo entre el gesto de nuestro pie y la respuesta del coche. Podríamos decir que es algo lento de reacciones. Cuando ya nos llega la potencia vemos que es un empuje considerable, pero nada que nos vaya a dejar pegados al asiento, el RC 300h es más un ‘gran turismo’ que un deportivo.

Uno de los culpables de este comportamiento es sin duda el cambio E-CVT. Este sistema de engranaje planetario va adaptando las relaciones de cambio constantemente y no tiene marchas al uso. Si no estas habituado a él, cuesta trabajo acostumbrarse, pues las revoluciones del motor no van acompasadas a las ruedas y da la sensación de que suena mucho y corre poco. La insonorización del Lexus es sobresaliente pero en una aceleración fuerte, con un régimen de revoluciones constante puede llegar a ser molesto.

Si te has fijado en las fotos del interior habrás visto dos bonitas levas plateadas detrás del volante. Sí, podemos usar las levas para jugar con el cambio. Pero no, no serán marchas reales, sino una simulación poco gratificante que simplemente consigue aumentar o reducir el freno motor. Si queremos cambiar el comportamiento del coche lo mejor es recurrir a los modos de conducción. El Eco nos ayudará con los consumos mientras que el Sport hará que ganemos rapidez de respuesta.

De todos modos no podemos esperar diferencias notables entre modos. Tampoco es que sea estrictamente necesario, pues a nivel de chasis la puesta a punto es muy buena. El Lexus RC 300h tiene un equilibrio ejemplar. Uno de los aspectos que más me gustó fue su suspensión con dureza variable, que nos da un confort en marcha sobresaliente. Puede que sea algo blanda para un uso deportivo, pero definitivamente no es lo que se busca.

De hecho, si intentamos llevar al límite a este coupé nos encontramos con una tendencia algo subviradora. Es algo lógico por otro lado, tenemos que tener presente que estamos al volante de un coche que pesa casi 1.800 kg. Es un híbrido y cuenta con frenada regenerativa, eso significa que tendremos que coger algo de práctica porque es un poco más difícil de dosificar.

Aún así es un vehículo fácil de llevar y con el que experimentar una conducción tranquila de lo más gratificante. La dirección no es tan asistida como cabría esperar, de hecho tiene una precisión y un tacto muy buenos, otro punto fuerte del Lexus RC 300h. Los consumos en situaciones reales (y abusando de carreteras secundarias) rondarán los 7,5 l/100km, aunque sale beneficiado en entornos urbanos, pudiéndonos acercar a las cifras homologadas.

Opinión coches.com

En definitiva el Lexus RC 300h es una apuesta firme y muy personal en el segmento de los coupés grandes. Probablemente no tendrá el volumen de ventas de su competencia alemana, pero sin duda es un modelo que atraerá todas las miradas gracias a su atractivo diseño. Su habitáculo tiene una buena calidad aunque su tecnología se ha quedado algo atrasada frente a otros rivales. La habitabilidad es la que cabe esperar en un coupé de dos puertas.

El sistema de propulsión híbrido de 223 CV ligado al cambio E-CVT necesitará de cierta adaptación. El retardo en la entrega de potencia y el régimen de revoluciones de la transmisión no es algo a lo que esté acostumbrado todo el mundo. Aunque tenga aspecto de deportivo no podemos esperar reacciones radicales (para eso ya está el RC F), sino una conducción cómoda y tranquila gracias a un chasis más que notable.

Lexus RC 300h
7.8 Nota
Lo mejor
  • Diseño arriesgado y atractivo
  • Calidad de materiales en el interior
  • Puesta a punto del chasis
Lo peor
  • Tecnología algo obsoleta
  • Acceso y espacio en las plazas traseras
  • Cambio E-CVT y prestaciones discretas
Diseño9
Habitabilidad6.5
Acabados8.5
Maletero7
Equipamiento8
Motor7
Comportamiento8.5
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (51 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta