Desde hace poco tiempo, la familia Mercedes-AMG GT cuenta con un nuevo integrante. Lo que comenzaría con la carrocería coupé y seguiría con la descapotable (Roadster) se completa ahora con un sedán de cuatro puertas. Ha sido bautizado como Mercedes-AMG GT 4 puertas Coupé y en realidad tenemos que decir que se trata de un cinco puertas por su portón del maletero. Aunque lo que no podemos contradecir son sus líneas que evocan a un gran coupé de los que tienen carisma.

Siguiendo por su análisis morfológico, hay que añadir que no comparte arquitectura con los otros dos AMG GT, de tamaño más compacto. Para lograr ese extra de polivalencia se ha empleado la misma plataforma que en el nuevo CLS, que a su vez es la misma que estrenó el Clase E. El objetivo con este modelo ha sido claro: atacar a un segmento que en la actualidad está copado por el Porsche Panamera con un producto que ofrezca grandes dosis de deportividad sin perder la versatilidad.

Para comprobar si lo consigue, nos ponemos al volante del Mercedes-AMG GT 63 S 4 puertas Coupé, la versión tope de gama de esta tercera carrocería. Un ejemplar claramente de nicho, cuyo valor añadido será la exclusividad, pues está al alcance de pocos bolsillos. Esta versión parte desde los 195.000 euros, aunque el precio no es la única cifra que da vértigo. Su mecánica V8 alcanza una potencia de 639 CV, así que analizamos con ganas lo que tiene para ofrecernos.

Exterior

Comenzando por su imagen exterior vemos que, a pesar de llamarse Mercedes-AMG GT, el diseño tiene una personalidad propia y diferenciada. También llaman la atención sus mastodónticas dimensiones. Estamos ante un vehículo que tiene una longitud de 5,05 metros, una anchura de 1,87 metros y una altura de 1,45 metros. La distancia entre ejes se extiende hasta los 2,95 metros para asegurarse una buena habitabilidad interior.

El frontal del Mercedes-AMG GT 63 S 4 puertas Coupé está copado por la llamativa parrilla Panamericana, también presente en el resto de la familia con sus listones verticales cromados. Cuenta con la tecnología Airpanel, que es una aerodinámica activa que controla el flujo del aire. Tampoco pasan desapercibidas las grandes tomas de aire que aparecen por debajo de los faros. Por su parte, el largo capó cuenta con unas marcadas nervaduras que le aportan un poco más de carácter, si cabe.

Si seguimos por el perfil tenemos que reconocer que los ojos se dirigen a la dramática caída del techo, la misma que le hace merecer el apellido coupé. Queda además reforzada por la forma afilada que adoptan las ventanillas. En esta vista lateral es imposible no reparar en las llantas de 21 pulgadas. Son forjadas, van calzadas por unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 y esconden unos enormes frenos de los que ya hablaremos más adelante. Y por cierto, son opcionales.

Terminamos repasando la zaga, que es un poco más conservadora pero que también cuenta con elementos interesantes. A simple vista podría parecer que la caída del techo termina con un pequeño spoiler sobre el portón del maletero. Sin embargo, en ese punto está oculto un alerón trasero activo que se despliega a alta velocidad o cuando lo selecciones desde el interior (lamentablemente nuestra unidad de pruebas había tenido problemas con este elemento). Más abajo encontramos unos pilotos estrechos y muy horizontales, mientras que en la parte inferior destaca el difusor que integra las cuatro salidas de escape.

Interior

El primer sentimiento que notamos al abrir las puertas de nuestra unidad de pruebas es cierto aturdimiento. La configuración no pasa desapercibida gracias a la tapicería de cuero en ese color rojo tan vivo que queda contrastada con algunos detalles en negro. Una vez superada esa primera fase nos empezamos a dar cuenta de que se trata de un escaparate tecnológico prácticamente a la altura del Clase S que suma los toques de deportividad implícito de otros AMG GT.

Si empezamos por la parte superior vemos las dos pantallas consecutivas de 12,3 pulgadas que son las responsables tanto de la instrumentación como del sistema multimedia. Ocupan buena parte del salpicadero y se controlan a través del volante y del controlador táctil en la consola central, respectivamente. Por debajo de la pantalla central y en los laterales están las llamativas salidas del aire que también van iluminadas.

Uno de los puntos que más nos gusta de este interior es el volante AMG Performance, que va forrado en Alcántara (al igual que el techo), está achatado por la parte inferior y tiene algunos botones interesantes. Permite cambiar el modo de conducción y otras funciones que afectan a la conducción. En la consola central también hay una botonera iluminada con accesos directos a esas funciones y pequeñas pantallas hápticas en cada botón. Entre ellas la pequeña palanca de cambios con el sello de Affalterbach.

Ya hemos dicho el precio de este Mercedes-AMG GT 4 puertas Coupé y su vinculación con otros modelos. Situarse en el cúspide de la gama tiene que ser sinónimo de la máxima calidad y de unos acabados excepcionales. En este apartado el modelo cumple con nota gracias al cuero y a la Alcántara de su tapicería o a las molduras de carbono y aluminio. La iluminación ambiental también aporta su toque para crear una atmósfera agradable y distinguida.

Una de las principales ventajas que añade este modelo a la familia Mercedes-AMG GT es la capacidad añadida que aporta la segunda fila de asientos. Dejamos apartados momentáneamente los deportivos y ajustables baquets delanteros para centrarnos en la parte de atrás. Hay que decir que el acceso no es el más cómodo del mundo y que es más recomendable para cuatro pasajeros que para cinco. La plaza central es demasiado estrecha y cuenta con un prominente túnel de transmisión.

Para los que no necesiten esa quinta plaza, pueden configurar la segunda fila con los asientos Executive, dos butacas independientes y separadas por una consola central que integra unas cuantas funciones adicionales. En general tenemos que afirmar que el espacio para las piernas es muy bueno, pero el de la cabeza será justo para los más altos debido a la caída del techo. También hay que añadir que una sección de la ventanilla trasera se mantiene fija y no baja.

Maletero

El Mercedes-AMG GT 4 puertas Coupé también quería sobresalir por ser un deportivo con un gran maletero. En este caso nos encontramos con una capacidad de 456 litros (60 litros están bajo el piso) y unas formas muy rectas y aprovechables. Como decíamos, aunque se llame cuatro puertas técnicamente es un cinco puertas gracias al portón trasero. Tiene apertura eléctrica y deja una boca de carga muy generosa.

Aunque también hay que decir que esta boca de carga está situada a una altura bastante elevada. En el caso de que se necesite más espacio, siempre se puede abatir los asientos traseros para obtener una superficie lisa y 1.324 litros de capacidad. Son cifras bastante buenas pero que todavía quedan algo por debajo de las que presenta su principal competidor, el Porsche Panamera.

Equipamiento

Si queremos hablar del equipamiento del Mercedes-AMG GT 4 puertas Coupé hay que tener en cuenta que ya se trata de un tope de gama en sí mismo y que será bastante completo de serie. El V8 ya cuenta con llantas de 20 pulgadas y detalles deportivos como el volante AMG Performance o los modos del AMG Dynamic Select. Se completa con tecnologías como la cámara de 360º, asistente activo de cambio de carril, asistente de frenado activo, iluminación ambiental o el Comand Online.

Con motivo de su lanzamiento ya está disponible el Mercedes-AMG GT 63 S Edition 1, una edición muy equipada que puede ser distinguida por elementos específicos. Cuenta con el paquete aerodinámico AMG, la aerodinámica activa o llantas forjadas en el exterior. En el interior también monta unos asientos deportivos, además de tapicería y algunas molduras exclusivas. Algo parecido a lo que estamos viendo en la jornada de hoy, a decir verdad.

Porque la unidad que probamos no tenía mucho que envidiarle, pues equipaba un buen despliegue de elementos opcionales. Empezando por el color exterior “designo gris selenita magno”, las llantas forjadas de 21 pulgadas o los neumáticos ya citados. En el interior continúa con la tapicería bitono, los asientos AMG Performance, la climatización automática de tres zonas, el techo panorámico, los paquetes AMG Night y Premium Plus, el sistema de sonido Burmester 3D Surround (23 altavoces y 1.450 W) o los excelsos frenos cerámicos de los que hablamos más adelante.

Motor

La gama mecánica del Mercedes-AMG GT 4 puertas Coupé está a la altura de lo que quiere transmitir el modelo, solamente con opciones de gasolina. Parte con el GT 53 4Matic+, que es la versión de 435 CV que equipa un seis cilindros en línea biturbo de 3.0 litros y con sistema EQ Boost de 48 V que ya aparecía en el CLS. Un escalón por encima esta el GT 63 4Matic+, con 585 CV gracias al V8 biturbo de 4.0 litros.

Nuestra unidad de pruebas se coloca en el tope de gama, el GT 63 S 4Matic+ emplea la misma mecánica V8 biturbo de 4.0 litros. Pero esa ‘S’ que se suma a su nombre vale por unos cuantos caballos adicionales y la potencia se sitúa en 639 CV y 900 Nm. En este caso tenemos la transmisión automática AMG Speedshift TCT 9G, de doble embrague y nueve marchas. La ecuación se completa con la tracción total 4Matic+ con distribución variable de par y con un diferencial autoblocante electrónico en el eje trasero.

Estamos con un coche es que capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos, más rápido que muchos superdeportivos. Puede seguir hasta la velocidad máxima de 315 km/h, aunque nos quedamos con el detalle de que su velocímetro marque hasta los 360 km/h. Aunque en este ejemplar sea totalmente irrelevante, su consumo medio homologado es de 11,3 l/100km y sus emisiones de CO2 de 257 g/km.

Comportamiento

Aunque todos esas cifras se olvidan cuando llega el momento de arrancar el Mercedes-AMG GT 63 S 4 puertas Coupé. La realidad superan las expectativas en este caso y su comportamiento dinámico no deja a nadie indiferente. Lo primero que destacamos es en la forma que entrega la potencia su motor. Una auténtica salvajada que te deja pegado al asiento mientras los 900 Nm de par quedan más que patentes en prácticamente cualquier punto del cuentarevoluciones.

Aunque lo que impresiona es la forma en la que lo hace, con total soltura y sin apenas inmutarse. De hecho, debido a ese aislamiento hay que tener cuidado y echar un vistazo al marcador de vez en cuando, pues es fácil estar rodando a velocidades por encima de lo legal sin darse cuenta. La transmisión va engranando marchas de forma fluida y sin que apenas se perciba, al mismo tiempo que la tracción hace todas las gestiones para que la caballería no se desboque. Siempre que lo queramos así…

Porque una de las claves de este modelo es su personalidad camaleónica. Gracias a sus variados modos de conducción es capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones con solvencia. Si lo necesitamos tenemos un modo para la calzada deslizante. En Comfort nos encontramos rodando con una sutileza similar a la de cualquier gran berlina. Basta con mover ese ‘manettino’ del volante para pasar al modo Sport y que nos muestra un poco más de su potencial. El Sport+ desata la locura y el Race es mejor dejarlo para circuito, pues en él se puede accionar el Drift Mode que pasa toda la potencia al eje trasero.

En función a nuestra selección se van activando otros modos, los del AMG Dynamics. Sirven para controlar la actuación del ESP y son los Basic, Advance, Pro y Máster. No son seleccionables, eso lo hace el coche por nosotros en función del modo anterior que llevemos. Hay que decir que a pesar de toda la electrónica, el Mercedes-AMG GT 63 S 4 puertas Coupé es bastante nervioso y es fácil que la zaga se nos insinúe si abrimos gas en curva, dejando claro que los 900 Nm de par son difíciles de gestionar.

En todo momento hay que tener presente que llevamos entre manos a una bestia de 2.120 kg de peso. Uno de los aspectos que estaba en el punto de mira al comienzo de nuestra prueba era la frenada, pues suele ser la asignatura pendiente de este tipo de vehículo. Sin embargo, nada más alejado de la realidad, gracias a los enormes frenos cerámicos (opcionales) que consiguen parar el coche en un santiamén y con total solvencia.

Una de las cosas que más nos gustó de este Mercedes-AMG GT 4 puertas es el equilibrio de la suspensión. Hablamos en este caso del sistema AMG Ride Control+, que se trata de una suspensión neumática adaptativa que adecúa la amortiguación a cada situación mediante los modos de conducción. Es bastante rígida, lo que le ayuda en curvas. También aporta su granito de arena en este apartado el eje trasero direccional, que gira en sentido opuesto al eje delantero por debajo de los 100 km/h y en el mismo sentido a partir de esa velocidad, logrando que sea más ágil de lo que pudiera parecer.

Opinión coches.com

A priori, un vehículo como este Mercedes-AMG GT 63 S 4 puertas Coupé que hemos probado es totalmente innecesario. Pero eso precisamente también es uno de sus principales atractivos. Un coche que se sitúa en la cúspide de los AMG por tamaño y potencia, que quiere ser la opción predilecta para los que necesitan una berlina amplia y cómoda y, a la vez, una máquina efectiva con la que ir a circuito. Un ejemplar que una lo mejor de los dos mundos.

Estéticamente no deja a nadie indiferente, con alguno detalles muy deportivos. El interior también tiene su parte extravagante y un equipamiento bastante completo. En el tope de gama que probamos, el motor V8 llega hasta los 639 CV de potencia, lo que hace que tenga un comportamiento dinámico digno de apreciar. Una bestia como Mr. Hyde a la que tratar con cuidado cuando optamos por los modos más deportivos, que también se muestra cómodo y lógico como el Dr. Jekyll si se lo pedimos.

Mercedes-AMG GT 63 S 4 puertas Coupé
8.1 Nota
Lo mejor
  • Diseño exterior muy llamativo
  • Acabados y tecnología interior
  • Comportamiento dinámico y potencia
Lo peor
  • Acceso y espacio en las plazas traseras
  • Precio final y de los opcionales
  • Las limitaciones de velocidad en España
Diseño8
Habitabilidad7.5
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor9
Comportamiento9
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (58 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta