En los tiempos que corren la mayoría de fabricantes de coches apuestan por los SUV y por las carrocerías estilo crossover. Al mismo tiempo ha habido otras que han visto como sus ventas descendían y, con ellas, la oferta de productos. Es el caso de las berlinas, los modelos de tres volúmenes que antaño fueron tan populares y que en la actualidad son casi anecdóticas. Por suerte todavía queda esperanza para ellas y lo vemos con el nuevo Mercedes Clase A Sedán. 

Cuando lo que más sentido tendría sería crossoverizar su compacto (algo así como la versión Active del Focus), la marca de la estrella opta por extender su voladizo trasero y sacarse de la manga ese tercer volumen. Lo cierto es que no lo tenían demasiado difícil, pues todo comenzaba con el Mercedes Clase A L Berlina específico para el mercado chino. Ante el potencial y el atractivo del modelo, al tiempo se tomó la decisión de adaptarlo para poder venderlo a nivel global.

¿Y qué lugar ocupa este Clase A Sedán en la gama de Mercedes? Pues se trataría de la berlina de acceso, ligeramente por debajo del Mercedes CLA y con una clara vocación para flotas de empresas. Pero los particulares que lo compren también se beneficiarán de todas esas bondades que presentaba el Clase A de cinco puertas y un espacio extra en sus plazas traseras y maletero. Lo comprobamos de primera mano a través de este Mercedes A 180 d Sedán 7G-DCT que hemos estado probando.

Exterior

Empecemos por las diferencias que tiene este cuatro puertas respecto su hermano de cinco. El Mercedes Clase A Sedán que tenemos entre manos tiene unas dimensiones diferentes que el que se vende en China. Cuenta con una longitud de 4.549 mm, una anchura de 1.796 mm y una altura de 1.446 mm. Mientras que es 13 cm más largo que el Clase A, el resto de cotas se mantienen, incluyendo la distancia entre ejes de 2.729 mm.

A nivel estético se puede comprobar cómo el lenguaje de diseño se mantiene intacto. El frontal es clavado al del compacto y sigue el estilo que introdujo el Mercedes CLS. Tenemos un morro situado en una posición muy baja en el que el protagonismo recae sobre la parrilla, surcada por un listón cromado y con un llamativo entramado. A ambos lados los nuevos faros LED con luces diurnas con forma de boomerang y por debajo las tomas de aire del paragolpes, correspondientes al paquete AMG Line.

Con respecto a la delantera del Clase A Sedán, hay que decir que tiene un área frontal de solo 2,19 m² y una resistencia de menos de 0,49 m². Si a eso sumamos que la carrocería berlina siempre ha destacado por su eficiencia aerodinámica tendremos un dato muy llamativo. Estamos ante el coche de producción con mejor coeficiente aerodinámico, que se queda en 0,22 Cx. Es fruto de muchas horas de trabajo en el túnel de viento y de elementos activos como el AirPanel de su parrilla (opcional).

En el lateral de nuestra unidad también veremos algún elemento deportivo, pues se le han montado unas llantas AMG de 19 pulgadas. Por lo demás, vemos una silueta muy conseguida y armónica. Quizás no sea tan dinámica como la del Mercedes CLA, que intenta replicar las formas de un coupé, pero lo cierto es que el tercer volumen queda bien integrado. Además, cuenta con la ventaja de que no se reduzca demasiado la superficie acristalada.

Lógicamente, en la zaga si que encontramos diferencias mucho más evidentes. Sobre la tapa del maletero hay un llamativo spoiler que queda bien integrado y que contribuye a esa espectacular aerodinámica. Justo por debajo, en los laterales aparecen unos pilotos traseros rediseñados y divididos por la apertura del portón. La parte inferior queda rematada por una especie de difusor que integra dos salidas de escape (falsas), que quedan unidas visualmente por una moldura cromada.

Interior

La primera vez que entramos al interior del Mercedes Clase A Sedán nos encontramos exactamente lo mismo que ya vimos al probar el Clase A. Eso resta un poco de asombro, pero es imposible dejar de apreciar la auténtica revolución que ha creado la marca alemana con este habitáculo. El principal culpable es el sistema multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience), que ha mejorado notablemente la experiencia de usuario gracias a detalles como el control por voz avanzado (sin duda uno de los mejores del mercado actual).

Pero, además de controlar el infoentretenimiento saludando con un simple “Hey Mercedes” y dando comandas por voz, también son importantes las pantallas. En nuestra unidad contamos con dos de 10,25 pulgadas, una para la instrumentación y otra táctil para el resto de funciones. En versiones más básicas también se podrán encontrar dos de 7 pulgadas o una de 7 con otra de 10,25 pulgadas. La digitalización es total pero sigue dependiendo del tamaño de la cartera.

La pantalla principal se puede controlar de forma táctil, pero también desde el Touchpad situado en la consola central, que permite un control intuitivo. En general hay que destacar la fluidez del sistema y bondades como la navegación con realidad avanzada o una conectividad sobresaliente. De la instrumentación digital hay que decir que es totalmente personalizable y que se opera desde esos botones táctiles que aparecen en el volante, otro elemento que destaca por su buen tacto y grosor.

Lo cierto es que la adopción de una atmósfera tan digital también hace que mejore ligeramente la sensación de calidad. La marca de la estrella suele conseguir buenos resultados en este ámbito y el Clase A Sedán no se queda fuera gracias a la tapicería mixta (opcional), los plásticos blandos de las zonas superiores o las molduras de aspecto metálico. Sigue sin gustar ese abuso del Piano Black alrededor de las pantallas y en la zona de la consola central.

La habitabilidad era uno de los puntos que más nos interesaba en este Mercedes Clase A Sedán, pues queríamos comprobar si conversión a berlina lograba cambiar mucho las cotas. En las plazas delanteras no hay demasiada distinción, se mantienen en la media del segmento con bastante espacio y aptas para personas de casi cualquier tamaño. Destacan los asientos con ajuste eléctrico y buen equilibrio entre agarre y confort de nuestra unidad de pruebas.

En las plazas traseras es donde se empiezan a apreciar las diferencias. El acceso no es demasiado incómodo y dentro hay bastante espacio para las piernas. La cabeza estará algo más justa en los pasajeros de más de 1,85 y la anchura estará condicionada por el número de personas que viajen. Lo más recomendable es que vayan cuatro adultos, pues la plaza central (sin forma y con túnel de transmisión) sirve para sacarnos de algún apuro pero no para viajes largos.

Maletero

Si mirábamos las dimensiones del Mercedes Clase A Sedán nos dábamos cuenta de que la batalla era la misma que en el compacto y que la transformación se obtenía de extender el voladizo trasero. Eso quiere decir que la zona más beneficiada sin duda es el maletero. Ahora tenemos una capacidad de 420 litros, un incremente considerable respecto a los 370 litros del cinco puertas. Curiosamente las versiones diésel se quedan en 410 litros por razones desconocidas.

Aunque se trata de una berlina y el portón también condicionará. La boca de carga no es tan amplia como en el Clase A y queda a una altura superior, por lo que será más difícil introducir objetos más pesados y voluminosos. Por suerte, sus formas son muy aprovechables y se pueden abatir los asientos traseros en tres partes (40:20:40) para aumentar su capacidad. No nos ha gustado tanto que bajo el piso del maletero no haya espacio para rueda de repuesto, teniendo que conformarnos con el kit antipinchazos.

Equipamiento

Como suele pasar con cualquier modelo de la marca de la estrella, el equipamiento del Mercedes Clase A Sedán llegará hasta donde el bolsillo del usuario lo quiera. Aunque también hay que decir que su dotación de serie no es precisamente escasa. Ya de partida cuenta con llantas de 17 pulgadas, faros LED, parrilla efecto diamante, climatizador bizona, tapicería mixta, sensores de luz y lluvia, selector de modos de conducción o freno de mano eléctrico.

Y en la lista de opcionales encontramos algunos otros elementos interesantes y paquetes que completarán lo anterior. En la unidad que probamos teníamos bondades como las llantas de aleación AMG de 19 pulgadas junto al paquete AMG Line para darle un aspecto más deportivo. En el interior contaba con más distinción gracias a las moldura de aluminio y más tecnología con el Head-up Display o la realidad aumentada del navegador.

Este modelo también puede contar con las soluciones Intelligent Drive que probamos en el Mercedes Clase E. Montando el asistente activo de distancia Distronic, el vehículo es capaz de mantener la velocidad, la trayectoria y la distancia respecto al coche que precede, además de adaptarse a la velocidad de la vía con el reconocimiento de señales. Otro que siempre es recomendable y que llevaba esta unidad es el control de ángulo muerto.

Motor

La gama mecánica del Mercedes Clase A Sedán es bastante similar a la que vemos en su hermano de cinco puertas. Hay alguna opción menos y si comenzamos por la gasolina encontramos cuatro versiones con motores de cuatro cilindros turboalimentados. Con el nuevo 1.3 están el A 180 Sedán de 136 CV y el A 200 Sedán de 163 CV, ambos con cambio manual o transmisión automática 7G-DCT. Con motor de 2.0 litros ya están el A 220 Sedán 4Matic de 190 CV y el deportivo Mercedes-AMG A 35 Sedán con 306 CV, ambos solo en automático y con tracción total.

Si nos pasamos al diésel, las opciones son más limitadas. De hecho, por el momento solo hay una versión donde elegir y es precisamente la que hemos tenido la ocasión de probar. Hablamos del Mercedes A 180 d Sedán 7G-DCT, que lleva una mecánica de cuatro cilindros y 1.5 litros y que solo puede ir ligado al cambio automático. Se trata del modelo de acceso a la gama por potencia, ya que cuenta con 116 CV y 260 Nm de par.

Por lo que quiere destacar este diésel que tenemos entre manos es por su eficiencia. Declara un consumo homologado de 4,6 l/100km y unas emisiones de CO2 de 121 g/km. En cuanto a sus prestaciones, el A 180 d Sedán no va a ser un coche rápido, pero tampoco desentona demasiado. En su ficha técnica recoge una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos y una velocidad máxima de 206 km/h.

Comportamiento

Probamos el Mercedes A 180 d Sedán 7G-DCT durante una jornada y por rutas no demasiado variadas. Aunque nos hubiera gustado pasar por carretera secundaria repleta de curvas, en los tramos de autopista pudimos reparar en algunas cosas. Hay que comenzar diciendo que el bloque diésel no se va a acercar al refinamiento del gasolina (también pudimos subirnos en el A 200 un rato), pero tampoco es demasiado ruidoso ni se filtran apenas vibraciones al habitáculo.

En este ámbito hay que añadir que la insonorización está bien trabajada y que la calidad de rodadura es bastante notable. Aunque también hay que decir que para ser el coche de producción más aerodinámico del mercado tampoco hay demasiadas diferencias en este aspecto respecto a otras berlinas menos aerodinámicas, siguen apareciendo ciertos silbidos a velocidades altas. Nada preocupante ni molesto, probablemente no lo diríamos en otro coche, pero siempre hay que exigir cuando se es el mejor en algo.

El bloque diésel de 1.5 litros es el acceso a la gama y eso se nota. Es cierto que su entrega en bajas es buena gracias a los 260 Nm de par estando presentes entre las 1.750 y las 2.750 revoluciones, pero al final se notará que los 116 CV se quedan algo justos. Para un uso diario serán suficientes, pero las carencias serán más evidentes durante viajes largos. Al fin y al cabo, estamos ante una berlina compacta de 1.455 kg de peso, no ante un utilitario.

Del desempeño de la transmisión automática 7G-DCT solo podemos decir cosas positivas. Este cambio de doble embrague con siete relaciones se muestra muy rápido y solvente, haciendo transiciones bastante suaves. La tendencia general será a hacer los cambios a pocas revoluciones para beneficiar la economía del vehículo, pero también se puede hacer uso de las pequeñas levas tras el volante o adaptar su comportamiento con los modos de conducción.

En el Mercedes Clase A Sedán se puede escoger entre Eco, Comfort y Sport. Si bien no supondrán un cambio radical en el comportamiento de la berlina, sí que cambian ligeramente algunos parámetros como la respuesta del acelerador, del cambio o de la dirección. Nombrando ese último elemento, nos ha parecido precisa y con un tacto correcto a pesar de tener un nivel de asistencia eléctrica bastante elevado (como la enorme mayoría de vehículos actuales).

La suspensión es otro componente que dota de equilibrio a este Mercedes A 180 d Sedán. Tiene un tarado muy correcto tanto para afrontar irregularidades como para enfrentarse a un tramo de curvas. En general se ha conseguido un buen aplomo en la berlina y agilidad suficiente. A nivel de chasis está muy bien resuelto, no queremos imaginar de hasta donde puede llegar la variante deportiva. Terminamos con la sensación de que los consumos van a ser realmente bajos en esa versión (rondando los 5 litros), aunque para dar cifras tendremos que hacer una prueba más a fondo.

Opinión coches.com

El Mercedes Clase A Sedán es una nueva opción para los que busquen una berlina compacta. Aunque ya estaba el CLA en ese escalón, la marca de la estrella lanza este modelo de acceso que seguro que interesará a muchas empresas. Lo hará gracias a esa estética atractiva y aerodinámica (el mejor en este sentido), pero también por su tecnología. El sistema MBUX ha revolucionado en la marca y hay muy pocos a la altura actualmente. A nivel de espacio también se obtienen buenos datos.

Lo hemos conducido en su versión de acceso, el A 180 d Sedán con el cambio automático 7G-DCT. Es una alternativa interesante para los que hagan muchos kilómetros al año sin necesidad de disponer de mucha potencia. A cambio se obtendrán buenos consumos y un comportamiento bastante refinado. A nivel de chasis hay pocas tachas con este modelo, destacando por su aplomo y un equilibrio sobresaliente que lo hacen apto para casi cualquier situación.

Mercedes A 180 d Sedán 7G-DCT
7.8 Nota
Lo mejor
  • Diseño atractivo y dinámico
  • Tecnología de referencia con el MBUX
  • Comportamiento dinámico equilibrado
Lo peor
  • Piano Black en el interior
  • Equipamiento de serie algo justo
  • Precio elevado
Diseño8.5
Habitabilidad7.5
Acabados8.5
Maletero7.5
Equipamiento7.5
Motor7.5
Comportamiento8
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (31 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta