La última versión Cupra de un coche de la marca Seat. Semejante acontecimiento merecía, sin duda alguna, acudir a este “hasta luego”, porque los Cupra no desaparecen, sino que se reinventan. Hablamos del Seat León ST Cupra R, un coche al que Seat ha colmado con todo lo que es capaz, que no es poco.

Porque sí. El futuro Seat León ST que a sustituya al actual (lanzado en 2013 y renovado en 2017, ya no tendrá versión Cupra. La estrategia de Seat ha sido dejar volar libre a este apellido, que desde la llegada del Cupra Ateca se ha establecido como marca. Eso ha permitido a Seat vender coches de un buen nivel prestacional a camino de los premium y generalistas… y no pocos.

Hay público para esos vehículos. Llegan en un momento, además, muy dulce en la historia de la marca española. Nunca habían vendido tanto (sexto año creciendo, son la marca que más crece en Europa)… ni tanto fuera de España (80% de su producción se va fuera de nuestras fronteras). Además, aportan más valor añadido y refuerzan la apuesta por I+D en los centros españoles.

Este Seat León ST Cupra R es, como puedes ver, toda una declaración de intenciones. Un coche que pretende demostrar que Seat sabe hacer vehículos prácticos, pero también prestacionales… y exclusivos. ¿Nos acompañas a conocerlo mejor?

Exterior

Las medidas son las mismas de otros León ST Cupra. Hablamos de un coche de 4.548 mm de longitud, por 1.816 de anchura y 1.431 mm de alto si contamos los railes del techo. La batalla se queda en 2.631. Es en los detalles donde apreciaremos más cuánto cambia la R a este vehículo.

Siendo un vehículo tan especial, Seat ha querido hacer un coche, según sus palabras, irrepetible. También de transición. En los Cupra (actuales y futuros) el color cobre es uno de los elementos diferenciadores, algo que podemos ver en el logo de la joven marca. Como queriendo dar el testigo, los logos de Seat en el frontal y el portón del maletero son en ese tono.

En el frontal vemos algunos otros acentos en cobre, como el marco de las entradas de aire del paragolpes delantero, que resaltan bajo la parrilla delantera específica en color negro brillante… y sobre el spoiler delantero en fibra de carbono.

También encontramos fibra de carbono en los faldones laterales. Viéndolo de lado, el coche gana unos retrovisores exteriores en acabado de fibra de carbono, plegables eléctricamente con posición parking, eléctricos y calefactados… pero inevitablemente las miradas se las llevan las llantas de aleación de 19 pulgadas en cobre y negro

Calzadas con unos fabulosos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 (en medidas 235/35), dejan entrever unas pinzas de freno en negro Brembo. Además, la caída negativa de las cuatro ruedas se ha aumentado en 2 grados para mejorar la estabilidad.

Detrás el protagonismo se reparte entre el alerón de techo en fibra de carbono dos salidas de escape doble en negro integradas en un difusor trasero realizado en el mismo material. Bajo el logo de Seat que abre el portón vemos que las letras Cupra (no hay recuerdo alguno para el nombre del modelo) van en cobre. El apellido R en negro en la esquina inferior derecha.

Destacar que el León ST Cupra R cuenta además con unas vías ensanchadas en 20 mm delante y 16 mm detrás, con respecto a la versión Cupra estándar. Así, las vías delanteras han pasado de 1.536 mm a nada menos que 1.556 mm. Por su parte, las vías traseras pasan de 1.512 mm a 1.528 del ST Cupra R.

Además del color blanco Nevada que nos tocó en suerte conducir, el resto de tonos en para la carrocería se han pensado para que estos detalles combinen a la perfección. Un negro Midnight, gris Magnetic, y, en exclusiva sólo para esta versión, el gris Blackness (que se ve gris o casi negro en función de cómo incidan los rayos del sol).

Interior

No vamos a detenernos en el espacio o ergonomía que vas a encontrar en el habitáculo del Seat León Cupra R… porque es idéntico al que vimos en nuestra prueba del León ST Cupra “convencional”. Pero respecto a aquel coche que nos encandiló por diversas razones hay diferencias.

Lo que más llama la atención al abrir la puerta, sin duda alguna, son los asientos delanteros de tipo bucket, calefactados, con bordados en cobre y detalles en símil fibra de carbono.

También enamora el volante multifunción con levas del cambio, forrado en tejido Alcantara como el pomo del cambio. Son detalles que le dan un toque muy deportivo, así como los pedales en aluminio y estriberas iluminadas con la palabra Cupra en las puertas delanteras.

Por lo demás, el habitáculo es muy oscuro al incluir el paquete negro, en contraste con algunas inserciones en cobre. Hay también una luz ambiente multicolor ya que incluye el paquete de iluminación interior en LED. Y un techo panorámico soberbio.

Maletero

Si a esa imagen tan racing (y que a muchos que buscan algo más discreto no convencerá) le sumas un buen maletero, de 587 litros de capacidad, uno de los más capaces dentro del segmento de los compactos familiares, el Seat León ST Cupra R ya cuenta con otro argumento para conquistar.

El piso se puede colocar a dos alturas y, cuando lo pones en el más bajo, consigues un espacio totalmente plano al abator los respaldos de los asientos traseros. Divididos en dos partes (en proporción 40/60), cuando completas esta operación, tirando de unas palancas en los laterales del maletero, logras un espacio de 1.470 litros de capacidad.

Bajo el piso contamos con un espacio para colocar la cortinilla cubre equipaje si no la empleamos. Como en ese espacio lo ocupa el subwofer en esta versión, no contamos con rueda de repuesto, sino con un kit reparapinchazos. No faltan detalles practicos como la luz, algunos ganchos para colgar bolsas, enganches para sujetar la carga o una toma de corriente de 12 voltios.

Equipamiento

Con todo. Así debía ser una despedida a lo grande y así lo ha entendido a la perfección Seat a la hora de vestir a este modelo. Además de los detalles exteriores y del habitáculo que ya hemos desgranado el Seat León Cupra R suma a la extensa dotación del León ST Cupra convencional.

Porque hay que reconocer que un Cupra sin la R ya se entrega realmente completo. En el apartado dinámico, el más interesante en un modelo así, ofrece el  Selector de modos de conducción Seat Drive Profile específico para el CUPRA R, Control de Chasis Adaptativo (DCC) o el sistema de Dirección Progresiva, además de la suspensión específica Cupra, el ESC desconectable o el XDS.

No se ha perdido de vista un sinfín de sistemas de ayuda a la conducción, agrupados en el Advanced comfort & Driving Pack, que incluye asistente de luces de carretera cortas/largas automático, asistente de salida involuntaria de carril, control de crucero adaptativo, Front Assist con detección de peatones, asistente de atascos y de emergencias o el reconocimiento de señales de tráfico. Se suman al Convenience Pack (sensor de lluvia y luces –faros Full LED– y retrovisor interior anti-deslumbrante) y al Safety Pack (detector de fatiga y recordatorio de abrochado de cinturones traseros).

No podía faltar el cuadro de mandos Digital Cockpit con su pantalla de 10,25, donde puedes elegir entre cuatro tipos de vista. A diferencia de otros, ofrece una exclusiva en el Cupra R. La denominan Sport View y es la que sitúa un cuentarevoluciones en el centro del cuadro.

Esta pantalla se suma a la del sistema de infoentretenimiento, de 8 pulgadas, que integra el navegador (con cartografía actualizable) reconocimiento de voz y totalmente compatible con Android Auto, Apple Car Play y Mirror Link. En ella se integra la cámara de visión trasera con asistencia de aparcamiento. Y no podíamos olvidarnos del fabuloso sistema de sonido Beats Audio con 9 altavoces, un subwoofer (que elimina la rueda de repuesto) y amplificador de 340 W.

Incluso el techo eléctrico panorámico de cristal oscurecido (se abre solamente la parte delantera) es de serie. Incluye todo el equipamiento con el que puede contar un Seat León. La única cosa que puede elegirse es el color de la carrocería. Y ahí el  tono exclusivo Gris Blackness tiene un coste adicional de 215 euros. Eso sí, solamente habrá 120 unidades de ese color. Más exclusividad dentro de lo ya exclusivo.

Esa cifra hay que sumarla a los (agárrate) 53.495 € que cuesta. Ojo, que obviamente, hay descuentos. Si financias el coche con la marca (lo que además incluye cinco años de garantía y el primer año de seguro de coche a todo riesgo), la cifra se reduce a los 46.224 €.

Se trata de una cantidad muy alta (el coche de serie más caro que haya fabricado nunca Seat) pero que si tenemos en cuenta su nivel de equipamiento, su excelente mecánica y el hecho de ser tan especial, no es desorbitado. Y, obviamente, no dejes de buscar en nuestra sección de coches nuevos, donde los concesionarios de la marca publican sus descuentos y vehículos en stock… encontrarás numerosas ofertas de Seat León ST.

Motor

Un coche equipado hasta arriba… con un motor a la altura. Bajo el capó encontramos el motor 2.0 TSI de cuatro cilindros que entrega 300 CV de potencia entre 5.300 y 6.500 rpm, así como 400 Nm de par entre 2.000 y 5.200 rpm, lo que consigue que las curvas de potencia y par se desarrollen al alimón durante la mayor parte del régimen de giro del motor, para estirar bien la potencia hasta casi el corte.

Este motor de cuatro cilindros y 16 válvulas de inyección directa está asociado a una caja de cambios DSG de doble embrague con siete relaciones, que es la encargada de enviar la potencia a las cuatro rudas mediante la tracción total 4Drive, la gran diferencia (además de carrocería) respecto de la versión de cinco puertas.

A pesar de contar con tracción total y un equipamiento superlativo, el peso del conjunto es de 1.557 kg, por lo que cada caballo apenas ha de mover 5,19 kg, una cifra que puedes encontrar en algún otro familiar, sí… pero de precio bastante más elevado.

Eso le confiere prestaciones de escándalo. Apoyado con el Launch Control, es un a auténtica bala en la aceleración de 0 a 100 km/h, que completa en 4,9 segundos. Ayuda aquí la motricidad extra de la tracción 4Drive, pues el compacto se queda en 5,8 segundos. Es muy rápido… y de seguir acelerando alcanzaría 250 km/h. Al probarlo en España nos limitamos a corroborar la primera de las cifras únicamente.

Y ojo, que todo esto con un consumo medio homologado de 7,1 l/100 km, con unas emisiones de CO2 de 161 g/km. Obviamente, si la conducción es deportiva se elevan estas cifras… pero no demasiado como verás a continuación.

Comportamiento

Conocer el coche previamente hace que no te sorprenda que, pese a su imagen y cifras de prestaciones, puedas moverte en entornos habituales a velocidades convencionales con un gran confort. Obviamente, es necesaria una suspensión dura pero a pesar de las aspiraciones deportivas, no desentona en absoluto en trayectos convencionales y no castiga a los ocupantes demasiado.

La capacidad de aceleración del coche es sorprendente. Los adelantamientos o incorporaciones a autovías, por ejemplo, se completan en un abrir y cerrar de ojos. Casi sin inmutarte superas las velocidades legales… sin que el coche se inmute. La sensación de control es absoluta en vías rápidas, hasta tal punto que has de buscar vías secundarias, a ser posible con muchas curvas complicadas, para intentar buscar las cosquillas al coche.

Por suerte, la ruta que había previsto Seat contaba con tramos ideales para esto. Y ahí es donde comprobamos que, si ya era complicado llevar al límite en una carretera abierta al tráfico al León ST Cupra R 300, con este todavía más.

La puesta a punto del chasis es específica. Tanto de la suspensión adaptativa como del ancho de vías (como comentábamos crecen 20 mm delante y 16 mm detrás. Los 2 grados de caída negativa de los ejes ayudan a que el paso por curva sea fulgurante. De este modo se consigue que una mayor superficie del neumático esté en contacto con el asfalto cuando el coche está en pleno apoyo… y con unos neumáticos deportivos como los Michelin Pilot Sport Cup 2 parece imposible sacar el coche de la carretera salvo que cometas un error.

Los frenos son también superlativos. En el eje delantero sorprende el tamaño de los discos perforados, de 370 mm, firmados por Brembo. Y si bien no puedo definir exactamente cuánto afectan algunas mejoras (como las aerodinámicas, por ejemplo), sí me parece que la dirección es ahora más adecuada para lo que se busca en un vehículo como el Seat León ST Cupra R.

Se ha reajustado el sistema de dirección progresiva, por lo que tienes una dirección rápida y precisa, que guía el coche a la perfección. Como se suele decir, aprece que va sobre railes, no es en absoluto exigente con el conductor.

En cuanto al motor, es a partir de las 2.000-2500 rpm cuando notas todo su potencial. Si en bajas revoluciones parece que tarda un poco en responder, en esta zona media el coche sale disparado de una curva a otra… y el sistema 4Drive te permite acelerar sin temor a perder motricidad cuando completas el giro. No llovía, pero en esas circunstancias esta tracción total te ofrece un plus de seguridad que siempre será bienvenido.

Obviamente, testando el coche en puertos de montaña el consumo es notablemente superior al homologado. Puedes colocarte en esos tramos en unos 12 l/100 km, pero me sorprendió cuando devolví el coche (muy a mi pesar) tras casi 200 km recorridos con un consumo de 9,2 l/100 km de media. Me parece una cifra buena. Circulaba solo y sin carga, sí, pero exprimí cuanto pude, sin poner en riesgo a nadie, a este peculiar Seat León ST Cupra R.

Opinión coches.com

Desde luego, Seat ha dejado muy alto el listón a Cupra con el León y, en particular, con este León ST con tracción total y una larguísima lista de “chucherías” que llevan todavía más lejos su potencial. Y todo ello, sin renunciar disfrutarlo a diario de un modo más práctico.

El Seat León ST Cupra R es un coche amplio, versátil y rápido. Muy rápido. En recta y en curva. Quizá a los que tengan manos más hábiles les parezca que no implica demasiado al conductor, pero esa es también una virtud, saber hacer disfrutar de un coche deportivo a gente sin habilidades excelsas.

Su imagen casa con sus capacidades deportivas… si bien el sonido del escape, al menos en modo Cupra no es de esos que te embriaga. Y luego está el precio. Desde luego que es caro, pero viendo todo lo que ofrece y los descuentos, la cantidad se ajusta bastante. Hemos leído muchos comentarios de que hay que estar loco para pagar esa cantidad por un Seat. ¿Y por otros coches con menos potencia y que están a años luz en equipamiento sí? Y hablamos de una serie especialísima… de esas que, bien cuidadas, mantendrán su valor a lo largo del tiempo.

Esa “marquitis” es una de las razones por las que Seat y Cupra separan sus caminos a partir de ahora. La marca española es capaz de realizar vehículos prestacionales muy buenos, con una puesta a punto excepcional y este es sin duda el mejor de los ejemplos. Una gran despedida para un muy buen coche como es esta generación del Seat León.

Ahora en Cupra han de demostrar que saben vender estos caprichos. Las cifras de ventas del nuevo Cupra Ateca (pronto pasará por esta sección), ya situado en el Top 10 de vehículos deportivos más demandados, prueba que saben hacerlo. Y se avecina una ofensiva de producto en la nueva marca brutal. Hasta finales de 2020 llegará el nuevo Cupra Ateca Special Edition, el Cupra Formentor (ya hay prototipo) y los nuevos Cupra León y Cupra León ST. Si son tan completos como este Seat León ST Cupra R, el éxito está asegurado.

Seat León ST Cupra R
8.6 Nota
Lo mejor
  • Comportamiento dinámico y consumos
  • Equipamiento imposible de superar
  • Coche "todo en uno"
Lo peor
  • Precio elevado sin descuentos
  • Sonido discreto en modos más deportivos
  • Imagen no apta para todos los públicos
Diseño8
Habitabilidad8
Acabados9
Maletero8.5
Equipamiento9.5
Motor9
Comportamiento9
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (55 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta