El Seat León ha sido el coche más vendido de España el pasado año. Este compacto mejoró en algunos aspectos justo en 2017. Se trató del habitual rediseño que todos los modelos tienen a mitad de su vida comercial. Fueron retoques muy leves de diseño (el anterior funcionaba bien, no había que tocar mucho) y equipamiento… que las ventas han confirmado que fueron exitosos.

Habíamos probado ya una versión muy racional de la variante de cinco puertas, el León 1.6 TDI de 115 CV, y ahora tocaba ponerse al volante de algo más especial. Nos hemos ido a lo más alto de la gama, al Seat León Cupra ST 300, la versión más excitante y técnicamente evolucionada (el limitadísimo Cupra R no cuenta).

Presentadas unos meses después de las variantes más “mundanas”, el León Cupra elevaba la potencia hasta los 300 CV y 380 Nm y, en esta variante familiar del León ST 2017, se sumaba la posibilidad de contar con tracción integral, algo inédito hasta la fecha.

Si echamos un ojo a toda la gama Cupra, ahora hay hasta siete variantes diferentes entre las que elegir, combinando carrocerías y pruebas. ¿Merece la pena apostar por este familiar compacto con tracción a las cuatro ruedas? Vamos a comprobarlo.

Exterior

Se trata de un coche con unas cualidades dinámicas y técnicas excepcionales, tal y como desglosaremos más adelante… Pero su aspecto no parece apenas delatarlo. Las medidas apenas varían respecto a otras versiones. Mide 4.548 mm de longitud (un mm menos). La anchura es idéntica, con 1.816 mm y sí es notablemente más bajos, ya que mide 1.431 mm de altura (23 mm menos, debido a que está situado más bajo).

La pequeña caida del techo hacia la parte trasera, muy habitual en los últimos lanzamientos de este segmento, consigue un coeficiente aerodinámico de 0,30 Cx.

Por lo demás, hay que empeñarse en localizar las diferencias con otros León ST. En la parte delantera pocos verán que el tramado de la parrilla es ligeramente diferente a otras versiones, ya que su forma en trapecio (más ancha la inferior) es idéntica. Cambian las tomas de aire laterales, eso sí… y hay un minúsculo logo Cupra en una esquina de la parrilla… pero poco más.

Quizá lo más llamativo en la vista lateral sean las llantas de 19 pulgadas con cinco radiosdobles y que montan unos neumáticos Pirelli P-Zero de perfil muy bajo. Es lo que más delata la deportividad del coche. Y es que ni quiera los retrovisores en negro son muy diferentes a los de otras versiones.

En la zaga nos encontramos con la denominación Cupra en medio del portón, pero con las mismas letras empleadas en otras versiones para poner Leon, lo que hace que pasen desapercibidas. En el lateral derecho hay otro sutil logo de Cupra… esta vez con un diminuto “300” bajo el mismo, que indica la potencia del coche… casi con timidez. La doble salida de escapes ovalados tampoco llama mucho la atención. Discrección ante todo.

Interior

Con una distancia entre ejes de 2.631 mm, no hay cambios en lo referente a habitabilidad. El interior del León ST es idéntico al del de ciunco puertas, salvo que las plazas traseras están más elevadas. A igualdad de motor y equipamiento esta carrocería cuesta 1.000 € más, con lo que segana un buen espacio más de maletero.

Me gustaron mucho los asientos delanteros. Son deportivos, con buenos refuerzos laterales que ayudan a sujetar el cuerpo en las curvas, pero sin llegar al extremo que compromenat acceder cómodamente al habitáculo en el día a día. La calidad del tapizado es también excelente: con cuero en los laterales y Alcántara en las zonas donde uno apoya el cuerpo: perfecto para no pasar frío o calor con temperaturas extremas. Lleva grabado Cupra en el respaldo.

Detrás hay suficiente espacio para dos personas o dos sillas infantiles…. con una plaza central algo escasa para un tercer ocupante, que tendrá que lidiar con un túnel de transmisiñon de la tracción total y un respaldo algo menos cómodo (ya que es en realidad el apoyabrazos). No es de los más estrechos del segmento.. ni de los más anchos, un término medio. Hay buen espacio para las piernas y la cabeza.

A su favor, los aireadores al final de la consola central y el excelente remate de este acabado Cupra en tapicería de asientos y puertas. No me gusta de este coche (y a mi hijo tampoco) que las ventanillas traseras no se puedan bajar completamente debido al diseño de las puertas.

El puesto de conducción destaca por su clasicismo. La disposición de todos los elementos es idéntica a la de la otros Seat León. Elementos dispuestos en horizontal y todo en el lugar donde esperas. La adaptación que hay que hacer es mínima.

El volante, con la base ahcatada, está forrado en piel con pespuntes en blanco. Tiene un discreto logo Cupra en la base. Y hay otros detalles únicos de esta versión, como los detalles en fibra de carbono, la entrada al habitáculo y los pedales rematados en aluminio o el cuadro de mandos con un velocímetro alcanza los 300 km/h.

En cuanto al espacio útil en el habitáculo, está bastante bien. Además de las guanteras y las bolsas de las puertas contamos con un cofre entre los asientos de una capacidad bastante generosa. Ante él, un par de espacios para dejar objetos y un par de reposabedidas. También puedes vaciar los bolsillos en un espacio ante el selector del cambio.

Maletero

Una de las cosas que más convence a la hora de catalogar a este coche de familiar es su volumen de maletero. Anuncia 587 litros de capacidad, uno de los espacios más hábiles del segmento. El piso se puede colocar a dos alturas (un detalle muy práctico… que no nos ha gustado que esté en el apartado de opcionales) y bajo él encontramos un kit reparapinchazos.

Como los respaldos de los respaldos de los asientos traseros se dividen en dos partes (en proporción 60/40) se puede lograr un espacio de carga con 1.470 litros de capacidad si se abaten, de manera muy sencilla con unos prácticos tiradores. Todo está convenientemente rematado y cuenta con detalles prácticos como los ganchos para las bolsas, enganches para sujetar la carga o una toma de corriente de 12 voltios.

Equipamiento

Uno podría esperar que en el compacto más alto de gama está bien equipado. Y así es. De serie cuentas con todo lo habitual y elementos como el control de velocidad adaptativo, faros Full Led, siete airbags (incluido el de rodilla del conductor), sensores de lluvia y de aparcamiento delanteros y traseros, climatizador bizona, asistente de arranque en rampa, control de presión de los neumáticos, ordenador de viaje o el equipo de sonido.

El conjunto se remata con un freno de estacionamiento eléctrico o la pantalla táctil de ocho pulgadas que recoge gran parte de la información multimedia del vehículo o una luz ambiente que dispone de ocho colores diferentes.

Ya forman parte del equipamiento opcional asistentes (nuestra unidad tenía alguno de ellos) como el de frenada autónoma en ciudad Front Assist con detección de peatones, alerta por cambio involuntario de carril, el cambio inteligente de luces de carretera, el asistente de atascos o la cámara de visión trasera.

También entran dentro del equipamiento opcional detalles como el SEAT Sound System que montaba nuestra unidad (incluye 9 altavoces y subwoofer, por 270 euros) o el SEAT Navi System (con la cartografia, cuatro tomas USB, 2 tarjetas SD, Aux y reconocimiento por voz, por 605 euros)…

Lo bueno es que también permite Seat jugar con la apariencia, con detalles cromados en el exterior, el techo solar panorámico… o el Pack Performance, que incluye llantas distintas pero de las mismas dimensiones que las de serie, calzadas neumáticos Michelin Sport Cup-2 (casi de competició y para asfalto seco), pinzas de freno delanteras Brembo.. y molduras (en negro o naranja). También unos asientos tipo bucket… pero por precio (3.200 euros el pack, 1.300 los asientos), y lo bien que van neumáticos, frenos y asientos de serie) no creemos que sea recomendables salvo que quieras un coche para meter en circuito.

El precio del Seat León Cupra ST es elevado. Su precio de ventareconmedado es de 39.350 euros. Y con los opcionales con los que contaba nuestra unidad supera los 41.000. Por un compacto bien equipado, sí. Pero no es eso lo que lo hace especial, sino su apartado mecánico que te contaremos en detalle ahora: 300 CV, cambio DSG, tracción Haldex, autoblocante, suspensión adaptativa…No, no se trata de un coche “normal”.

Hay que contar también con las ofertas de Seat León ST que ofrecen los concesionarios oficiales de la marca en nuestra sección de coches nuevos. Estos precios se rebajan mucho y lo dejan en una posición realmente competitiva. Te recomendamos también echar un vistazo a nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.

Motor

Es, sin duda, la joya de la corona de Seat y uno de los mejores motores en el Grupo Volkswagen. Se trata de un 2.0 TSI de 1.984 cc y cuatro cilindros, con inyección directa e indirecta. Gracias al empleo del turbo y del intercooler entrega nada menos que 300 CV de potencia de 5.550 a 6.200 rpm.

El anterior, lanzado en 2015, podía elegirse con 265 o 280 CV, si bien en 2016 la potencia se incrementó hasta los 290 CV. También gana par motor, que ahora se sitúa en 380 Nm (por 350 Nm de la versión precedente), en un rango de utilización muy alto, de 1.800 a 5.500 rpm.

Todo este caudal de potencia se entrega en nuestra unidad a las cuatro ruedas. Es una posibilidad que solamente tiene la carrocería familiar ST (no en el SC de tres puertas ni en el compacto de cinco), eso sí, asociado obligatoriamente al cambio DSG, una transmisión de doble embrague con seis relaciones que puede controlarse de modo manual de manera secuencial.

Esto mejora la motricidad, hasta el punto de que consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos, una cifra que lo coloca a la altura del Audi S4 Avant o deportivos como el Porsche 718 Cayman o el Jaguar F-Type 3.0 V6 de 381 CV. Supera a un Nissan 370Z o el Subaru WRX STI, para que te hagas una idea. De seguir acelerando, es capaz de alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima, limitada automáticamente.

La tracción total integral solamente entra en juego en función de la adherencia del pavimento, la 4-Drive (Haldex 5ª generación), con mecánica transversal y un embrague doble multidisco bañado en aceite.

Homologa un consumo combinado de 7,2 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 164 g/km, pero es bastante complicado de alcanzar. La versión con cambio manual, sin tracción total, homologa un consumo inferior, de 6,8 l/100 km, pero tarda también un segundo más en alcanzar los 100 km/h desde parado.

Durante la prueba gastó 9,1 l/100 km y es que resulta demasiado sensible a la conducción en ciudad… y es muy complicado resistirse a pisar el pedal derecho a fondo para probar esa aceleración… pero eso mejor os lo cuento a continuación.

Comportamiento

La idea de contar con un coche familiar con tracción 4×4 nos podría llevar a pensar en un primer momento a pensar en los crossover familiares, tan en boga hoy en día, pero no es el caso de este. En lugar de elevar su carrocería, es aún más baja que la versión convencional. Se busca un comportamiento deportivo excepcional en este Seat León Cupra ST… para lo otro ya cuenta la marca con el León X-Perience.

El entorno ideal para poner este coche a prueba son sin duda carreteras secundarias con curvas, pero los compormisos del día a día obligan también a tener que usarlo en ciudad. Se muestra bastante refinado para tratarse de un deportivo, con una suspensión dura, pero no mortificante.

Delante monta un esquema McPherson con subchasis de aluminio, mientras que detrás una de cuatro brazos con subchasis de chapa. Cuenta con estabilizadora en ambos ejes, muelles helicoidales y amortiguadores de control electrónico DCC… que permite diferentes tipos de utilización.

La dirección no resulta tampoco un problema en ciudad. El volante da 2,1 vueltas, con un diámetro de giro bastante contenido, de 10,5 metros. No obliga a dar innumerables vueltas al volante en maniobras… pero tampoco se vuelve un coche extremadamente nervioso al ir a velocidades elevadas, ya que se van haciendo más lenta a medida que aceleras y en autopista, cuenta la documentación de la marca, equivale a tener 2,8 vueltas.

En vías rápidas, es un coche fabuloso para viajar. El motor no es molesto en absoluto y su pisada, extraordinaria, propio de un coche de una categoría superior. Se percibe claramente el mayor ancho de vías y los neumáticos anchos.

Al abordar tramos más sinuosos, el coche vuelve a ser un compacto. Gracias a su batalla de 2.631 mm se muestra ágil incluso a ritmos altos. Es aquí cuando probamos la amortiguación adaptativa DCC para comprobar cómo varía su uso. En el modo Normal, por defecto, el coche se nota firma, pero cómodo. El segundo Sport resta algo de comodidad y ayuda a tomar las curvas de manera más decidida y el Supra… además de más firmeza todavía: el motor responde a la mínima caricia al acelerador, el cambio DSG sube las marchas de manera inmediata y los escapes te indican el cambio de marcha con una pequeña deflagración.

Y más posibilidades de varias el comportamiento del coche. El control de estabilidad ESC, tiene tres nivele de uso: Totalmente conectado, con el control de tracción anulado y el ESC completamente desconectado, algo que sólo recomendaría para un uso en circuito o en manos muy expertas. Además, en el modo Individual puedes cambiar a tu gusto parámetros del motor, cambio, dirección, suspensión, del bloqueo del diferencial delantero… hasta del control de velocidad adaptativo o la climatización.

Con el peso del Haldex en el tren posterior (80 kg) el Cupra ST se muestra más aplomado que sus compañeros de tracción delantera en curvas medias y rápidas… pero pierde algp agilidad en las más cerradas. No falta un autoblocante delantero, capaz de enviar hasta el 100% del par a una sola rueda, trabaja tanto en aceleración como en retención y funciona en combinación con otras ayudas electrónicas, como el control de estabilidad ESC o el diferencial XDS+. Solamente entró en juego la tracción total en algunas situaciones, enviando algo de empuje al eje trasero… y con la que ganas motricidad al salir de curva de manera decidida.

No tendrás problema alguno con la capacidad del motor. El Seat León Cupra ST anuncia 15.06 kg de peso, por lo que tiene una relación peso/potencia de 5,15 kg/CV, algo que se ve pocas veces. Responde siempre de manera contundente y recupera de manera excepcional desde regímenes muy bajos… y puedes llevarlo cerca de las 7.000 rpm… Sí… una auténtica máquina de diversión… además muy controlable, gracias a la tracción total, suspensión, sus grandes neumáticos o los frenos más que suficientes y muy fáciles de dosificar.

Opinion coches.com

¿Son necesarios 300 CV en un compacto familiar? Pues, para ser honestos, no. Pero demonios… estos compactos deportivos, para quien puedan pagarlos, merecen la pena porque ofrecen una versatilidad suprema (sobre todo en esta versión, familiar y con tracción total que lo hace eficaz independientemente de las condiciones climáticas).

El Seat León Cupra ST, además, apenas tiene rivales en el mercado. Bate en prestaciones a Ford Focus Sportbreak ST (250 CV) o al Skoda Octavia RS (245 CV) y solamente el Volkswagen Golf Variant R (310 CV) le hace sombra.

Tiene un equipamiento completo (solamente recomendamos el Performance Pack si quieres diferenciación estética y más radicalidad) y su comportamiento en carretera está a la altura de su precio… con los programas Sport, Cupra e Individual por si quieres darte alegrías unos días. Resulta muy sencillo, y seguro, conducirlo rápido, con un interior razonablemente amplio y un gran maletero. No es un coche además que pida ir rápido, como los Ibiza Cupra (ver prueba), sino que puede ser cómodo en una conducción normal, a la que no hace ascos.

Su “problema” no hay que buscarlo en su segmento, sino en coches familiares medianos de marcas premium que no tendrán un nivel de dotación tan alto ni tantas prestaciones… pero sí aportan ese extra de status social que buscan muchos compradores, un interior más sofisticado y algo más de espacio interior por el precio del León ST Cupra… a costa de las satisfacciones dinámicas que este ofrece, claro.

Los 300 CV sin duda ayudarán en adelantamientos o incorporaciones a una vía… porque entrar en un circuito (y este coche es más que capaz de hacerlo bien en este exigente entorno) es algo poco habitual. La respuesta lógica es sin duda el León ST FR, con 180 CV y con el que uno se puede ahorrar unos cuántos miles de euro. Ofrece ya buenas prestaciones… a costa, eso sí, de esa garra deportiva que solamente puede ofrecer un Cupra.

Seat León Cupra ST 300
8.1 Nota
Lo mejor
  • Motor muy elástico y prestaciones
  • Chasis y puesta a punto
  • Polivalencia de uso
Lo peor
  • Estética demasiado discreta
  • Cambio DSG algo brusco en marcahs cortas
  • Elementos opcionales que deberían ser de serie
Diseño7
Habitabilidad8
Acabados8
Maletero8.5
Equipamiento8.5
Motor9
Comportamiento9
Calidad Precio7

Galería de fotos:

Ver galeria (73 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta