La gran mayoría de fabricantes generalistas ha abandonado la producción de berlinas del segmento D, esos sedanes que otrora eran sus buques insignia. ¿Todos? No. El Skoda Superb es un ejemplo perfecto de ello.

La tercera generación del Skoda Superb, lanzada en 2015 se puso al día el pasado año. Se trata de un coche que siempre destacó por elegancia y espacio. Y ahora llega esta actualización que, además de más tecnología y seguridad, traía una sorpresa: el Skoda Superb Scout.

Se trata de una variante pensada para circular por caminos, más versátil, que ha existido desde hace varias generaciones en el Skoda Octavia. De hecho, en nuestro mercado se disoció del nombre del modelo del que partía y se denomina directamente Skoda Scout. El modelo que hoy te traemos es más grande y promete ser más refinado, pero no adelantemos acontecimientos.

Los sedanes son los únicos en la marca con este apellido. De hecho, hace unos meses nos poníamos al volante del Skoda Kodiaq Scout y también existe el Karoq Scout. Puede que los SUV esten en estos momentos más de moda, pero ¿qué hace interesante elegir a un crossover familiar antes que a ellos? Intentamos descubrirlo pasando una semana con este vehículo:

Exterior

Tomando como base el familiar, el Skoda Superb Combi, que es la carrocería que más se vende de las dos, se crea esta variante campera que gana los detalles de diseño de la puesta al día.

Nos referimos a una nueva parrilla, más grande y con listones dobles negros. La flanquean unos faros delanteros más estrechos, con tecnología LED de serie, si bien puede contar, primicia en Skoda, con unos Matrix Full LED. Los faros antiniebla, de diodos, también son de estreno.

Esta versión Scout cuenta en esa zona con diferentes paragolpes, que aumentan la sensación de robustez, con protecciones de efecto aluminio en los bajos.

Ya hacia el lateral vemos que los cambios del diseño del paragolpes han hecho un coche un poco más largo. Ahora mide 4.863 mm de longitud, 6 más que antes.  Mantiene, eso sí, los 1.864 mm de anchura. El paquete Rough-Road de serie eleva 15 mm la altura de la carrocería en 15 mm frente a un Skoda Superb Combi convencional, lo que lo lleva a los 1.492 mm de alto.

En esta zona encontramos los retrovisores en plata, una insignia Scout en la aleta delantera, la característica moldura de plástico por toda la zona inferior de la carrocería, barras de techo en plata y marcos de las ventanillas cromados.

La guinda la ponen estas llantas de aleación de 18 pulgadas (con neumáticos 235/45) de diseño Praga. Hay también nuevos colores para la carrocería, como el negro Crystal o este azul Race, muy elegante. Pero si quieres destacar, elige el naranja Tangerine, que es exclusivo de la variante Scout (eso sí, cuesta 1.000 euros).

¿Y en la zaga? Pues algunos detalles como el embellecedor cromado que une los pilotos, que cuentan también con tecnología Full LED y estrenan firma lumínica. Y por primera vez en el modelo aparece en grande el nombre de la marca en el portón, un detalle que estrenó el Scala y que ha ido llegando a toda la gama.

Interior

Los 2.841 mm de distancia entre ejes auguran lo que ya imaginábamos, un amplísimo espacio interior que siempre ha sido uno de los puntos fuertes del Superb. En esta variante además de amplitud tenemos un acceso algo más cómodo, ya que los asientos están algo más elevados.

Los acabados son muy buenos y en el acabado Scout tenemos molduras diferenciadas, que pueden ser en madera o grises. con el logotipo Scout en la esquina derecha. También una tapicería específica que, en opción, puede ser en Alcantara y cuero, como en la unidad de prueba, con el logo Scout bordado. Cuando arrancas el coche también aparece una imagen específica en la pantalla central.

Por lo demás, se trata de un diseño bastante sobrio, con leves concesiones a la tecnología, como esta pantalla del sistema multimedia de 9,1 pulgadas con control gestual o el cuadro de instrumentos digital de 10,2 pulgadas, con distintas visualizaciones de su pantalla. ¿Ventajas de un diseño tan clásico? Pues que todo está en su sitio y es uno de esos coches en los que te sientes como en casa nada más montarte.

En el apartado más práctico, una buena guantera, bolsas en las puertas, en la consola central un espacio para las conexiones que puede tener un cargador inalámbrico, dos reposabebidas que te permiten abrir botellas con una sola mano o un cofre entre los asientos de buena tamaño, refrigerado, con una toma USB. Está rematado con moqueta para que los objetos que dejes no estén dando tumbos y molestando.

Si delante vas bien, en las plazas traseras, más de lo mismo. Idéntica calidad de materiales, algo de las que algunas marcas Premium deberían aprender. O incluso mejor, porque si vas en la plaza detrás del copiloto, puedes desplazar la delantera tú mismo hacia delante y estirar las piernas como un ministro. Si sumas el paquete descanso, que son 115 euros, te llevas una manta y reposacabezas para echarte una siesta como un rey.

La plaza central trasera puede ser incluso usada por un adulto, con la salvedad de que el túnel de transmisión (esta unidad tiene tracción total) limita bastante el espacio para las piernas, porque es muy intrusivo.

¿Detalles que nos gustan? Salidas de aireadores, donde además del caudal del aire puedes controlar la temperatura, asientos calefactados con este acabado Scout, toma de 220 V y dos USB.

No podemos dejar de hablar de algunos detalles Simply Clever. Tenemos el ya clásico paraguas oculto en la puerta delantera, portavasos de apertura fácil, con una mano, bolsas laterales en los asientos delanteros, soporte para tickets autopista, rascador de cristal hielo en la tapa del depósito…

Maletero

El maletero es enorme. Anuncia nada menos que 660 litros de capacidad. Pero es que además es ancho, profundo y presenta unas formas muy regulares para poder llenarlo sin problema. Puede encargarse un doble fondo y tener bajo él una bandeja con compartimentos, pero nuestra unidad no contaba con él.

También aquí hay detalles Simply Clever. Como la luz que se transforma en linterna, ganchos para sujetar bolsas, un práctico bolsillo multifunción, o las palancas para abatir los respaldos. Si realizas esta operación te queda un espectacular espacio de 1.950 litros.

Destacable la oferta de acccesorios. Nuestra unidad contaba con una bolsa para guardar hasta cuatro esquís (lástima haber probado el coche en verano) o una red que te permite separar el maletero del habitáculo, tanto con cinco plazas como usando solo dos. Y ojo, es posible también abatir el asiento de acompañante (opcional) para trasnportar cargas muy largas.

Equipamiento

Además del Scout, puedes elegir el Skoda Octavia Combi en otros cinco niveles de terminación, denominados Active, Ambition, SportLine, Style y L&K. En todos encontrarás elementos como el climatizador, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, llantas de aleación, ordenador de viaje, frenada automática en ciudad, retrovisores térmicos y fotosensibles, cuatro elevalunas eléctricos y cierre con mando, volante multifnción, sensores de lluvia y luces, los faros antiniebla…

Si eliges el Scout encontrarás también los faros Full LED, los detalles estéticos camperos que te contábamos cuando analizábamos el exterior, acceso y arranque sin llave, portón del maletero eléctrico, techo solar, detector de objetos en ángulo muerto, pantalla de 9,2 pulgadas con navegador integrado, sistema de sonido de alta calidad, faros Full LED o el cuadro de instrumentos digital.

También son de serie en el Skoda Superb Scout esos asientos de Alcántara y piel de serie (calefactados los delanteros, como el volante), que pueden disponer de costuras opcionales en contraste.

Destacar las mejoras en los sistemas de ayuda a la conducción. Ahora el control de crucero predictivo puede ajustar la velocidad del vehículo al ver las señales de límite de velocidad y el Emergency Assist es capaz de cambiar de carril y detenerse en el arcén por sí solo. El Side Assist, funciona a distancias de hasta 70 metros y el Front Assist gana protección predictiva de peatones.

¿Precio? Pues con esta mecáncia, el 2.0 TDI 190 CV 4×4, la más sencilla de la gama, la marca fija un precio recomendado de 44.990 euros. Elevado, pero no disparatado en absoluto si tenemos en cuenta el tamaño del coche, la buena presentación y todo lo que incluye, como la tracción total.

No obstante, puedes encontrar rebajas del Skoda Superb Scout en nuestra sección de coches nuevos, donde los concesionarios de la firma publican sus descuentos.

Esas tarifas pueden incluir la obligación de financiar el coche con la marca y que si empleas nuestro comparador de seguros puedes encontrar la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades, al mejor precio.

Motor

Solamente podrás elegir este crossover con dos mecánicas. Por un lado un 2.0 TSI de 272 CV y 300 Nm (con excelentes prestaciones pero que gasta 8,7 l/100 km) y por otro el que monta esta unidad, sin duda el más vendido por la filosofía del coche.

Es un diésel 2.0 TDI de 190 CV. Un motor de cuatro cilindros en línea con 1.968 cc qu entrega su potencia máxima entre los 3.500 y 4.000 rpm y un par máximo de 400 Nm entre las 1.900 y 4.000 rpm.

Se asocia a una caja de cambios automática DSG de doble embrague de siete relaciones que entrega la tracción a las cuatro ruedas. Las prestaciones no son malas, ya que sobre el papel es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos y alcanzar los 223 km/h. Nada mal para un conjunto que pesa 1.687 kg.

El consumo combinado, según el ciclo WLTP es de 6,6 l/100 km, con unas emisiones de 168 g/km de CO2.

Comportamiento

Los primeros días nos hemos movido en ciudad y, además del tamaño del coche y su peso, no creas que se trata de un propulsor adecuado para moverse por esos entornos. Es bastante perezoso a bajas vueltas, tarda en responder a las órdenes del acelerador, además de ser bastante ruidoso en esas circunstancias.

¿Su entorno ideal? La autovía. Se trata de un rodador incansable y ahí su tamaño y su peso le otorgan un aplomo envidiable. No se inmuta ante nada circulando a velocidades de crucero elevadas. Tiene un comportamiento muy bueno, bastante neutro. Se trata de un coche muy fiel que no te da sustos en ningún momento.

Tiene una clara orientación hacia la comodidad. Incluso aunque juegues con los modos de conducción y el control dinámico del chasis (DCC) opcional, se trata de un coche que conserva sus características ruteras, huyendo de cualquier radicalidad, incluso en el modo Sport.

No le gustan tampoco las curvas demasiado lentas, algo habitual en un coche de casi cinco metros y que pesa lo suyo. A pesar de que la tracción total envía fuerza a las ruedas traseras cuando se pierde adherencia lo peor son las inercias en los cambios de apoyo al enlazar una y otra curva, si bien para encontrar sus límites hay que ir muy rápido. La suspensión hace que la carrocería no balancee demasiado, y eso que piensa, sobre todo, en el confort.

A pesar de su aspecto campero, no estamos ante un coche de enfoque todoterreno. Es muy bueno para circular por caminos y la altura libre al suelo sin duda ayuda un poco, pero hablamos de centímetro y medio. Ayuda a moverse fuera del asfalto también la tracción total y un modo de conducción especifico, el Offroad, que modera la respuesta del acelerador, varía el funcionamiento del control de estabilidad y, de ser necesario, activa el control de descenso. Pero lo vemos más una forma de afrontar con confianza moverse por caminos de tierra, y más cómodamente.

Porque para eso se ha hecho este coche. Para ir cómodo. En viajes en autopista, en firmes rotos o por caminos. Con un tacto agradable, en cualquiera de sus plazas.

Opinión cochescom

Este es un gran coche. Por tamaño, por espacio, por el cuidado de todos los pasajeros. Créenos, cuesta mucho encontrarle pegas. La versión Scout nos da un aire aventurero y lo convierte en un coche con el que puedes moverte por caminos de manera más segura. Mucho más que con muchos SUV.

Creo que son los SUV sus principales rivales. Y si vas a hacer la gran mayoría de kilómetros en carretera, esta es una mejor opción. No es que el Kodiaq Scout (por citar uno que verás en el mismo concesionario) nos decepcionase, pues es también un incansable rutero, pero el aplomo del Superb en vías rápidas es mucho mejor. Y gastando menos, además.

Un coche de su porte, con un interior tan bien presentado, que tiene un motor potente, tracción total y un equipamiento de serie completísimo, no es barato, desde luego. Pero los 38.400 € que pide la marca por él (con descuentos) no es una cifra descabellada.. y lo comprobarás cada vez que viajes con él.

Skoda Superb Scout 2.0 TDI 190 CV 4x4
8.3 Nota
Lo mejor
  • Confort de marcha en carretera
  • Espacio interior y maletero sobresalientes
  • Tracción total que aporta seguridad y versatilidad
Lo peor
  • Motor poco agradable en entornos urbanos
  • Detalles en negro piano deslucen el interior
  • Terminación disponible sólo con motores muy potentes
Diseño8
Habitabilidad9
Acabados8
Maletero9
Equipamiento8.5
Motor8
Comportamiento7.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

Ver galeria (72 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta