Logo de Noticias Coches
SsangYong Tivoli Grand prueba – 127.9
Prueba
Luis Ramos Penabad

SsangYong Tivoli Grand, a prueba: espacio, economía y ¿qué más?

Ya hemos conducido el nuevo SsangYong Tivoli Grand. Se trata de la guinda que completa el pastel de la renovación del Tivoli, que se actualizó a nivel estético y de equipamiento allá a finales de 2019.

Es una fórmula que la marca ya había experimentado allá por 2016 con el SsangYong XLV, un modelo que nos resultó muy interesante cuando lo probamos ya que ofrecía un extra de practicidad sin un aumento de tamaño desmesurado.

El cambio de denominación se debe a que la gente conoce más al Tivoli, gracias al despliegue de marketing llevado a cabo en los últimos años y racionalizar la gama. Nos prometen la mayor capacidad de carga en un coche que cuenta con una plataforma del segmento B y un precio bastante asequible.

El Tivoli Grand es un coche algo difícil de catalogar. Por dimensiones no es un SUV pequeño como el Tivoli del que parte, pero tampoco podríamos catalogarlo como un SUV compacto… pues la plataforma es claramente del segmento B, si bien tiene elementos estéticos de todocamino. Hemos podido conducirlo casi dos días para ver mejor a quién puede valer un coche así.

Exterior

El Grand significa que crece en dimensiones. Mide 4.480 mm de longitud, por 1.810 mm de ancho y 1.660 mm de altura. La distancia entre ejes es la misma que la del Tivoli, de 2.600 mm, el aumento de cotas respecto del Tivoli convencional es en el voladizo trasero, que se va a los 992 mm.

Cuando lo ves por delante, no hay diferencias con su hermano. Preside la parrilla delgada acabada en negro brillante, con el logo en el centro y que conecta las ópticas, con una tira superior de LED como luz diurna. EL paragolpes está flanqueado por los faros antiniebla y, en la parte baja, una moldura gris enmarca la toma de aire inferior.

En el lateral destacan las nervaduras en la carrocería que buscan hacer más patentes los pasos de rueda. Bajo ellas tenemos llantas de 16 pulgadas (de 18 en las terminaciones más caras). Hay elementos propios del mundo SUV que tanto domina la marca, como las protecciones plásticas en los bajos o las barras de techo en gris.

Hacia detrás vemos un pilar C con una banda negra que genera la sensación de un techo flotante. El aumento de tamaño se ha conseguido bastante bien, no parece un añadido, sino que se integra de manera bastante armoniosa.

En la zaga hay elementos curiosos, como los grandes grupos ópticos, que abrazan parte del lateral. También que la luneta trasera se haya rematado en molduras negras brillantes, lo que da una sensación de mayor continuidad. Destacar que la carrocería puede elegirse en seis colores (Grand White, Platinum Gray, Silent Silver, Cherry Red, Dandy Blue y Space Black). En el acabado más alto, tres colores se combinan con techo negro y otros tres con techo blanco.

Interior

Pocos cambios encontramos respecto al Tivoli en cuanto a diseño de elementos. Una imagen que convence, si bien no busques materiales nobles: no los hay. La consola central destaca por sus formas angulosas, con una pantalla del sistema de infoentretenimiento de ocho pulgadas. Yo habría ubicado la pantalla sobre los aireadores (al revés de cómo están) para verla mejor, pero tampoco es un grave problema.

La posición de conducción es buena y los asientos bastante confortables, pero no son de esos que sujeten el cuerpo demasiado. El volante multifunción va forrado en cuero y a través de él nos encontramos con un cuadro de instrumenos de dos relojes que flanquean una pantalla de 5 pulgadas. Ojo, en las versiones más equipadas es digital por completo, con 10,25 pulgadas.

Hay buen espacio para conductores de todas las tallas, con un asiento y volantes regulables. Buena visibilidad también, al ir algo más elevado que en un turismo convencional.

Destacaría también el gran número de huecos para dejar objetos.  Una guantera enorme, a la que se suma un cofre bajo el reposabrazos delantero (junto al freno de estacionamiento manual), un hueco ante la palanca de cambo donde dejar el móvil –con conexiones USB y de 12 V cercanas– y amplísimas bolsas de las puertas, donde caben  botellas de agua de 1,5 litros.

Sorprendente el espacio detrás, tanto para las piernas como para la cabeza. E incluso podrían viajar tres sin demasiados problemas. Estas plazas tienen respaldos que pueden reclinarse 32,5 grados, lo que ayuda a descansar durante el viaje. Y elementos prácticos como las bandas elásticas tras los asientos delanteros para dejar algo y buenas bolsas en las puertas para dejar objetos. Lástima que no haya salidas de aireación detrás pero una cosa que me sorprendió de este coche fue la eficacia de su climatizador, que enfría en coche rápidamente incluso después de dejarlo al sol.

Maletero

El espacio de carga es sin duda el gran elemento diferenciador del SsangYong Tivoli Grand. Los 720 litros que verás en la gran mayoría de fichas técnicas son abrumadores, pero se trata de la cifra tomada hasta el techo. Pero incluso si mides hasta el estor que cubre el maletero, son 574 litros, una cifra más que notable para un coche de su tamaño.

Es un espacio de proporciones muy cúbicas, donde encontramos elementos como perchas, gancho para sujetar la carga, una toma de 12 V, gomas en los laterales para fijar objetos y un práctico plástico para proteger el piso.

Se trata de un piso que esconde un espacio de carga extra, con 146 litros de capacidad. Me pareció interesante que el suleo se divide en dos secciones, de modo que, colocándolo en posición vertical puedes crear un separador de carga fácilmente.

[/vc_column]

Los respaldos de la segunda fila de asientos están divididos en dos partes asimétricas, en proporción 60/40. Cuando los abates queda una superficie de carga enorme, de 1.440 litros de capacidad, con una longitud de 1.879 mm, con lo que se puede transportar una bicicleta de adulto sin necesidad de desmontar la rueda delantera.    

Equipamiento

Hay cuatro niveles de dotación entre los que elegir: Line, Urban Plus, Premium y Limited. Solo el más equipado y el Urban Plus  pueden elegirse con el cambio automático. Este último es al que correspondía nuestra unidad.

De serie cuenta con muchos elementos de seguridad que la marca engloba en SASS, como siete airbags, frenada automática de emergencia, asistente de cambio de carril, reconocimiento de señales, alerta de fatiga del conductor, alerta de distancia de seguridad, control de crucero, control de descenso de pendientes… Salvo el airbag de rodilla, disponible en las versiones más altas, todo es de serie en todas.

También llantas de aleación 16 pulgadas con neumáticos 205/65, retrovisores exteriores eléctricos y calefactables y, dentro, el sistema de infoentretenimiento con pantalla de 8 pulgadas, compatible con Apple CarPlay y Android Auto, puerto USB y manos libres Bluetooth, así como la cámara de visión trasera.

Muy completo, tanto que las versiones más completas apenas suman las llantas de 18 pulgadas, tapicería mixta tela/piel, cuadro de instrumentos digital, carrocería bicolor, faros antiniebla delantero y poco más.

¿Precios? Pues la marca nos hablaba de que, con la promoción de lanzamiento, que suele mantenerse en el tiempo y la financiación del coche, parte de  19.900 €. En el caso de la unidad probada, con cambio automático y terminación Urban Plus, tiene un precio de 23.900 euros. Como siempre, recuerda que puedes encontrar las mejores ofertas del SsangYong Tivoli Grand en nuestra sección de coches nuevos, publicados por concesionarios oficiales de la marca.

Motor

El propulsor que monta el Tívoli Grand es el G15T, un motor de cuatro cilindros con turbocompresor e inyección directa de 1.497 cc que entrega 120 kW (163 CV) entre 5.000 y 5.500 rpm y 280 Nm de par entre 1.500 y 4.000 rpm.

Cuenta con un sistema Start & Stop (ISG) y filtro de partículas para gasolina (GPF) con los que cumple la norma Euro6D. Las cifras de consumo homologadas no son elevadas para el nivel de potencia, ya que homologa 7,2 l/100 km en las versiones asociadas al cambio manual.

Nuestra unidad de pruebas se asociaba a la caja de cambios automática. Es una transmisión por convertidor de par, realizada por el especialista Aisin. Con él se gana comodidad, pero el consumo aumenta a 7,8 l/100 km. Sus prestaciones también son algo peores, pues alcanza 175 km/h en lugar de 181 km/h del manual.

Comportamiento

Da gusto que una marca te ofrezca un coche durante dos días para hacerle un primer contacto. Puedes conducirlo en tus recorridos habituales, por lo que las comparaciones con coches similares son más fiables.

Destacaría del motor su suavidad. Lo conocía de la prueba del SsangYong Korando y va realmente bien. Mueve al coche con total solvencia, incluso con cinco ocupantes. Un lujo para un coche así.

Echando un ojo a la prueba del XLV leo que me quejaba del tosco funcionamiento del Start & Stop. Es algo que se ha solucionado y en esta ocasión detenía y volvía a poner en funcionamiento el motor muy bien. También me quejaba del cambio manual, poco preciso. Como nuestra unidad era automática, problema resuelto: la respuesta es bastante rápida (sin pretender ser un coche de reacciones y cambios de marcha instantáneos) y hacer que conduzcamos de manera confortable.

Con esta transmisión puedes también actuar sobre el cambio de manera secuencial, bajando las marchas de una en una. No lo usé demasiado ya que, como te digo, el cambio tiene unos ajustes idóneos para ir tranquilo.

En ciudad el SsangYong Tivoli Grand es fácil de llevar. No tiene unas dimensiones exageradas (llegaba sin maniobras a mi plaza de garaje, creedme que con pocos coches lo hago) y la cámara ayuda a la hora de aparcar, si bien tiene una resolución algo pobre.

El tarado de las suspensiones ayuda a la hora de salvar badenes o cuando te encuentras con un asfalto irregular, así como los neumáticos (no veo yo muy práctica la llanta de 18 pulgadas). Incluso te puedes atrever con caminos. Vale que sus 167 mm de altura libre al suelo no son muchos (176 con la llanta grande), pero no se ve mermado el confort. Y si quieres más, sí, tiene descenso de pendientes, algo poco habitual.

Eso sí, eso le penaliza en curvas, donde está lejos de los mejores del segmento. La plataforma tiene un 79 % de aceros de alta resistencia (de ellos un 40 % advanced HHS (ultra alta resistencia), que le da una carrocería con mayor rigidez estructural a la torsión al tiempo que mayor ligereza, pero usa el mismo esquema de suspensiones (no se ha tocado nada) del Tivoli convencional, así que no es amigo de tomar curvas a velocidades más elevadas de las aconsejadas.

¿Y consumos? Sin prestar demasiada atención a conducir para lograr los mejores posibles y padeciendo alguna jornada de atascos madrileños (que aumentan a un ritmo paralelo al de la vacunación), nos movimos en el entorno de los 8,3 l/100 km, una cifra algo más elevada que la que homologa pero que vemos factible conseguir sin demasiado esfuerzo.

Opinión coches.com

El Tivoli es ya uno de los referentes de ventas de la marca. A pesar del momento que vivimos es sin duda el pilar donde se han agarrado los concesionarios. Bien equipado, buen espacio.. y tras la llegada del motor 1.2, precios más bajos de los que ya tenía con prestaciones solventes.

Ahora se suma a la familia el SsangYong Tivoli Grand, completando la renovación de gama. El resultado es un producto interesante por practicidad, con un buen nivel de tecnología, equipamiento y confort.

Hay rivales más dinámicos en el segmento, pero esa no es la liga que pretende jugar el Tivoli Grand. Otra de las pegas que puede ponérsele es que solamente tenga un motor disponible, que quizá resulta algo gastón, pero desde luego es bastante refinado asociado al cambio automático, que casa muy bien con el carácter confortable del coche.

Para quienes busquen un coche así, heredero de los monovolúmenes compactos por espacio interior y capacidad de maletero, pero realicen muchos km, es posible también elegirlo con GLP, que puede funcionar con gasolina o gas licuado del petróleo. De este modo gana etiqueta ECO y el coste por km es mucho menor, sumando apenas 2.050 € al precio final. El depósito solamente resta algo de espacio en el doble fondo del maletero y se realiza en una semana (incluso después de haber comprado el coche).

SsangYong Tivoli Grand G15T 4x2 Urban Plus Aut
7.9Nota
Lo mejor
  • Habitabilidad y maletero sobresalientes
  • Confort de marcha
  • Bien equipado para su nivel de precios
Lo peor
  • Única motorización disponible (aparte del GLP)
  • Suspensiones totalmente enfocadas al confort
  • Carrocería bicolor solo en acabado más completo
Diseño7.5
Habitabilidad8.5
Acabados7
Maletero9
Equipamiento8
Motor8
Comportamiento6.5
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

  • Ssangyong
  • SsangYong Tivoli
  • todocamino