Segundo paso en la hibridación de Subaru. Si hace apenas un par de meses conocíamos el nuevo Subaru Forester Hybrid, ahora es el SUV compacto de la marca el que recibe una mecánica con idéntica tecnología. Hablamos del Subaru XV Hybrid.

El XV es un modelo muy importante para la marca. Sobre todo en España, donde concentra prácticamente la mitad de sus ventas (el 47%). También porque la firma nipona se encuentra inmersa en un cambio de paradigma.

Si hace 30 años la firma se asociaba a deportividad y tracción total, ahora se centra en la seguridad. Y lo mejor es que lo ha hecho sin renunciar a su esencia: precisamente todo lo contrario… incidiendo en ella: motores bóxer (ya han fabricado 20 millones de unidades) y tracción total (con 19 millones). Y ya suman 2,8 millones de modelos con el fabuloso sistema Eyesight, que engloba un buen número de tecnologías de ayuda a la conducción que, en Japón ha reducido un 61% los accidentes.

Además, con fiabilidad mecánica y robustez constructiva (saber que un 96% de los Subaru siguen circulando tras 10 años da garantías), sin renunciar a la diversión al volante. ¿Encaja todo esto con la ecología? Pues un 28% de su gama ya se vende con GLP (probamos el Outback GLP) y ahora llegan estos híbridos que vamos a conocer mejor.

Exterior

Conocimos al XV 2018, la segunda generación del modelo, en una primera prueba. Y no hay muchas diferencias del XV híbrido respecto a él. Desde la propia marca reconocen que en un Subaru no se busca el último grito. Suelen ser conservadores y, de hecho, tampoco hay muchos cambios respecto a la primera generación. Se trata de un coche que quiere verse robusto, preparado para la aventura, con toques de deportividad.

Como decíamos, son muy pocos los detalles que lo diferencian de las variantes convencionales. En la parte delantera contamos con el anillo del faro en color plata, un color utilizado también en el marcode los antiniebla. La parrilla delantera también ofrece un nuevo tono metálico y negro.

En la vista lateral nos encontramos con unas barras de techo con mayor superficie cromada, mientras que el spoiler trasero se ha pintado en negro. Destacar las protecciones de plástico en los bajos, habituales en los SUV.

Ya en la zaga, se ha colocado en el portón el logo eco Hybrid, que se suma al emblema e-Boxer de los pasos de rueda delanteros, el emblema e Boxer. Y poco más, aparte de que a la gama de colores llega el Lagoon Blue Pearl de las imágenes, exclusivo de esta motorización. La parte baja está carenada para protegerla de posibles golpes cuando circulamos por terrenos no asfaltados y, de paso, mejorar el flujo aerodinámico.

Por cierto, las medidas son idénticas. Eso nos deja con 4.465 mm de longitud, por 1.800 mm de ancho y 1.595 mm de altura. Un dato destacable es la altura libre al suelo, de 22 cm, una de las mejores del segmento. Se une a unos buenos ángulos offroad (delantero de 18º, central de 21,5º y de salida de 28,6º)

Interior

Las impresiones sobre calidad de materiales y espacio las puedes leer en nuestra prueba del Subaru XV (con motor de gasolina). Porque no hay cambios: es un coche cómodo para cuatro, con materiales y, sobre todo, ajustes, por encima de la media de lo que puedes encontrar en el segmento.

¿Cambios? Pues realmente sutiles. En el panel de control tenemos ahora un fondo azul y hay detalles en bronce en las molduras del salpicadero o los paneles de las puertas, que le dan un aire más refinado.

Además, en la pantalla central superior (muy característica de la marca) se pueden visualizar menús específicos para conocer el funcionamiento de los diferentes motores y en el acabado superior cuentas con una tapicería bicolor que le sienta realmente bien.

Maletero

El sistema híbrido reduce el espacio de carga.  Si la versión convencional, el 1.6 atmosférico, cuenta con 385 litros de capacidad, la inclusión de los elementos del sistema híbrido, sobre todo la batería, reduce esta cifra en 45 litros, lo que lo sitúa en 340 litros.

Esta cifra se cuenta hasta la bandeja y no incluye un pequeño espacio bajo el piso (la mayor parte lo ocupa la batería. Siempre puedes ampliarlo, si necesitas llevar en alguna ocasión objetos grandes, abatiendo los respaldos de los asientos posteriores. Divididos en dos partes, así logras 1.193 litros de capacidad.

Equipamiento

Debemos destacar el gran equipamiento de serie que incluye el XV híbrido desde su versión de acceso. Si el motor 1.6 de gasolina se ofrece con  tres acabados (Sport, Sport Plus y Executive Plus), el híbrido prescinde del primero de ellos.

Así pues, el Sport Plus ya cuenta de serie con el Sistema Eyesight (frenada pre-colisión, asistencia a la frenada pre-colisión, control de crucero y de crucero adaptativo, aviso de salida del carril, permanencia en el carril, control del acelerador, aviso de derrapado y aviso de avance del coche delantero), siete airbags, faros full LED direccionales, llantas de aleación de 18 pulgadas, climatizador bizona ajustable por voz, asientos calefactables, sensor de luces y lluvia, pantalla de 8 pulgadas, cámara trasera, asientos de tela o los retrovisores térmicos.

Por encima el Executive Plus, que elementos como el techo solar eléctrico, tapicería de cuero bicolor, asiento del conductor eléctrico, avisador de ángulo muerto, detección de tráfico trasero, arranque sin llave, asistente de haz de luz o el espejo interior antideslumbramiento.

¿Precios? Pues el sencillo cuesta 30.500 euros gracias a una campaña actual de 2.000 euros de descuento. Por 32.500 euros (2.000 más) te llevas el más equipado. Un precio que puede parecer elevado, pero no hay muchos coches con tracción total híbridos en el mercado y no echarás nada en falta. ¿Opciones? Pues la pintura metalizada (un extra de 550 euros) y bastantes accesorios para mejorar la estética off road que puedes pedir en tu concesionario (desde la marca nos cuentan que muchos apuestan por ellos).

Es un sobrecoste importante respecto al gasolina atmosférico, que parte, incluida la campaña promocional), por 22.250 euros. Si lo eliges con GLP se eleva a 24.100 (pero también tienes la etiqueta ECO). Recuerda que tenemos ofertas del Subaru XV en nuestra sección de coches nuevos, publicadas por los concesionarios oficiales de la marca. Recuerda que los precios indicados pueden llevar parejo financiar el coche y que también puedes ahorrarte un buen dinero si empleas nuestro comparador de seguros.

Motor

Lo decíamos al principio: Subaru no renuncia a montar motores bóxer longitudinales y un sistema de tracción total permanente. El sistema híbrido combina un motor 2.0 de gasolina con 150 CV (entre las 5.600 y 6.000 rpm), de inyección directa, ubicado en la parte delantera, junto a un generador eléctrico integrado que funciona también como starter. Ofrece 194 Nm de par a las 4.000 rpm.

A continuación tenemos la caja de cambios, que se trata del Lineartronic (un tipo CVT) que en esta ocasión integra un motor eléctrico de 13,5 kW (16,7 CV). Es capaz de mover el coche por si solo durante unos pocos km (en función de la orografía y de la demanda de aceleración, siempre que no superes los 40 km/h) ya que se alimenta de la energía que se guarda en una batería de iones de litio de 118 V y 0,56 kWh de capacidad, que se ubica bajo el piso del maletero, sobre el subchasis de la suspensión trasera.

Desarrollado por Subaru, el sistema trabaja más bien como un híbrido en paralelo, donde ambos motores funcionan de manera simultánea. Todo este conjunto de elementos pesa 110 kg de peso, que se han repartido a lo largo del coche de manera que mejora el reparto de pesos (50 kg delante y 60 detrás), al tiempo que baja el centro de gravedad.

El XV híbrido no tiene unas prestaciones de infarto, pero sí más que suficientes. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,7 segundos y alcanza los 193 km/h. Los consumos, que son algo que mucha gente mira en un híbrido, son de 7,9 l/100 km en ciclo combinado WLTP, con unas emisiones, eso sí, elevadas, de 180 g/km de CO2. No solemos mirar los consumos en los contactos breves de un día… pero nos parece posible lo

Comportamiento

Dese luego, contar con una motorización con más brío que el 1.6 era una auténtica necesidad para el Subaru XV. Lo había probado en el Impreza y, desde luego, no saca todo el partido que puede al chasis. Los 150 CV mueven bien al conjunto, de 1.553 kg y, a pesar de que el par motor no es muy alto (no contamos con turboalimentación), el motor eléctrico aporta algo de brío.

Más potencia y, además, menos consumos. Tanto de las cifras homologadas (0,1 l/100 km menos, algo que apreciamos sobre todo en ciudad, con un 17% menos de gasto). Un vehículo que se mueve de manera agradable en ciudad, con apenas ruido de la mecánica (y con etiqueta ECO), donde es fácil notar el par instantáneo del motor eléctrico al salir desde parado.

En carretera no pierde las excelencias de la arquitectura  de la plataforma global sobre la que se asientan los nuevos modelos, con un coche muy estable, al tiempo que cómodo sin apenas vibraciones. La calidad de rodadura es excelente y el cambio CVT, si bien resbala un poco cuando demandas aceleración de manera brusca, funciona de manera eficaz conduciendo de manera progresiva.

Hasta aquí, todo lo esperable de un híbrido. Con un consumo algo superior, eso sí, ya que no debemos olvidar la tracción total permanente. Y eso se aprecia fuera del asfalto.

“Esto no es un SUV normal. Esto es un Subaru”. Esas fueron las primeras palabras antes de comenzar un recorrido en una finca, con todo tipo de obstáculos. Y no eran pequeños. De hecho, eran los mismos a los que nos enfrentamos en nuestros contactos con el Mitsubishi L200 o el Toyota Land Cruiser.

Con la tracción total permanente (Symmetrical All-Wheel Drive) y el sistema X-Mode, subes pendientes y las bajas con total seguridad y control. Cruces de puentes, zonas irregulares, un circuito de barro… y todo con neumáticos de verano, los menos indicados. Y ni un pequeño susto. Solamente sonrisas al ir superando cada situación crítica sin despeinarte.

Opinión coches.com

Desde que se han lanzado, los Subaru Forester Eco Hybrid y el XV Eco Hybrid ya suponen el 60% de las ventas. De acuerdo, al principio se venden más siempre, pero no cabe duda de que la acogida en el mercado ha sido buena.

Tras haberlo probado, vemos que cumple lo prometido. Es un Subaru auténtico, con capacidades fuera del asfalto poco comunes entre los SUV compactos. ¿Preferible al GLP? La diferencia de precio es notable, ya que a igualdad de equipamiento el XV eco Bi-Fuel es 4.250 euros más económico… y además se mueve con GLP, más barato al repostar.

Ahí se acaban, a nuestro juicio, las ventajas de la versión del GLP. El XV híbrido es más potente y antes de la retirada la versión 2.0 de gasolina sin hibridar ya era la más vendida con diferencia. También tiene más par, algo imprescindible al salir fuera del campo, acelera mejor y es más rápido. Y consume menos, sobre todo en ciudad (ojo, la gasolina es más cara) y el confort de marcha y acústico es mayor.

Su ventaja actualmente es la poca oferta de SUV híbridos en el mercado En un momento que la gente no da el paso aún a coches eléctricos o híbridos enchufables, todavía muy caros, se trata de una apuesta conservadora, a la que seguirá en breve el Impreza eco Hybrid. Los eléctricos llegarán más adelante, sobre una plataforma en la que se trabaja con Toyota que permite diferentes carrocerías.. y sobre la que Subaru apostará por un SUV eléctrico, con tracción total, por supuesto.

Subaru XV Hybrid Executive Plus
7.8 Nota
Lo mejor
  • Cualidades todoterreno más que notables
  • Confort de marcha
  • Equipamiento de serie y seguridad
Lo peor
  • Consumos más elevados que otros híbridos
  • Espacio de carga limitado en viajes
  • Diseño muy conservador
Diseño7
Habitabilidad7
Acabados8.5
Maletero6.5
Equipamiento8.5
Motor8.5
Comportamiento8.5
Calidad Precio8

Galería de fotos:

Ver galeria (87 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta