Soy de los que piensa que los primeros pasos de los vehículos autónomos deberían ser aquellos que realizan recorridos repetitivos y autónomos. No es que sea un genio adivinatorio, sino que ya funcionan algunos en la vida real, como camiones mineros en Australia y en fábricas como la de Nissan. Y es que, por mucho que avance la tecnología, crear toda la infraestructura necesaria para que coches y camiones circulen solos con un mínimo de seguridad será caro y mantenerla en perfecto estado, más, tal y como apuntan los expertos.

No nos soprenden entonces el proyecto de Volvo, que se ha asociado a la empresa sueca de gestión de residuos Renova para probar un camión de basura autónomo en la vida real. El fabricante escandinavo ya había hecho pruebas con camiones autónomos con su proyecto Sartre y también con camiones de basura apoyados por robots y drones.

Lo primero que se nos viene a la cabeza son los camioneros que perderán su puesto de trabajo a medio plazo, una amenaza de la que ya hemos hablado. Por ahora el sistema de Volvo se mueve sin problemas, mientras que un operador camina a su lado para alimentar los compartimientos que recogen la basura.

El camión es similar a otro proyecto que Volvo ha emprendido con vehículos mineros autónomos, utilizando tecnología muy similar, pero programada para uso urbano. El camión se conduce manualmente hasta la ruta de recolección de basura, para registrarla con sus diferentes paradas. Las visitas posteriores el camión ya podrá moverse por sí mismo, detectando posibles cambios a su alrededor para reaccionar ante ellos.

El conductor puede llevar el camión a su primera parada, activar el sistema autónomo y salir de la cabina. A partir de ahí, el conductor camina ante él o a su lado, según sea necesario, empujando contenedores al camión y devolviéndolos a la acera. Así, puede recogerse basura con un solo operario sin que tenga que bajar continuamente de la cabina (los puntos más probables de lesión de estos trabajadores).

También facilita las maniobras de marcha atrás, más sencillas para un vehículo automatizado que para un conductor humano, que en ocasiones requiere ayuda a pie de calle para orientarse con seguridad. Una completa gama de sensores eliminará esos requisitos y mejorará la seguridad, nos cuentan desde la marca.

El proyecto de Volvo Trucks y Renova continuará hasta finales de 2017. Cuando termine se evaluarán todos los aspectos del programa, incluidas las reacciones de los conductores y la aceptación del público. Para ser una realidad comercial, las pruebas deben continuar para que estos camiones autónomos salgan de minas y terminales de carga. Puedes ver el camión en acción en el siguiente vídeo, grabado en las calles de Gotemburgo:

Fuente: Volvo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta