Le pese a quien le pese, el Volkswagen ID.R es el coche eléctrico más rápido del planeta. De hecho, actualmente tiene cinco récords en tres continentes y el expiloto de Fórmula 1 y campeón del mundo Nico Rosberg tuvo recientemente la oportunidad de probarlo. Muy pocas personas fuera de la órbita de Wolfsburgo han tenido la oportunidad de conducir el ID.R. De hecho, tan solo Chris Harris, de Top Gear, ha podido ponerse a los mandos de esta impresionante máquina.

Los dioses del tiempo no le sonrieron al excampeón de Fórmula 1 en el “Infierno Verde”. Sin embargo, a pesar de la lluvia, el viento y las temperaturas por debajo de los 10 °C, Rosberg todavía tenía una sonrisa en su rostro mientras subía al ID.R. “Hace un tiempo que no conduzco un coche de carreras real bajo la lluvia, pero inmediatamente me sentí como un pez en el agua nuevamente en el ID.R. Se siente fantástico de conducir”, explicó Rosberg después de su prueba de conducción.

“La tracción, la aceleración, la carga aerodinámica, todo era muy familiar”, dijo el hombre que ganó 23 grandes premios en el transcurso de su carrera en el Gran Circo. “Felicitaciones a los ingenieros de Volkswagen, que han realizado un importante trabajo pionero en el campo de la electromovilidad con el ID.R. El trabajo de la automoción es cambiar la movilidad en su conjunto. Debería ser la plataforma de prueba y desarrollo para transportar la tecnología a la producción. Incluso podría imaginarme con un ID.3 para mi familia”.

“Estamos encantados de que Nico quisiera probar nuestro ID.R. El hecho de que un monoplaza eléctrico pusiera una sonrisa en el rostro de un campeón del mundo de Fórmula 1 es una gran respuesta y subraya el hecho de que la movilidad eléctrica puede crear mucha fascinación y emoción”, dijo el director de Volkswagen Motorsport, Sven Smeets. En perfectas condiciones, el Volkswagen ID.R puede alcanzar los 100 km/h en solo 1,65 segundos, dejando incluso a un F1 por los suelos.

pero aun así, el ID.R no es tan rápido como el monoplaza que solía conducir Rosberg, pero dice que se siente similar en las curvas gracias a la gran cantidad de carga aerodinámica que produce. El piloto alemán admitió estar bastante nervioso cuando se subió por primera vez al habitáulo estrecho y claustrofóbico del prototipo, pero tan pronto como lanzó el coche fuera del box, no cabe duda de que se sentía como en casa. Parece que los 650 CV y 1.100 kilos del conjunto se manejan como la seda.

Mientras tanto, Volkswagen Motorsport continúa sumando enteros a la historia de éxitos con el ID.R. El coche tiene actualmente cinco récords: además del Pikes Peak en Colorado (EE. UU.), la colina de Goodwood Hill (Reino Unido) y la carretea Tianmen Mountain en Zhangjiajie (China), también posee el récord de vuelta para vehículos eléctricos en Nürburgring-Nordschleife y en el trazado de Bilster Berg (Alemania). Y de esta tecnología nacen el compacto ID.3 y el SUV eléctrico ID.4, con 20 vehículos totalmente eléctricos programados para 2025.

Fuente: Volkswagen

Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta