En 2013 el Gobierno designó nada menos que 10 millones de euros como ayudas a la compra de coches eléctricos. Una cifra que podíamos considerar baja si las comparamos con la enormes cantidades gestionadas por el Plan PIVE. En un año se destinaron 403 millones de euros a los programas de incentivos (75 millones para la primera edición del PIVE, 150 millones para el Plan PIVE 2, segunda, 70 millones para el Plan PIVE 3 y otros 70 millones para esta cuarta edición. A ello hay que añadir 38 millones destinados al Plan PIMA Aire). Fueron un éxito de acpetación

Nada que ver con las ayudas a los coches eléctricos. Apenas se usaron cuatro de esos diez millones de euros, que sirvieron para reducir el coste de 860 operaciones. Y tal y como leemos en el diario VozPópuli, la mayor parte de ellas fueron por los propios fabricantes, que han matriculado cientos de unidades para sus concesionarios, (luego vendidas como coches de km0). Pocos son los particulares los que compran un coche eléctrico, que cuesta más del 30% que uno con motor de combustión… y tiene límites de uso grandes (una de las grandes realides del coche eléctrico).
BMW i3 2013 presentacion 26 Si echamos la vista atrás, en 2012 se designó la misma cantidad y los diez millones de euros se agotaron antes de tiempo. Sin embargo, este año no se ha llegado a cubrir ni la mitad de ellas. ¿Qué se ha hecho mal? Tal y como indicábamos cunad las ayudas se aprobaron en abril fundamentalmente hay dos motivos para esta caída de la demanda (que creemos que no del interés por el vehículo eléctrico):

  • No entran en las ayudas del Plan las motos eléctricas. Se trata posiblemente de los vehículos eléctricos más interesantes y pujantes. En el diario apuntan presiones de los grandes fabricantes (más concretamente a BMW y Aniacam). Desde el Ministerio argumentan que este sector ya no necesita ayudas.
  • El sistema de ayuda obliga al comprador a adelantar el total del coste del vehículo, y esperar a recibir la subvención. Eso se ha corregido en las ayudas de este año, por lo que deberían ir mejor. Eso hacía que los concesionarios no pudiesen anunciar el precio del coche con ayuda incluída… y el cliente no se animaba a probar unnuevo producto.

prueba chevrolet volt 04Tampoco ayudó la incertidumbre. El plazo de solicitudes fue hasta el 30 de octubre para vehículos ya matriculados, o hasta el 30 de agosto para aquellos pendientes de matricular en el momento de la solicitud. Si a eso añadimos que se aprobaron en abril (con efeto retroactivo, sí), vemos que el tiempo de ayudas real no se correspondió al año completo.

Lo que nos extraña es no ver a la Industria denunciar estas prácticas y malas políticas gubernamentales. ¿Ocurrirá como en Estados Unidos, donde a los concesionarios no quieren vender coches eléctricos?

En unos días, el sector espera que lleguen otros 10 millones de euros para 2014, tal y como está previsto en los Presupuestos Generales del Estado. El sector espera que tenga caracter retroactivo, desde el mes de enero, se gestionen bajo una fórmula similar al PIVE (con algún guiño a las familias numerosas). Pero de nuevo, las motos quedarán excluídas, según algunas fuentes, y el pago volverá a ser por adelantado.

Fuente: VozPópuli

3 COMENTARIOS

  1. las ayudas deverian sera todos los paises igual que el precio del vehiculo, y si le agregas el pobrema de autonomia, no especifica regeneracion a los cien km,se junta todo

Deja una respuesta