Hoy hace justo 30 años de la carrera del siglo. El 12 de mayo de 1984 Mercedes inauguraba el nuevo circuito de Nürburgring, con un trazado más corto y más seguro, con uno de los eventos más llamativos de la historia de la competición. El fabricante alemán decidió invitar a un grupo de pilotos y ex-pilotos de la Fórmula 1 patra que pilotasen el exclusivo Mercedes-Benz 190 E 2.3-16 en una carrera amistosa.

Los mejores pilotos por fin podrían enfrentarse con la misma arma. Se trataba del Mercedes 190 E 2.3-16. Presentado en el Salón de Frankfurt de 1982, pesaba 1230 kg y tenía un coeficiente aerodinámico de 0,32, una cifra excelente en aquella época. Llevaba un propulsor de 2.3 litros que gracias a Cosworth (empresa londinense experta en fabricar motores de carreras) rendía 185 CV de potencia y un par de 236 Nm. Destacaba en lo estético por sus aletas ensanchadas, un paragolpes deportivo y las llantas de 15 pulgadas. Era impresionante. Tanto, que como respuesta BMW decidió fabricar el mítico M3, basado en el serie E30 que se comercializó en el año 1986, pero esa ya es otra historia.

1984 Nurburgring Mercedes 190 Senna¿Quienes estarían al volante de la nueva bestia de la estrella? Mercedes hizo un listado de 20 pilotos y ex-pilotos de Fórmula 1 y los juntó en el reformado circuito de Nürburgring para competir en la carrera inaugural a bordo de su nuevo coche. Solamente se le habían hecho unas pequeñas modificaciones para poder competir que consistieron en unos baquets, arneses, una jaula de seguridad y unos adhesivos con el apellido del piloto y el número de dorsal.

Los pilotos seleccionados se dividieron en tres grupos. El primero era el más VIP de todos, ya que únicamente estaba Stirling Moss (famoso piloto al que se le conoce como el campeón sin corona por haber conseguido muchas victorias pero nunca haber ganado un campeonato). El segundo grupo eran antiguos campeones del mundo como Nicki Lauda (1975 y 1977), James Hunt (1976) y Keke Rosberg (1982)… Por último, ex pilotos y futuras promesas como Carlos Reutemann, Jacques Laffite, Elio de Angelism, Alain Prost o Ayrton Senna.

1984 Nurburgring Mercedes 190

En la parrilla de salida, los ánimos estaban encendidos ya que allí se volvían a ver las caras Niki Lauda y James Hunt, una rivalidad muy famosa en los años 70 y que pudimos ver el año pasado en los cines con Rush. Otros corredores presentes ni siquiera sabían que serían “enemigos” en las pistas, como por ejemplo Alain Prost y Ayrton Senna. Hay una anécdota curiosa. Al parecer el piloto brasileño llegó al aeropuerto y no tenía medio de transporte para llegar al circuito. Prost, que también andaba por la terminal, se ofreció a llevarlo. En las dos horas que duró el viaje, se pudieron conocer mas allá de la competición, pero nadie sabe de qué hablaron entonces. Prost tenía 29 años y ya tenía cuatro años de experiencia en la F. El brasileño era un completo desconocido por aquel entonces ya que había corrido solamente en cuatro Grandes Premios carreras a bordo de un Toleman-Hart.

Los pilotos se tomaron esta carrera de doce vueltas como un evento en el que disfrutar la conducción y pasarlo bien… Todos menos Senna que creyó que era el momento de demostrar su bvalía. El brasileño salió tercero en la parrilla (cuya pole fue para Prost) pero al final ganó la carrera gracias a una destreza inigualable y agresividad al volante. Fue su carta de presentación y años después el legendario Stirling Moss así lo reconocía al afirmar que “fue la primera vez que oí hablar de Senna”. El podio lo completaron Niki Lauda y el argentino Carlos Reutemann.

carrera del año

De aquella cita solamente se conserva un coche en el mismo estado en el que terminó la carrera. Ese es el del ganador, Ayrton Senna, los restantes se vendieron a coleccionistas. Esta joya forma parte del museo de Mercedes en Stuggart (también se expone de vez en cuando en otros museos como son el de Nürburgring y Hockenheim). Hoy en día, con todos los pilotos y ex pilotos obligados por contratos publicitarios de las marcas para las que corren, un evento así sería imposible… e impensable. Te dejamos ahora con un vídeo (de escasa calidad) en el que puedes ver cómo se las gastaban en la pista:

Fuente: Mercedes

1 COMENTARIO

Deja una respuesta