Share on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on Google+0

Desde el año 2002 lleva Volkswagen dándole vueltas a fabricar un coche que consume un litro de combustible. Se trata de un empeño personal de Ferdinand Piëch, presidente del Consejo de Vigilancia del Grupo Volkswagen AG. Y nueve años después del prototipo original, el Volkswagen 1 Liter Car, y previo paso por otros dos prototipos, el Volkswagen L1 de 2009 y el Volkswagen XL1 Concept de 2011, el XL1 de producción será presentado a lo grande en el Salón de Ginebra 2013.

El Volkswagen XL1, el coche que consume menos un litro, es un biplaza con los dos asientos en paralelo ligeramente desplazados (no se optará por los asientos colocados en tándem), que basa su eficiencia en un peso muy reducido, de apenas 795 kilos, y una aerodinámica extraordinaria (mide 1.153 mm de altura y tiene un índice de penetración aerodinámica Cx de 0,189).

La espectacular carrocería cupé del XL1 apenas pesa 230 kilos gracias a que utiliza plásticos ligeros y resistentes reforzados con fibras de carbono (CFRP). Es casi tan largo como un Volkswagen Polo (3.888  frente a 3.970 mm) y ancho (1.665 frente a 1.682 mm). La diferencia de medidas respecto al utilitario alemánradica en la altura, como veíamos, de 1.153 frente a 1.462 mm. Es incluso más bajo que un Porsche Boxster, para que te hagas una idea. La distancia entre ejes del XL1 se queda en 2.224 mm.

El Volkswagen XL1 cuenta, además, con como puertas abatibles y la ausencia de espejos retrovisores, que han sido sustituidos por cámaras diminutas integradas en las puertas. Las ruedas son de medidas diferentes en cada eje. Delante monta neumáticos muy finos para bajar la resistencia al rozamiento de 115/80 15 y detrás para transmitir la potencia de 145/55 16.

Ahora que conocemos el envoltorio, pasemos a ver cómo consigue ese consumo de 0.9 litros a los 100 km. El Volkswagen XL1 es un híbrido enchufable (plug-in) de tracción trasera. Combina un motor eléctrico de 20 kW (27 CV) y 140 Nm y un bicilíndrico TDI de 800 CC que rinde 48 CV (35 kW) y 120 Nm. Van asociados a la transmisión automática DSG de 7 relaciones, colocado entre la salida del cigüeñal y el cambio. El motor está colocado en posición central trasera y, como decíamos, envía la potencia a las ruedas traseras.

La baterías están colocadas en la parte delantera, con una capacidad de 5,5 kWh. El conductor del XL1 podrá rodar en modo automático o completamente eléctrico con apretar un botón. La autonomía en eléctrico es de 50 km. La autonomía total del vehículo es de unos 500 km con un depósito de combustible de sólo diez litros. En las frenadas el motor eléctrico se convierte en un generador de energía para recargar las baterías.

El motor eléctrico ayudar en la aceleración y la potencia máxima en combinado es de 69 CV. Las prestaciones del Volkswagen XL1 están en consonancia con su bajo consumo, con una velocidad máxima de 160 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 12,7 segundos.  Ni que decir tiene que el Volkswagen XL1 tiene unas emisiones de CO2 bajísimas, de tan sólo 21 g/km. Cumple la normativa de emsiiones Euro 6 (por si alguien lo dudaba).

Aunque no se ha hcho público todavía cuántas unidades se fabricarán del XL1, Autobild Alemania, cita fuentes internas de Volkswagen que hablan de una edición limitada de tan sólo 50 unidades, por un precio aproximado de 40.000 euros.

No vamos a hacer el cálculo de cuántos km serían necesarios recorrer para amortizar un coche así. Sin duda, no compensa. Adquieres un coche de solo dos plazas, con una habitabilidad muy limitada ya que las plazas están muy juntas para permitir una cabina estrecha.

Esto nos lleva a pensar que, aunque se fabrique y se venda, se trata de un experimento para llevar al límite las tecnologías y la producción con materiales innovadores el CFRP. Volkswagen lo fabricará casi artesanalmente en una línea de producción en Osnabrück, al norte de Alemania (es la antigua fábrica del carrocero Karmann y ahora trabajan 1.800 empleados fabricando coches como el Golf Cabriolet y el nuevo Porsche Boxster). Pero gracias a este “ensayo general” estamos muchísimo más cerca de coches de producción masiva con consumos que hoy en día  resultan irrisorios.

Fuente: Volkswagen

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on Google+0

8 COMENTARIOS

  1. Un prodigio tecnológico. Como bien se indica en el artículo, puede que a día de hoy aún no tenga un precio fácilmente amortizable, pero estamos seguros de que se trata de un punto de inflexión del futuro de los coches ecoeficientes.

  2. que cosa mas fea,es un estruzo-camila, una mezcla de feo y retro,porque no pagan el invento del inginero suramericano que descubrio como utilizar un motor de 2-3 kw electrico para mover un coche de 1400 kg aparece en internet el hombre,hasta que se lo van ha cargar seguro, o tambien poner un motor magnetico que no gasta nada,los japoneses hacen experimentos con motos y coches magneticos desde hace mas de 2 años ,y son una maravilla,aaaaa… perdon pero estos coches y motos no llenan el bolsillos de las petroleras y de los gobiernos de dinero,tenemos que esperar que se acabe ultima gota de petroleo y despues ,si estamos vivos puede que si,que mundo mas imundo…….

Deja una respuesta