Y es que o los fabricantes se ponen de acuerdo en este aspecto tan crucial o, como os señalamos hace algunos días, las ventas de este tipo de vehículos se resentirán notablemente. El público ha de tenerlo claro, y si al hecho de que los vehículos eléctricos son mucho más caros que los “habituales” propulsados por combustibles fósiles, le sumamos que tienen menor autonomía, que los puntos de recarga son escasos y encima los conectores de un modelo no valen para otro, el despegue de este tipo de tecnología será mucho más lento del deseado, y las multimillonarias inversiones de los diversos fabricantes no serán tan rentables como figuraban.

¿Será el Sistema Combinado de Carga la solución a los problemas de los vehículos eléctricos?
¿Será el Sistema Combinado de Carga la solución a los problemas de los vehículos eléctricos?

Como ya os adelantábamos en la entradilla de este artículo, de momento, son solo siete los fabricantes que han firmado esta carta de intenciones (Audi, BMW, Daimler, Ford, General Motors, Volkswagen y Porsche). Es cierto que entre ellos se encuentran algunos de los grupos automovilísticos más importantes del planeta, con ventas millonarias, pero aún faltan muchos más. Y es que también en este tipo de tecnología los constructores japoneses “van por libre” y tratarán de imponer su tecnología, y por ende su modelo de conector. Pero no obstante parece un paso importante, y por tanto hemos de felicitarnos por el acuerdo que se ha dado a conocer durante el 15th International VDI-Congress and Exhibition “Electronic Systems for Motor Vehicles” celebrado los pasados 12 y 13 de Octubre en la localidad alemana de Baden-Baden.

Este “Sistema Combinado de Carga” (así ha sido denominado) solamente necesitará un único tipo de conector (interface) que permitirá a los futuros clientes alimentar su vehículo eléctrico con cualquiera de los métodos existentes de carga, a saber: Cargadores de corriente alterna (AC) monofásicos, cargadores rápidos de corriente alterna (AC) trifásicos, cargadores de corriente continua (DC) en el hogar y, por último, cargadores ultrarrápidos de corriente continua (DC) en estaciones públicas de recarga.

Esta unificación va más allá de la mera conexión: ya que el Sistema Combinado de Carga integrará también la comunicación entre el vehículo y la estación de carga, la arquitectura eléctrica y de seguridad. Esto conllevará una reducción de costes y facilitará la propagación de la electromovilidad a nivel mundial. Según las estimaciones de los fabricantes este sistema estará listo a mediados del próximo año 2012 para su posterior introducción en el mercado.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta