Logo de Noticias Coches
BMW i7 Prototipo (1)
Luis Blázquez

Cómo el BMW i7 pretende ser un nuevo referente en comodidad

El inminente BMW i7 tratará de convertirse en el buque insignia de la compañía alemana para plantarle cara al Audi e-tron GT y el Mercedes-Benz EQS, y para ello quiere lleva la comodidad a un nuevo nivel. El refinamiento a bordo es de vital importancia en este segmento, razón por la cual los ingenieros de Múnich se están asegurando de que su nueva punta de lanza posea un nivel acústico a la altura de la competencia. No encontrarás un sonido parásito dentro del BMW i7.

El modelo se está desarrollando con el objetivo de aunar el placer de conducción característico de la marca con un nivel de comodidad único en su clase. Y eso no se consigue solo con unos asientos muy mullidos y una suspensión electrónica pensada en el confort extremo. Un factor clave aquí son las propiedades acústicas. Los coches eléctricos necesitan niveles muy altos de refinamiento acústico en su habitáculo, ya que la falta de ruido del tren motriz permite que se destaquen otros ruidos de la carretera.

El nivel de bienestar en el interior de esta berlina de lujo de propulsión está determinado en gran medida por el grado en que muchos de los ruidos molestos se pueden mantener alejados de los ocupantes. Hay una variedad de posibles fuentes de ruido que deben tenerse en cuenta aquí, por lo que los prototipos del BMW i7 que están cerca de la producción, y de hecho todas las demás variantes del modelo del futuro BMW Serie 7, están siendo sometidos a un extenso programa de test como parte de sus pruebas acústicas.

Como puede atestiguar Rolls-Royce, entidad perteneciente a BMW, la insonorización es esencial para propiciar un confort inigualable. Pero, claro, también ha de haber un equilibrio entre lo que debe escucharse y lo que no. El fabricante alemán está trabajando actualmente en eso. Y dicha tarea se hace un poco más difícil en un coche eléctrico, que ya es silencioso por naturaleza. Por eso, los ingenieros del Centro de Innovación de Múnich se han tenido que estrujar las meninges si de verdad quieren destacar entre la competencia.

Para garantizar que la cabina permanezca tranquila, los ingenieros examinaron una variedad de posibles fuentes de ruido como parte de sus pruebas acústicas. Como explicó la compañía, los sonidos irritantes encontrados durante las pruebas de conducción fueron registrados y luego se recrearon en el laboratorio para que pudieran ser “eliminados selectivamente”. La empresa no entra en muchos detalles, pero señaló que las unidades de accionamiento eléctrico cuentan con optimización acústica y los motores eléctricos “cancelación de ruido”.

La gran berlina también se beneficia de una mayor rigidez, así como de neumáticos especiales que contienen un amortiguador de espuma adentro para minimizar el ruido y las vibraciones. En otros lugares, el modelo cuenta con un aislamiento acústico de peso optimizado que utiliza “materiales innovadores desarrollados en conjunto con una construcción acústica ligera”. Eso es una descripción bastante vaga, pero la compañía afirma que hay amortiguadores de sonido en los pilares, los asientos, el revestimiento del techo y detrás.

El coche también cuenta con “acristalamiento de confort” en las ventanillas, así como “elementos de vellón en las puertas y en los umbrales y molduras de los pasos de rueda que reducen el ruido de rodadura”. Porque ese énfasis por reducir el sonido a bordo del BMW i7 también ha afectado al diseño exterior, que acoge una carrocería con unas “superficies bien definidas, las manijas de las puertas a ras de la carrocería, los espejos retrovisores aerodinámicamente optimizados y un área inferior de la estructura casi completamente carenada”.

BMW también está trabajando para probar el i7 en el banco de pruebas climáticas, que lo lleva desde temperaturas bajo cero a un calor abrasador, y luego de regreso, durante el tiempo o la frecuencia que sea necesario para garantizar que pueda brindar el mismo nivel de comodidad para sus ocupantes. Otras pruebas incluyen el uso de un túnel de viento, pero llegan incluso a probar la compatibilidad electromagnética para garantizar que los componentes de un vehículo sean estables incluso si se enfrenta a potentes campos electromagnéticos.

Volviendo al tema acústico, BMW tiene que asegurarse de que el sonido que llegan a la cabina del i7 sea agradable. Por ejemplo, para darle al tren motriz eléctrico un poco más de emoción e intensidad, sin sonar desagradable. De hecho, para este propósito, la compañía bávara se ha asociado con Hans Zimmer para crear su “IconicSounds Electric”. Ya hemos podido escuchar cómo suena eso en otros modelos como el BMW iX y el i4, y será interesante escuchar cómo es en el BMW i7.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

  • BMW
  • BMW Serie 7
  • coches eléctricos
  • prototipo
  • sedán