De acuerdo con el informe realizado por la famosa consultora PA Consulting, algunas de las compañías de automóviles más importantes del mundo no conseguirán cumplir los objetivos legales de la UE para las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 2021.

Siete de las once empresas fabricantes de vehículos se enfrentarán a multas de millones de euros si no alcanzan las cifras estimadas por la Comisión Europea.

PA Consulting ha publicado la lista de marcas que, según el estado actual de sus emisiones globales, cumplirán los objetivos de emisiones impuestos por la Unión europea para 2021. Según el análisis de la consultora británica, tan solo cuatro de los 11 mayores grupos fabricantes de vehículos en Europa cumplirán el objetivo de emisiones de CO2, mientras que el resto se enfrenta a multas significativas.

Ford, BMW, Volkswagen, Fiat Chrysler, Hyundai-Kia e incluso el grupo PSA incluyendo Opel, encabezan la lista. Volvo, Toyota, Renault-Nissan y Jaguar Land Rover serían las únicas cuatro marcas que según sus emisiones actuales, se escaparán de pagar cuantiosas multas por altos índices de contaminación.

El límite de CO2 por kilómetro en la Unión Europea se reducirá desde los 130 gramos por kilómetro establecido en 2015, hasta los 95 gramos de media. Pasarse de ese límite supondrá para los fabricantes el pagar una multa de 95 euros por coche y gramo de exceso. Estas sanciones podrían ascender a millones de euros en algunas de las compañías implicadas, especialmente en fabricantes alemanes por el diseño de motores de alta cilindrada.

Volkswagen podría ser multado con hasta 1.700 millones

Fleet News, el medio de comunicación británico que informa sobre las últimas novedades del sector del automóvil, ha realizado un análisis individual de cada marca en el que afirma que Volkswagen se enfrenta a la mayor multa y podría pagar hasta 1.700 millones de euros.

En segundo lugar se encuentra el Grupo FCA con alrededor de 1.200 millones, seguido por BMW con 700 millones. Por su parte, las marcas del Grupo PSA se verán perjudicadas por su fusión con Opel tras ralentizar el lanzamiento de vehículos electrificados.

En el extremo contrario de la tabla de emisiones de CO2 publicada por PA Consulting se encuentra en primer lugar Volvo, seguido por Toyota, Renault-Nissan y Jaguar Land Rover. El motivo por el que la marca sueca se sitúa líder en reducciones de emisiones de CO2 es su estrategia de no vender más coches con motores de combustión convencionales a partir de 2019. Por otra parte, la compañía de Jaguar y Land Rover reducirá las cifras de emisiones por primera vez en 2021.

Menos diésel y más SUV

La disminución de las ventas de vehículos diésel en los últimos meses, que emiten cerca de una quinta parte menos de CO2 que los equivalentes de gasolina, ha provocado que muchos de los grupos automovilísticos se encuentren lejos de cumplir las cifras requeridas de emisiones.

Además, el aumento en las ventas del sector del SUV y de coches con motores de alta cilindrada, también ha influido negativamente en la reducción de CO2, ya que son modelos pesados y potentes que producen más contaminación.

Compensaciones a quienes vendan coches eléctricos

Con el sistema de emisiones de la Unión Europea, cada compañía tiene su propio objetivo individual teniendo en cuenta los tipos de vehículos que venden. Las marcas que venden coches de mayor peso, tamaño o potencia, tendrán unos límites menos estrictos.

Por otra parte, para potenciar la producción de híbridos y eléctricos,  la UE bonifica a los fabricantes con “supercréditos” por cada coche electrificado que comercialicen, lo que les permitirá compensar el impacto de los vehículos más contaminantes.

En el reciente Salón del Automóvil de Frankfurt, la mayoría de las empresas europeas del sector del automóvil han mostrado su interés por colaborar con la Comisión Europea para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones de CO2. Pero los fabricantes solicitan algunas condiciones, como la existencia de un marco común regulatorio para todos los países y que se facilite el proceso de transición a vehículos de bajas emisiones.

Thomas Goettle, analista responsable de Automoción en PA Consulting, ha asegurado que las empresas ya están trabajando para reducir los límites impuestos por la UE. “Las automovilísticas van hacer absolutamente todo lo que esté en su mano para evitar estas multas. Es su prioridad número uno”, declaró Goettle.

Pero los límites de emisiones no se detienen en 2021. Para el año 2025 los fabricantes de automóviles europeos tendrán que cumplir el máximo de 78 g de CO2/km. Alcaldes de grandes ciudades como París, Atenas o incluso Madrid, quieren que el diésel salga de las ciudades en 2025. Según otra de las consultoras más importantes en materia automovilística, LMC Automotive, en 2018 los vehículos diésel representarán solo el 42 % de los nuevos vehículos en Europa occidental.

De momento, la mayoría de las marcas que según los pronósticos no cumplirían los objetivos, están pisando el acelerador para la integración de modelos híbridos y eléctricos en su gama y librarse del pago de las cuantiosas multas por exceso de emisiones.

Fuente: PA Consulting
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta